Ariel Rot: Canciones esenciales

Autor:

ariel-rot-12-09-16

 

Elegir solo diez temas de la discografía de Ariel Rot en solitario es tan complicado que decidimos pasarle el muerto al propio autor. Esta es la selección que hizo, comentada y explicada para esta semana especial que arranca hoy en EFE EME.

 

Selección: ARIEL ROT.
Texto: ARANCHA MORENO.

 

Para celebrar la salida a la calle de “La manada”, el ¿enésimo? -es difícil contabilizar cuántos discos ha publicado a lo largo de su vida- trabajo de Ariel Rot, queríamos hacer un repaso a algunos de los grandes temas de su discografía en solitario, en la que lleva trabajando más de veinte años. Seleccionar una decena de sus grandes canciones era un trabajo arduo, pero el equilibrismo aún era más difícil (y a la vez, más divertido) si lo dejábamos en manos de su propio autor. Ariel, con su discografía en la mano, seleccionó una o varias canciones de cada álbum y nos explicó por qué eran importantes para él. Acudió a la estantería de su salón y recogió todos sus álbumes, todos menos uno: “La huesuda”. Sí, lectores: Ariel Rot se ha quedado sin una copia de su hasta ahora último disco, un mal habitual de los músicos. Seguro que más de uno ha vivido lo mismo: siempre los regalan confiados en que tendrán alguna copia de más, y a veces, es la última.

 

Estas son las canciones elegidas y comentadas por Ariel:

 

1. ‘Mil mentiras y una verdad’ (“Hablando solo”, DRO, 1997).

Saltándonos los dos primeros discos de Ariel, cuando aún militaba en Los Rodríguez, nos topamos con su primer disco tras la disolución del grupo. Se trata de “Hablando solo” (DRO, 1997), un trabajo del que destaca algunas canciones pero al que ve un fallo: “Todo este disco tiene el problema de cómo está cantado, era el primer disco que cantaba”, reconoce. De ese trabajo, se queda con dos canciones. Una es ‘Después de brindar’, “un tema sobre el suicidio, tema femenino, las chicas, la infancia, la casa de los padres…”, que grabaría más adelante en “Dúos, tríos y otras perversiones” junto a Quique González; la otra, ‘Mil mentiras y una verdad’. “Es una canción que me encanta, no sé cómo hice un tema así, es sorprendente. Probablemente es mi canción más compleja”. La canta a medias con otro peso pesado del rock argentino, Fito Páez.

 

 

2. ‘Geishas en Madrid’ (“Cenizas en el aire”, DRO, 2000).

Es, probablemente, uno de los discos más importantes del argentino, como él mismo reconoce, en cierto modo: “Cenizas tiene muchos temas buenos, lástima que la portada sea tan oscura”. A Rot le cuesta decidirse, así que empieza hablando de ‘Geishas en Madrid’, una canción “95 por cierto verdad y 5 por cierto ficción. Gracias a esta canción me volví a encontrar con una amiga, en ese momento no sabía qué era de su vida, y cuando la gente desaparece por mucho tiempo uno se teme lo peor. Nos volvimos a encontrar, estaba en Holanda… seguía de viaje”, sonríe. La versión del disco no está en Youtube, pero sí esta versión en directo en la sala Clamores de Madrid. “Hay mujeres que nos inspiran y nos hacen hacer canciones como esta”, la presenta Ariel.

 

 

3. ‘Vals de los recuerdos’ (“Cenizas en el aire”, DRO, 2000).

En el mismo repertorio de ‘Geishas en Madrid’ estaba ‘Vals de los recuerdos’, una canción plagada de imágenes que le recuerda al momento en el que dejó Buenos Aires para instalarse en Madrid, en agosto de 1976. “Es una descripción tan certera de mis primeros días en España que a veces, cuando estoy poco inspirado, pienso en canciones como esta o ‘Geishas’ y me bloqueo más. No sé si alguna vez volveré a tener tanta paciencia también. En “La manada” fui un poco más impanciente, no conseguí tener ese poder de concentración, necesitaba pasar a otro tema, no me podía detener demasiado”, confiesa. Pero esta canción la grabó hace ya dieciséis años. El vídeo escogido pertenece a la grabación “En vivo mucho mejor”, que editó en 2001.

 

4. ‘Cenizas en el aire’ (“Cenizas en el aire”, DRO, 2000).

La canción que dio título al disco es, sin discusión posible, uno de los grandes temas de su carrera discográfica. Así lo vivió él también: “En ‘Cenizas en el aire’ toco una tecla por primera vez. Cuando la escribí cumplía 40 años, ni siquiera lo dije, pero por primera vez era consciente de que me quedaba menos tiempo por vivir de lo que había vivido, y ahí empezó todo un género”, dice riendo. Estaba, como canta en el tema, “en el medio de la vía, en el medio de la vida si hay suerte tal vez”. La letra está cargada de mensajes, de ofertas que no puede rechazar y pactos que jamás va a romper, y simbolismos, como esas cenizas que vuelan por el aire. “Es una frase poética, es una imagen poderosa, la cabeza en la boca del león apareció de golpe”, explica.

 

5. ‘El mundo de ayer’ (“Lo siento, Frank”, DRO, 2003).

Y de la boca del león, a la boca del lobo. En ese mismo lugar arranca ‘El mundo de ayer’, donde estamos solos, atrapados entre sus dientes: “Es una canción que sigo tocando en directo y siempre es emocionante tocarla. Hay una imagen que es real: ahora miro tu ventana con las luces apagadas. Vivíamos todos en el mismo barrio, me pasé muchas veces por esa casa”. La ficción tiene mucho de realidad, y viceversa.

