Punto de Partida: Ricardo Ruipérez (M Clan) y Los Rodríguez

Autor:

“Cuando salieron Los Rodríguez fue una revelación, aquello de darte cuenta que se puede hacer rock en castellano con toda la influencia anglosajona, pero con actitud y buenas letras”

Ricardo Ruipérez, guitarrista y compositor de M Clan (que estos días salen a la carretera para presentar su “Para no ver el final”), selecciona como disco que le cambió la vida “Buena suerte”, el debut de Los Rodríguez.


Los Rodríguez
“Buena Suerte”
Pasión, 1991


“Buena suerte” me hizo ver que el rock se podía cantar en castellano. Sí, porque toda mi influencia hasta entonces había sido anglosajona y pensaba que el rock bien hecho no podía ser en castellano, no me llegaba, y cuando salieron Los Rodríguez fue una revelación, aquello de darte cuenta de que se puede hacer con toda la influencia anglosajona, pero con actitud y buenas letras, si bien ellos también derivaban en temas como ‘Engánchate conmigo’ hacia la onda latina, con ese punto milonguero que tenían, pero cuando hacían rock, me encantaban. Y creativamente eran muy buenos.

Lo primero que escuché fue ‘A los ojos”, y me mató. La escuché en un garito de Murcia, Torreta, donde pinchaba Javier el Bali, que murió hace poco; lo puso y, uf, aquello fue tremendo, un golpe, recuerdo que dije, “pero, ¡¿qué es esto?!” Por entonces no tenía un duro y no me pude comprar el disco, así que me lo grabaron en una cinta de casete que justo terminaba a mitad de ‘La mirada del adiós’ y cuando ponías la otra cara seguía la canción. Esa cinta la machacaba continuamente en el coche.

Fui a verlos en directo a Lorca, cuando empezaban, en un concierto en el que éramos veinticinco personas y que fue buenísimo. Luego los vi en Torrepacheco, en una sala que se llamaba Bésame Mucho, y ya éramos unas doscientas personas, todavía no habían sacado “Sin documentos”, me acuerdo que abrían los conciertos con ‘No estoy borracho’, de Sergio Makaroff. Ese me parece que es el mejor concierto que vi de Los Rodris: Calamaro brillante, Julián magnífico, Ariel seguro… espléndidos todos.

De cualquier modo, el mejor disco de ellos creo que es “Sin documentos”, pero “Buena suerte” tiene la frescura del primer disco y esa ilusión y esa pasión por “querer ser”, con una energía que en “Sin documentos” pasa a ser creatividad y profesionalidad, porque son muy buenos. Pero la frescura y esas canciones del primero son muy especiales. No había ningún grupo en España que hiciera eso. De verdad que ese disco me mató.

Hace tiempo que no lo escucho, pero cuando lo pillo, me retrotrae a cuando nosotros empezamos con M Clan, que fue una época maravillosa, junto a Tarque. Los dos grupos nunca coincidimos en ningún concierto, pero nos hicimos medio amiguetes, fuimos a verlos una vez y Calamaro nos dedicó una canción: “Para nuestros amigos Murcia Clan”, y nosotros flipábamos, hinchados de orgullo, porque éramos superfans suyos. Hace unos años, cuando hicimos con Ariel la versión de ‘Me estás atrapando’, fuimos con él al programa de Buenafuente y estuvimos en el camerino dos horas Ariel, Tarque, David Bonilla [de DRO] y yo cantando temas de Los Rodris. La mejor noche que pasamos. Ariel flipaba: “¡¿Pero, cómo conocéis eso?!” Yo le decía, “Ariel, conozco más canciones tuyas que tú mismo”. Matadores, Los Rodríguez fueron matadores. Andrés y Ariel, después de haber hecho eso, pueden hacer lo que quieran.


Anterior entrega de Punto de partida: Gecko Turner y Lou Reed.

Artículos relacionados