R.E.M.: Desenchufados

Autor:

rem-02-06-14-a

«Dibuja la trayectoria tanto de la banda como de la cadena muy poquito antes de la caída de ambos en el aburrimiento y la falta de motivación»

 

Se editan por primera vez los conciertos desenchufados de R.E.M. para la MTV bajo el título de “Unplugged: The complete 1991 and 2001 sessions”, un doble cedé que nos muestra al grupo en dos momentos muy distintos de su trayectoria.

 

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

 

La MTV guarda tesoros hasta ahora inéditos en formato discográfico. Unos de ellos eran los dos acústicos de R.E.M. que ahora se ponen a la venta en formato conjunto, el primero grabado en 1991 y el segundo en 2001, con una diferencia de diez años entre ambos en los que ocurrieron muchas cosas, entre ellas el crecimiento de la banda hacia un desgaste que devino en su separación y, de manera paralela, la erosión de una MTV que perdió su encanto. Así, “Unplugged: The complete 1991 and 2001 sessions” dibuja la trayectoria tanto de la banda como de la cadena muy poquito antes de la caída de ambos en el aburrimiento y la falta de motivación.

rem-02-06-14-b

Fue precisamente con la entrada del siglo XXI que R.E.M. empezaron a dar cabezadas, siendo también el momento en el que la MTV comenzó a volverse sinónimo de contenidos vacíos. Todo era distinto en cuando la década de los noventa arrancaba, con el canal establecido pero aún maravillando con una parrilla variada y R.E.M. con “Out of time” bajo el brazo, el álbum que les propulsó hacia un estrellato que supieron mantener al servicio de su filosofía artística. Ellos son y siempre serán la gran banda de rock alternativo norteamericano, unos de los más importantes definidores de lo que significada esa etiqueta, tanto a nivel sónico como de actitud. “Out of time” era un disco del que estar orgulloso, es normal que en el acústico de 1991 suene hasta la mitad de él, más canciones diseminadas de sus álbumes anteriores. Era un movimiento natural que R.E.M. grabaran un show desenchufado para la MTV: ellos nunca habían estado tan alto, su estilo se reorientaba poco a poco hacia mimbres cálidos y por aquel entonces un concierto de este tipo era un formato empleado por bandas de prestigio y calidad. El programa era joven, pero por él ya habían pasado Elton John, Aerosmith o The Allman Brothers, incluso en ese mismo 1991 en el que R.E.M. se estrenaban en el show también lo hacía Paul McCartney, Elvis Costello y The Cure. Básicamente, el MTV Unplugged era el lugar en el que estar, calidad y espectáculo no estaban reñidos en ese escenario. Perfecto para estos R.E.M. menos (indie) rockeros y más folkies, de hecho un himno como ‘It’s the end of the world as we know it (And I’m feeling fine)’ se adapta con menos soltura que cualquier canción de “Out of time”

Mientras que para el concierto de 1991 no hace falta mojarse el culo para buscar pepitas de oro en el río, el de 2001 así lo exige. El disco a promocionar era “Reveal”, un trabajo aceptable antesala de la decadencia que llegaría a partir de entonces. En directo mantendrían porte pero en estudio perderían la magia. Después del arrollador éxito del citado “Out of time” y del también célebre “Automatic for the people”, solo hubo resaca para el que la quiso tener. Obviamente, con esos dos discos R.E.M. alcanzaron su mayor pico de popularidad, pero después no solo mantuvieron el prestigio, sino que los siguieron con los profundos y bellos “Monster” y “New adventures in Hi-Fi”, incluso cuando se separaron del batería Bill Berry lograron facturar un trabajo tan hermoso como “Up”. Ese, seguramente, es el verdadero punto final de los R.E.M. que aún tenían cosas que decir. Después, empezaron a quedarse mudos. En “Reveal” empezó a perderse sustancia y la debacle posterior estaba cerca, pero aún no era tal. Ahí había buenas canciones y por eso el desenchufado de 2001 funciona, potenciado especialmente por canciones de sus años entonces más recientes como “Electrolite” y “At my most beautiful”. La fe de la banda en las canciones de “Reveal” puede parecer excesiva pero aciertan con estas redenciones acústicas de una forma en que no lo hicieron con el disco en si. Este show es bastante más sofisticado que el de 1991, pero es que R.E.M. eran una banda más sofisticada.

Dos etapas distintas en un único disco que se para justo en el momento adecuado. Olvidad del resto y rendid homenaje a R.E.M. ¿Regresarán algún día? Fijo. Mientras, escuchad estos MTV Unplugged.

Artículos relacionados