 

 

6.‘Bar Soledad’ (“Lo siento, Frank”, DRO, 2003).

En el mismo disco en el que se disculpaba ante Sinatra, Rot escribe una canción sobre la soledad que encierra el ruido, dolorosa aunque esté visiblemente camuflada. “Es una canción que recuperé con el tiempo, no la toqué en directo hasta que empecé a hacer los conciertos solo. La llevé a una especie de música cubana, o brasilera, solo con guitarra arpegiada, y ahí fue cuando noté realmente el poderío de la canción, de la letra, de esa cosa tan española del bar y de la alegría y la fiesta asociada al bullicio, cuánta soledad esconde eso. La fiesta tiene un lado cruel, ya lo digo en “Ahora piden tu cabeza””, comenta.

 

 

7. ‘Adios carnaval’ (“Ahora piden tu cabeza”, DRO, 2005).

A pesar de no ser de los más antiguos, el tiempo le ha dado una visión clara para reconocer que “Ahora piden tu cabeza” “no es uno de mis discos favoritos, sinceramente, pero creo que hay dos canciones muy buenas: ‘Adios carnaval’ y ‘Muñeca rota’”, confiesa. La segunda, porque tiene una letra muy redonda, una historia muy bien contada, un personaje clásico tanto en la literatura como en el cine, la caída de los dioses”. La primera, por la segunda vida que tuvo después en el “Dúos, tríos y otras perversiones”, y por lo que significa en directo: “‘Adiós carnaval’ se vino muy arriba cuando hicimos la versión con Bunbury, se convirtió en un clásico en los conciertos. Hay un antes y un después en el concierto, a partir de ‘Adiós carnaval’ todo cambia. Hasta en sitios gratuitos, llenos de gente, empieza un silencio. Empiezo yo solo con el piano, y después de tanto rock podría ser peligroso, pero se crea un silencio y tenemos la sensación de que el territorio está conquistado”. ¿Un poco talismán? Ariel asiente.

 

 

8. ‘Salto al vacío’ (“Solo Rot”, Warner, 2010).

Saltándonos la edición especial entre disco y disco de canciones nuevas (nos referimos a “Etiqueta negra”, el pack que incluía directos, rarezas y el estupendo trabajo “Dúos, tríos y otras perversiones”), llegamos a “Solo Rot”. Y ahí reparamos en una canción que estuvo en el desfiladero, y se incluyó casi en el último minuto. Curiosamente, ‘Salto al vacío’ es ahora es una de sus imprescindibles: “Es una canción que iba a quedar fuera del disco. No me acuerdo por qué, en realidad no tenía la música hecha, tenía solamente la letra de Sergio (Makaroff), me mandó la letra y estábamos grabando con Pete. Ibamos a estar ocho días grabando y terminamos en siete, me sobraba uno. Ese día hicimos la filmación del acústico de Solo Rot, que sale el Manos expertas y Salto al vacío. Le puse la música, era la típica música que había estado rondando, eran dos músicas distintas, las encajé y ocurrió ese milagro que a veces ocurre, encajaron perfectamente. Ya veía que me iban a sobrar días, así que empecé a probar el tema y funcionó, lo grabamos así y cuando quedó grabado y decidimos ponerlo en el disco, no podía ser un bonus.

 

 

9. ‘En los últimos cien metros’ (“La huesuda”, Warner, 2013).


Nos acercamos a sus trabajos más recientes, y nos encontramos con el último disco hasta la fecha, “La huesuda”. Ahí Ariel selecciona dos temas, ‘Emociones escondidas’ y ‘En los últimos cien metros’. Así explica los motivos: “’En los últimos cien metros’ tiene una historia muy simpática, ahí robé un poco. Un amigo tiene a su padre en Argentina, y le gusta mucho la noche, es un señor mayor pero bastante canalla, y le vuelven loco los caballos. Tuvo un ataque al corazón, su hijo fue muy preocupado a verlo, y le dijo que tenía que cuidarse, y el viejo le contestó: “No te preocupes. Cuando yo me muera tienes que esparcir mis cenizas en el hipódromo de Buenos Aires en los últimos cien metros. Ahí es donde todo se decide”. Quise hacer una canción con eso, y me salió. Creo que es una de mis mejores letras”. Respecto a ‘Emociones escondidas’, le gusta porque es otra canción “donde hay mucha verdad, mucha honestidad y mucha confesión”.

 

 

10. ‘Me voy de viaje’ (“La manada”, Warner, 2016).

La selección se complica: le pedimos que se quede con una (¡una!) de su nueva colección de canciones englobadas en “La manada”. “Son todas muy buenas (ríe), me encantan… Como es la última de la lista, creo que la que mejor le va es ‘Me voy de viaje’. Pasó por muchas músicas esta canción, en realidad la hice para “La huesuda”, y no quedó bien, no llegamos a terminarla, tenía otro ritmo”. Pero hay composiciones que se abren paso hasta que encuentran el traje y el momento adecuado: “U n tema se me atragantó en “La manada”, y pensé que ‘Me voy de viaje’ es mucho mejor. Pensé que lo podíamos hacer en swing, a pesar de ser un tema un poco triste… bueno, es más esperanzadora, en realidad, y la terminé con una música alegre”. La mala noticia es que no hay audio disponible de esta canción, porque el disco sale a la venta el viernes 16 de septiembre. ¿La buena? Que faltan horas para saber de qué tema estamos hablando.

Artículos relacionados