Libros: “Barcelona on the rocks 2″, de Fernando Muñiz y Sergio Fidalgo

Autor:

“No busquen nada que pudiera oler ni de lejos a guía turística, aquí lo que se encuentra es la verdadera alma de la ciudad”

barcelona-on-the-rocks-22-04-14

Fernando Muñiz y Sergio Fidalgo
“Barcelona on the rocks 2″
CARA B

 

 

Texto: CÉSAR PRIETO.

 

 

Después de cerrar la contraportada del volumen original de “Barcelona on the rocks” se hacía imprescindible que la búsqueda de bares de Barcelona continuase; en verdad era justo y necesario. Así que alivio y placer se aliaron cuando se difundió la noticia de que estos templos de la amistad y el saber contaban con nuevas fichas en una espléndida continuación.

Recordemos: Fernando Muñiz y Sergio Fidalgo –de fino olfato los dos–, se dedican a indagar por bares de Barcelona con calor y personalidad, no la personalidad dada por diseñadores de premio FAD sino la que ha hecho que sus mostradores se impregnen de la santa humanidad de sus parroquianos día tras día. Al mismo tiempo se acompañan de amigos y relevantes personalidades de la Barcelona escondida para hablar en y de sus bares favoritos. Por supuesto, no busquen nada que pudiera oler ni de lejos a guía turística, aquí lo que se encuentra es la verdadera alma de la ciudad. Acompáñenlos pues en este híbrido entre Mesonero Romanos y Marvin Harris que sigue el género del costumbrismo antropologico que ambos iniciaron.

Primeras paradas, bares de ambiente legionario y la Iglesia del Santo Bambino, las tapas de Santa Coloma. Establecimientos míticos como Los Caracoles, La Doncella, en Badalona, o Sarria 82, centro neurálgico del Español. Fértiles pelotazos musicales como el Frankfurt Lubeck, el Pub Sebas –introductor del karaoke en la ciudad– o una actuación de Pete Seeger en el bar Llopart de Sants. Experiencias lindantes con lo sobrenatural como ese ser de tres metros que apareció desde las cañerías de “La Peña del quinto”, los bares de bingos o “El Trianon”, un cava realizado en el sótano de una bodega de Cornellà. Y como colofón, el Bar Muñoz, del Guinardó, en el que se gestó el rock y la delincuencia juvenil de los setenta, todo al mismo tiempo.

No menores son los acompañantes, gentes que despliegan jugosas anécdotas de sus cantinas favoritos. Entremos en las tabernas de dos Carlos, Zanón y Azagra, conozcamos bares míticos con Dani “El Rojo”, sepan que Paco Calatrava regentó un local de ambiente gay. Y, entre una buena decena de protagonistas igual de interesantes, recreemos con Ramoncín su primer concierto en Barcelona.

Y es que como pequeño pedazo de esa historia que nadie más les podría contar en otro libro, porque no es la historia oficial, aparece un estudio sobre el Primer Festival Punk Rock de Barcelona. Antes que en cualquier otro evento, el rock nacional sufrió ahí su giro definitivo, en 1977. Disfruten con esa extensa investigación en la que Muñiz logra reunir en el tiempo record de 48 horas a todos los grupos que actuaron –Ramoncín y la Banda Trapera, Peligro, Marxa y Mortimer– entrevistar a los organizadores de Cuc Sonat y a Oriol Llopis, que asistió, hacer un impresionante trabajo –aunque breve, poco se publicó– de hemeroteca y sobre todo acertar en analizar con escalpelo el contexto y juzgar con maestría su significación.

Únanse ustedes a la lectura, bien sana, y pidan unas cañas y que se establezca anualmente la edición de un suplemento al “Barcelona on the Rocks”, será la única manera de salvar una ciudad que, según las palabras de todos los que la analizan, se encuentra en el nivel ético y estético de un museo de cera.

Anterior crítica de libros: “Aprendiz de kung-fú”, de Francisco Nixon.

Artículos relacionados