La cara oculta del rock: La mermelada alucinógena de Pearl Jam

Autor:

“Mi abuelo era un indio americano que estaba totalmente metido en el peyote y el rollo alucinógeno. Mi abuela, que se llamaba Pearl y a la que le gustaba mucho eso de compartir culturas»

 

¿De dónde surge la mermelada de perla? Detrás del nombre de la banda de grunge de Seattle se esconde una leyenda relacionada con los antepasados de Eddie Vedder. Héctor Sánchez nos la cuenta.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Pearl Jam no siempre fue Pearl Jam. Cuando la banda de grunge originaria de Seattle se formó a principios de los noventa no tenía ese nombre. En lugar del nombre que les hizo mundialmente famosos, el grupo se hacía llamar Mookie Blaylock, como el jugador de la NBA que, por esa época, jugaba en los New Jersey Nets. Esta denominación para la banda surgió de casualidad; el bajista del grupo, Jeff Ament, recordó el origen de este nombre previo: “Cuando estábamos grabando nuestro primer álbum, teníamos un presupuesto de diez dólares al día. Íbamos a comer a una tienda cruzando la calle y siempre comprábamos un sobre de cromos de baloncesto. Cuando entregamos la cinta no teníamos nombre para el grupo así que pusimos un cromo de Mookie Blaylock en la caja. Estábamos a punto de irnos de gira y aún no teníamos nombre; necesitábamos uno rápido. Nos dijeron que no tenía por qué ser el nombre que fuéramos a usar para siempre, solo algo para la gira. Alguien vio la carta de Mookie Blaylock y dijo: ‘¿Qué os parece Mookie Blaylock?’ Nos decidimos por ése e hicimos una gira de diez conciertos con Alice in Chains haciéndonos llamar Mookie Blaylock. A Mookie también le pareció bien; no nos demandó. Llegué a conocerle más tarde e hicimos unas canastas juntos. Hasta hicimos una camiseta de Pearl Jam con una foto suya. Supongo que le debemos mucho a Mookie”.

 

Pero Mookie Blaylock apenas duró como nombre de la banda. El grupo tuvo que cambiarlo cuando firmó un contrato con Epic Records. La compañía no quería meterse en problemas legales relacionados con la propiedad intelectual y los derechos de autor y menos después de que Blaylock firmara un contrato con la todopoderosa marca deportiva Nike. No obstante, el primer álbum de la banda, ya rebautizada como Pearl Jam, volvió a rendir homenaje a este jugador de baloncesto utilizando el número del dorsal de su camiseta, el número diez, como título de su álbum debut, “Ten”, que lanzaron en 1991.

¿Pero de dónde surgió lo de Pearl Jam? Eddie Vedder resolvió esta pregunta en una entrevista para la revista “Rolling Stone” publicada en 1991. Para hablar del nuevo nombre del grupo, el vocalista recordó las andanzas de sus antepasados: su bisabuelo, un indio americano, y su bisabuela, llamada Pearl. Así lo relató Vedder: “Mi abuelo era un indio americano que estaba totalmente metido en el peyote y el rollo alucinógeno. Mi abuela, que se llamaba Pearl y a la que le gustaba mucho eso de compartir culturas, era experta en hacer una mermelada a la que añadía esos ingredientes alucinógenos. Lástima que no tenga la receta”. La idea de la mermelada (“jam”, en inglés) elaborada con peyote fascinó al resto de miembros, que quedaron encantados con su nuevo y alucinógeno nombre.

Durante años se tomó como cierta esta afirmación de que el origen del nombre del grupo provenía de la receta que la bisabuela de Eddie Vedder utilizaba para preparar su compota especial; sin embargo, esta historia es una leyenda que el propio Vedder acabaría desmintiendo. En una entrevista realizada por Brian Hiatt para “Rolling Stone” en 2006, el vocalista de Pearl Jam reconoció que, aunque su bisabuela sí se llamaba Pearl, el resto de la historia de la mermelada alucinógena fue “un completo invento”. Así que el joven y esquivo Vedder de principios de los noventa engañó a los periodistas y, por consiguiente, también mantuvo a su público convencido durante una década y media de una historia que, aunque sonaba romántica y creíble, en realidad era fruto de su imaginación.

En la misma entrevista de 2006, Jeff Ament explicó el auténtico origen del nombre del grupo. La banda se encontraba en un restaurante de Seattle enfrascados en una lluvia de ideas en busca de una denominación. Entonces, el bajista pensó en la palabra “Pearl” como nombre. La idea gustó. “El nombre se refiere a la propia perla y al proceso natural del que proviene una perla. Básicamente, coger excrementos o deshechos y convertirlos en algo hermoso”, declaró Eddie Vedder sobre el concepto de la perla. Pero aún les faltaba encontrar una segunda palabra que completara su sello de identidad. En 1991, Eddie Vedder, Jeff Ament y Stone Gossard viajaron hasta Nueva York para disfrutar de una actuación de Neil Young en el Nassau Coliseum. Los músicos quedaron impresionados ante las largas improvisaciones que el cantautor canadiense realizaba en el escenario. “Tocó unas nueve canciones en tres horas. Cada canción era como una ‘jam’ (improvisación) de quince o veinte minutos”, declaró Ament. La palabra que necesitaban para rematar el nombre del grupo se les presentó delante de las narices. “Así es como ‘jam’ se agregó al nombre. O al menos, así es como lo recuerdo”, añadió el bajista.

No obstante, todavía existe una última teoría sobre el nombre y hay quien encuentra una referencia sexual en Pearl Jam. ¿Qué líquido natural tiene la textura de la mermelada y el color de la perla? Efectivamente, las mentes más sucias pensaron que Pearl Jam no era otra cosa que una manera diferente de llamar al semen. Utilizar esta metáfora tan escatológica como nombre para un grupo de grunge de los noventa no era nada descabellado; de hecho, Fecal Matter (Problema Fecal) fue el antecedente de Nirvana.

Dejando las cochinadas a un lado, el origen del nombre de Pearl Jam tiene más de Neil Young que de la mermelada casera de peyote elaborada por la bisabuela de Eddie Vedder. Pero si al principio Vedder mintió al decir que el nombre provenía de las conservas de sus bisabuelos, ¿quién asegura que no mintió cuando dijo que no tenía la receta?

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Anterior entrega de La cara oculta del rock: La llamada de socorro de los Beatles.

Puedes seguir a Héctor Sánchez en su propio blog.

Artículos relacionados