Operación rescate: “The spaghetti incident?”, de Guns N’ Roses

Autor:

«Este disco es la música de los créditos finales de una película que nunca volverá a proyectarse, son los últimos litros de gasolina en un viaje que acaba»

guns-n-roses-26-04-14

Guns N’ Roses
“The spaghetti incident?”
GEFFEN/WARNER, 1993

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

Cuando se editó “The spaghetti incident?”, Guns N’ Roses ya no eran considerados un grupo «cool» por parte de la crítica más miope y además ya estaban desactivados, aunque en realidad el mundo no lo supiera. Claro, que incluso así siguieron siendo controvertidos. “The spaghetti incident?” era el disco de una banda que ya no existía, que había grabado cuatro obras esenciales en la historia del rock and roll poniendo punto y aparte con un disco de versiones. Pero de versiones en general.

Se habló de este álbum como de un trabajo punk, y aunque la limpia y espectacular producción se lo llevaba al extremo opuesto de dicha sonoridad, el grueso estaba formado por canciones a las que fácilmente se les colocaba la etiqueta. La verdad es que recogían la evolución del género, desde el proto punk (la vitamínica relectura de ‘Human being’ de los New York Dolls) hasta el punk como tal, aunque barrieron para EE.UU. y del rico panorama inglés solo hicieran apuntes a ritmo de The Damned y también salvando la obviedad al escoger un vicioso ‘Black leather’ de los The Professionals de Steve Jones, en lugar haberse revolcado en cualquier canción del catálogo de The Sex Pistols o rindiendo homenaje a un nombre tan «underground» como los UK Subs. Sin duda, una actitud poco complaciente que hay que valorar al margen de un sonido hollywoodiense que nunca se encuentra en casa.

La mitad del disco se postra ante el punk norteamericano especialmente, The Misfits, The Dead Boys, Johnny Thunders e Iggy and The Stooges reciben tratamiento de lujo con las cuatro mejores versiones de todo el disco. Sin duda Guns N’ Roses estaban reventando durante la grabación de este álbum (a caballo entre distintos momentos de su última época), pero desde luego que aún le estaban echando ganas, alma y los trozos de corazón que les quedaran, quizá no como banda pero sí como individuos. Mejor habría sido haberlo lanzado como epé: las miradas a The Skyliners o la fusión de dos temas de T-Rex y Soundgarden (¡choque de mundos!) eran pérdidas de energía que restaban empaque y consistencia, a lo que hay que añadir el sinsentido de incluir una canción de Charles Manson como «hidden track». Podría haber sido o no una estrategia de marketing, pero dio que hablar.

“The spaghetti incident?” es la banda sonora de la destrucción de un mito, el de las grandes bandas de rock and roll. Después de Guns N’ Roses no volverá a surgir ninguna capaz de llenar estadios. Por ello, este disco es la música de los créditos finales de una película que nunca volverá a proyectarse, son los últimos litros de gasolina en un viaje que acaba.

 

 

Anterior entrega de Operación rescate: “American Caesar”, de Iggy Pop.

Artículos relacionados