La cara oculta de las canciones: ‘My Sharona’ de The Knack, cómo conquistar a una chica con una canción

Autor:

the-knack-28-05-14-a

«En la portada del single de ‘My Sharona’ aparecía retratada en una fotografía la auténtica Sharona Alperin sosteniendo el álbum del grupo»

 

Doug Fieger, guitarrista de The Knack, perdió la cabeza cuando conoció a una joven llamada Sharona, dependienta de una tienda de ropa. El grupo dedicó su primer single, precisamente titulado ‘My Sharona’, a esta muchacha. Pero ¿conseguiría Fieger su objetivo gracias a la canción?

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Antes de formar el grupo The Knack, quien sería su guitarrista principal, Berton Averre, compuso un riff pegadizo. Por entonces no supo qué hacer con él, así que lo guardó para cuando llegara el momento oportuno. Tiempo después, cuando la banda ya estaba en proceso de formación, Averre le enseñó el riff a su compañero, el cantante y guitarrista Doug Fieger, pero Fieger tampoco tenía claro cómo utilizar aquellos acordes: “Berton tenía ese riff básico de guitarra y batería desde hacía mucho tiempo, incluso antes de que The Knack estuviéramos juntos. Me lo tocó y me gustó mucho. Le dije que algún día haríamos algo, pero en aquel momento no sabía cómo podíamos usarlo”.

El riff tenía mucho potencial, pero a Fieger todavía no le había llegado la inspiración para aprovecharlo al máximo. La situación cambió después de entrar en una tienda de ropa de Los Ángeles. El mundo pareció detenerse. Allí trabajaba como dependienta una joven llamada Sharona Alperin. Era la musa que Doug Fieger necesitaba: “Fue como si me dieran un golpe en la cabeza con un bate de béisbol. Me enamoré de ella al instante. Y cuando sucedió, se me encendió una chispa y comencé a escribir un montón de canciones frenéticamente en un periodo corto de tiempo”. A Fieger no le importaba la diferencia de edad entre ellos. Tampoco le afectaba que la muchacha ya tuviera novio. Y también le quito hierro al asunto de que él mismo también tuviera pareja. El músico no tardaría mucho en dejar de lado a su novia para centrar todos sus esfuerzos en el cortejo de Sharona, como explicó la principal afectada: “Yo tenía 16 o 17 en ese momento. Él era nueve años mayor que yo. Un mes o dos después, él me dijo: ‘Estoy enamorado de ti, eres mi alma gemela, eres mi otra mitad, algún día estaremos juntos’”.

Por entonces, Sharona no tenía pensado dejar a su novio, pero Doug no conseguía quitarse de la cabeza a la dependienta de la tienda de ropa. De hecho, la muchacha rondaba en la mente del cantante de una forma peculiar: “Cuando pensaba en Sharona, se me venía a la cabeza el riff de Berton”. El momento de aprovechar los acordes de Berton Averre había llegado, por lo que Fieger y Averre se juntaron y entre los dos construyeron la estructura y la melodía de una canción. Según Doug, solo le llevó quince minutos escribir la letra. Para hacerlo, imaginó sus sentimientos por la chica de la manera en que los viviría un adolescente: “Yo tenía 25 años cuando escribí la canción. Pero la escribí desde la perspectiva de un chico de 14 años. No es más que una canción sincera sobre un niño de 14 años”. A Berton Averre no le gustó el título que Doug Fieger había elegido para el tema, pero Fieger le convenció. Aquella canción tan directa y dirigida a una persona especial solo podía tener un título: ‘My Sharona’.

Por supuesto, Sharona todavía no sabía que el músico había compuesto una canción con su nombre, pero como recordó Alperin, no tardaría en hacerlo: “Un día, en mi descanso para la comida en la tienda de ropa, fui a verles ensayar. Y Berton o Doug dijeron: ‘¿La tocamos? ¿La tocamos? Venga, toquémosla para ella’”. Cuando Sharona volvió conduciendo hasta la tienda, su cabeza no hacía más que repetir la misma pregunta: “¿Acabo de oír una canción con mi nombre?”. Después de tanto tiempo y esfuerzo, Doug Fieger obtuvo su recompensa cuando Sharona bajó la guardia, cedió al cortejo y le dio una oportunidad. “Yo estaba locamente enamorada de mi novio de ese momento, por lo que me llevó un año dejarle”, aseguró Alperin.

the-knack-28-05-14-b

La canción ‘My Sharona’ se incluyó en el prometedor debut de The Knack, producido por Mike Chapman, “Get The Knack” (1979) y sirvió como primer sencillo para la banda. Otras dos canciones del álbum también estaban inspiradas en la chica: ‘That’s what the little girls do’ y ‘(She’s so) selfish)’. En la portada del single de ‘My Sharona’ aparecía retratada en una fotografía la auténtica Sharona Alperin sosteniendo el álbum del grupo y, a pesar de la sencillez de su ropa y su ausencia de sujetador, llegó a crear estilo: “Era mi atuendo habitual, lo que solía vestir todo el tiempo. Supongo que no me veía a mí misma como una celebridad, pero la gente se emocionaba mucho al conocerme. Recuerdo estar de gira y ver de vez en cuando a la gente vestida así. Les preguntaba, ‘¿de qué vais vestidos?’. Y ellos me decían: ‘De Sharona’”.

Doug y Sharona estuvieron saliendo durante unos cuatro años: “Desde el momento en que Doug y yo nos conocimos, nuestras vidas cambiaron para siempre. Es muy extraño que dos personas tengan tanto impacto la una sobre la otra. El vínculo que compartimos es algo que atesoraré siempre, él tendrá un lugar especial en mi corazón”. Durante este periodo, a The Knack le dio tiempo a ir perdiendo fuelle. La actitud arrogante de la banda, que se negaba a conceder entrevistas a la prensa, tampoco ayudaba. Aunque se esperaba mucho de ellos, ninguno de sus álbumes ni de sus temas posteriores consiguieron superar a la exitosa ‘My Sharona’.

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Baba O’Riley’ de los Who, el éxito de un fracaso.

Artículos relacionados