Hilux (1993), de The Model Rockets

Autor:

OPERACIÓN RESCATE

«Si no todas las canciones son hits en potencia, poco les falta»

 

Eduardo Izquierdo nos lleva al momento en el que descubrió a los Model Rockets en una sala de Barcelona, y recupera uno de los mejores discos que facturó en los noventa la banda de Seattle: el suculento Hilux.

 

The Model Rockets
Hilux
LUCKY RECORDS – IMPOSIBLE RECORDS, 1993

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

Hay discos y grupos que suelen poner, aparentemente, a todo el mundo de acuerdo. Bandas y trabajos que merecen un lugar en el Olimpo y que, no se sabe muy bien por qué, no lo hacen. De hecho, ni siquiera llegan a conocerse más allá de un circuito ciertamente underground. Y eso es lo que pasó con los benditos Model Rockets. Debía correr 1996 o 1997 cuando servidor se plantó con Suzy Chain y BB Quatro, ambos miembros actuales de Suzy & Los Quatro, en la desaparecida sala Garatge de Barcelona sin tener muy claro qué iba a ver aquella noche. BB me había insistido en que aquellos tipos iban a volarme la cabeza. Y vaya si lo hicieron.

John Ramberg, Scott Sutherland, Graham Black y Boyd Remillard se convirtieron a lo largo de la velada en una de mis bandas favoritas, y el disco que venían a presentar, Snatch it back and hold it (1996), en uno de los que más iba a pinchar desde entonces, algo que sigo haciendo de manera más que regular. Evidentemente arrasé con el poco merchandising que traían consigo, y aquello incluyó el disco que venían a presentar y también su anterior Hilux. Tardé tiempo en darle una oportunidad a este. El enganche a Snatch it… era demasiado como para salir de él, y tenía la ligera sospecha de que las canciones de Hilux no podían estar a la altura. De hecho, pensaba que directamente era imposible. Pero qué equivocado estaba. Porque, como mínimo, jugaban en la misma división, y por ello vamos a rescatarlas hoy aquí.

 

 

Trece magníficas canciones —en realidad doce, ya que la pista siete es una simple broma— publicadas originalmente por la pequeña discográfica Lucky Records en Estados Unidos, haciendo Imposible Records lo propio en España. Temas donde John Ramberg, principal compositor de la banda, demuestra que puede hacer una canción de cualquier anécdota (la estupenda “Ditched at the grand illusion” habla sobre un tipo que se levanta en medio de una sala de cine) pero, sobre todo, que es un prácticamente manufacturero de melodías. Y es que, si no todas las canciones son hits en potencia, poco les falta, y al menos en la mitad de ellas hay poca discusión.

 

 

“Cheerleader” es un auténtico pelotazo de amor adolescente, “New Cinnamon girl” la canción que cualquier grupo querría tener en su repertorio para iniciar un concierto, “Hitcchhiker Jane” un medio tiempo casi country simplemente delicioso. Pero no acaba la cosa ahí. “Carolyn” se mueve entre el sonido de los Long Ryders y el pop-punk de los Parasites, mientras “Behind that door” es el abecé de lo que debe ser el power pop.

¡Qué suerte y qué desgracia ser fan de los Model Rockets! La parte positiva es que disfrutamos en su momento, y seguimos haciéndolo, de unos cuantos discos espléndidos. La negativa es que estos fueron demasiado pocos, y el grupo se esfumó en lo discográfico con una producción escasa. Vaso medio lleno, vaso medo vacío. Ya saben. Yo prefiero quedarme con la primera parte. Porque es sorprendente que varios lustros después uno pueda seguir pinchando álbumes como este Hilux, el citado Snatch it back and hold it o el más cercano Tell the kids the cops are here (2009) y volver a sentir que era un grupo insuperable, que en lo suyo eran los mejores y que nada les podía impedir triunfar. La historia se empeñó en llevarles la contraria.

Anterior entrega de Operación rescate: Vestido azul (1969), de Shelly y Nueva Generación.

Artículos relacionados