Corriente alterna: Dylan, el vendedor de coches

Autor:

bob-dylan-16-02-14

«Después del anuncio, sus canciones y discos seguían sonando igual de bien. Y su siguiente álbum será tan bueno o malo como si el anuncio no se hubiera emitido»

 

A Juanjo Ordás le pareció perfecto que Dylan anunciase un coche durante la Super Bowl, y entiende que, después de ello, sus discos siguen sonando igual de bien.

 

 

Una sección de JUANJO ORDÁS.

 

 

Bob Dylan protagonizó el anuncio de un coche durante la Super Bowl y el debate estuvo servido. ¿Pero a qué viene tanto alboroto? Los habrá que piensen que Dylan se ha vendido, y lo cierto es que es complicado saber la extensión del término “venderse”, pero la verdad es que con ese anuncio –que no es el primero– Dylan «vendió» su imagen y su música para emplearse como acompañamiento de un producto como es un coche. Bien. Pero lo que os aseguro es que después del anuncio, sus canciones y discos seguían sonando igual de bien. Y su siguiente álbum será tan bueno o malo como si el anuncio no se hubiera emitido, y su siguiente concierto será tan bueno y tan malo como si el anuncio no se hubiera emitido.

También supongo que todos los que se han lanzado a criticar la venta de imagen y música por parte de Dylan son personas que jamás habrían hecho lo mismo por la mitad de la suma de dinero que haya podido llevarse él, es de imaginar que no conducirán coches contaminantes y que en su casa se esforzarán por reciclar. ¿Verdad que sí? ¿A que es así?

Es tan fantástico que un artista de la década de los sesenta siga provocando polémica en pleno siglo XXI que uno solo puede felicitarle por querer vender un coche. Qué grandeza.

Anterior entrega de Corriente alterna: El escándalo de Raphael.

Artículos relacionados