Discos: “Sometimes too much ain’t enough”, de The Excitements

Autor:

“Es una explosión sonora de ritmos clásicos grabados con métodos y trucos ‘vintage’ en mono, como hicieron los grandes artistas del género en su momento”

excitements-10-10-13

The Excitements
“Sometimes too much ain’t enough”
PENNIMAN RECORDS

 

 

Texto: ÀLEX ORÓ.

 

 

Las noticias se dividen en tres categorías: las buenas, las malas y las peores. De las dos últimas estamos viviendo demasiadas en estos convulsos tiempos que nos han tocado vivir. No hay muchas en la primera categoría y, a veces, cualquier cosa, por insignificante que sea, te puede alegrar el día, la semana o el mes. Para el que suscribe, una de las mejores noticias que ha habido en los últimos tiempos en el ámbito musical ha sido un cierto retorno del soul y el R&B de corte clásico al mainstream cuyo momento de máxima expresión fue el éxito comercial de los discos de la malograda Amy Winehouse. En un segundo término formaciones como Sharon Jones & The Dap-Kings o Ely “Paperboy” Reed también han conseguido un importante reconocimiento y las viejas glorias del género cuya salud se lo permite, continúan girando y grabando discos. El estado español no ha sido ajeno a esta corriente principal. Formaciones como The Pepperpots han recuperado el sonido de la música negra de los sesenta y colaborado con figuras como el ya citado Eli “Paperboy” Reed. Pero si un grupo está captando en estos momentos la atención de los aficionados al género en toda Europa estos son los barceloneses The Excitements, con la portentosa cantante de origen mozambiqueño Koko-Jean Davis como principal reclamo.

“Sometimes too much ain’t enough” es su segundo disco para Penniman Records, en el que han apostado mayoritariamente por el repertorio propio a diferencia de “The Excitements” (2011), integrado únicamente por versiones y ambos producidos por Mike Mariconda. El nucleo de la banda lo forman el guitarrista Adrià Gual y el bajista Daniel Segura además de la ya citada Koko-Jean Davis, cuya presencia escénica recuerda poderosamente a Tina Turner en sus años mozos y sus electrizantes shows con las Ikettes y su marido Ike. A nivel vocal, Koko-Jean Davis es como un buen vino con cantidad de matices y aromas. Recuerda a Tina Turner, sí, pero también a Etta James, Big Mama Thornton, Aretha Franklin o Nina Simone. Todas estas influencias le sirven para afrontar un cancionero basado en el soul primerizo de los años sesenta del siglo pasado, ese tórrido sonido hijo del R&B y el góspel de finales de los cincuenta. El elepé cuenta con una docena de canciones potentísimas como ‘Ha, ha, ha’ o ‘I belive you’ (ambas compuestas por Enric Bosser, alma de Penniman Records) que no dan tregua al oyente. Todas y cada una de ellas desprende energía a chorros.

“Sometimes too much ain’t enough” tiene la gran virtud de no dar ni un segundo de tregua. Es una explosión sonora de ritmos clásicos grabados con métodos y trucos vintage en mono, como hicieron los grandes artistas del género en su momento. Este segundo álbum de The Excitements no defraudará a quien busque reconciliarse con la música negra y/o esté cansado de intentar descubrir la pólvora con cada novedad musical que escucha. Es un disco que rezuma autenticidad y una propuesta musical honesta y que será una excelente carta de presentación en las numerosos conciertos que la banda programados por España y Europa en las próximas semanas.

Anterior crítica de discos: “Rarities”, de Rod Stewart.

Artículos relacionados