Operación rescate: «Blues for Elvis. King does the king’s things», de Albert King

Autor:

«Esta vez King no ha enviado a sus músicos nada previo pero al llegar al estudio les asegura que todos conocen los temas que van a grabar»

albert-king-01-02-14

Albert King
«Blues for Elvis. King does the king’s things»
STAX, 1970

 

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

Corre el año 1970, Albert King hacía solo un año que había traicionado a su compañía de siempre, Stax, para editar un disco con Atlantic Records titulado «King of the blues guitar». El bluesman había multiplicado exponencialmente su fama a raíz del concierto que en 1968 compartió con Soft Machine y Jimi Hendrix en el Fillmore. Condenado a un papel de simple comparsa, situado entre la banda de Robert Wyatt y el que muchos ya consideraban mejor guitarrista de todos los tiempos, King consiguió no solo superar la prueba sino hacerse con las críticas más favorables de la noche. Capaz de cambiar una cuerda de su guitarra sin dejar de tocar, el músico llegó a apabullar al mismísimo Hendrix que no dudó en rendirle diversos homenajes durante su show.

Stax aprovechó el tirón para publicar «Years gone by», disco que ya tenía a punto y poco después recibe el mazazo del fichaje, por un álbum de su gran estrella del momento por parte de la disquera de Ahmet Ertegün. Pero la grandeza de Atlantic tenía poco que ofrecer a King, ansioso por volver al redil y al ambiente doméstico de su compañía de siempre. Y quiso hacerlo con un álbum diferente, que de alguna manera compensara a Stax por su traición. Así que se reúne en el estudio con Marvell Thomas (Isaac Hayes, The Temptations) al piano, Donald Duck Dum ( Otis Redding, Rufus Thomas) al bajo, compartido en temas con James Alexander (The Bar-Kays), Willie Hall (The Bar-Kays, Booker & The MG’s) a la batería y Michael Toles (The Bar-Kays) a la guitarra rítmica. La banda no sabe qué va a tocar. Esta vez King no ha enviado a sus músicos nada previo pero al llegar al estudio les asegura que todos conocen los temas que van a grabar.

El de Indianola (Mississippi) arranca con el riff de ‘Hound Dog’ de Elvis en clave blues, como no, y todos le siguen sorprendidos. A partir de ahí los temas del rey se suceden. King sabe que no puede competir con Presley en su propio terreno pero puede devolver canciones como ‘That’s all right’ a sus orígenes. Sin pausa, el grupo arremete con hits como ‘Jailhouse rock’, ‘Blue suede shoes’ o ‘All shock up’ dándoles un aire bluesie que les sienta de maravilla para atreverse incluso con una versión instrumental de ‘One night’ o un ‘Love me tender’ vestida de balada soul que quita el hipo cerrando el disco. Nueve temas explosivos que sirven de redención y perfecta rentré a un King que cuando sale del estudio es consciente de haber hecho algo grande. Cuarenta y cuatro años después lo sigue pareciendo. Cuando el rey se rindió al rey.

Anterior entrega de Operación rescate: “Apple Venus Vol.1″, de XTC.

Artículos relacionados