Punto de partida: Coque Malla y los Beatles

Autor:

«Lo sigo escuchando muchísimo, en los últimos tiempos ha cambiado mucho la música que escucho, he pasado de estar muchísimos años escuchando prácticamente la misma música a, en los dos últimos, escuchar música que no había oído y casi cada día buscar algo nuevo, pero «Help!» sigue ahí, es uno de esos discos que sigue siendo fresco de oír»

 

Mientras Coque Malla anda de arriba para abajo presentando su flamante «Termonuclear», lo pillamos en un receso para que nos cuente del disco que le cambió la vida, «Help!», de los Beatles.

 

The Beatles
«Help!»
EMI, 1965

 

«Help!» es un disco muy especial para mí, porque fue el primero que me compraron. Yo tenía como ocho años, fui con mi madre al Corte Inglés y lo elegí yo, no recuerdo si fue porque había visto la película y me había gustado, porque «Help!» es una peli como para niños, malísima; vale, un documento curioso que hay que ver, divertida, pero es un horror de película. A mí me flipó de pequeño, me gustó mucho y creo que elegí el disco por eso, pero no estoy seguro. Pero el hecho de comprarte un disco es importante, en tu cabeza se activan mecanismos, como que eso es un objeto que lo compras, que es tuyo y es un trozo de algo importante, conteniendo música, canciones. Era la primera vez que un disco era mío; tengo un hermano mayor que tenía discos y para mí los discos eran cosas de mi padre, de mi hermano, una cosa de ellos, y descubrí que tú te podías comprar discos y que tú te podías hacer tu colección de discos, tu discoteca.

Flipé con «Help!», que comienza como con un grito: Pones la aguja y hace «HELP», un grito que casi te asusta. Mi Beatle fue George Harrison, porque llevaba un sombrero de cowboy y a mí los cowboys, como a muchos niños, me flipaban. Flipaba con todo, con la portada, con las fotos, con Ringo y sus anillos, con los Beatles y con las canciones. Esas canciones fueron las primeras que eran «mis» canciones, no me las había puesto nadie, las había elegido «yo», y yo las ponía todos los días.

No es el disco de los Beatles que más me gusta, pero me parece brutal, mi disco favorito de ellos es el blanco. Pero, «Help!» lo sigo escuchando muchísimo, en los últimos tiempos ha cambiado mucho la música que escucho, he pasado de estar muchísimos años escuchando prácticamente la misma música a, en los dos últimos, escuchar música que no había oído y casi cada día buscar algo nuevo, pero «Help!» sigue ahí, es uno de esos discos que sigue siendo fresco de oír. No me cansa, hay discos que ya es como, «¡buf, otra vez!», pero este es como que me rejuvenece cada vez que lo escucho. Me ha acompañado en todas las etapas de mi vida y lo ha hecho desde el primer momento que comencé a escuchar música.

Anterior entrega de Punto de partida: La Bien Querida y The Cure.

Artículos relacionados