Dos discos y treinta años en la carrera de Paul Weller

Autor:

«Sound affects’ está considerado como el ‘Revolver’ de The Jam, un disco revolucionario en la historia del grupo. Weller y Foxton habían escuchado intensamente y de manera casi obsesiva el LP de The Beatles durante su última gira americana»

Paul Weller celebra el 30 aniversario de “Sound affects”, de The Jam, con una reedición “Deluxe” y recupera algunos temas de este disco para su último CD/DVD en directo. Àlex Oró, montado en su reluciente Vespa, aporta los detalles.


Texto: ÀLEX ORÓ.


En verano de 1980 Paul Weller tenía 22 años y ya había editado cuatro LPs y diez singles con The Jam, el trío del que también formaban parte el bajista Bruce Foxton y el batería Rick Buckler. The Jam habían conseguido ya un puñado de éxitos, el último de los cuales era el single ‘Going Underground’, uno de los más exitosos del grupo. No obstante, Weller estaba insatisfecho con su trabajo. Para é, ‘Going Underground’ suponía un punto y aparte en su carrera como compositor. Sentía que ya lo había dado todo en álbumes como “All mod cons” (1978) y “Setting sons” (1979) y que el grupo debía explorar nuevos territorios sonoros y esa apuesta por el cambio debía reflejarse en su nuevo disco.

Por eso, “Sound affects”, está considerado como el “Revolver” de The Jam, un disco revolucionario en la historia del grupo. Weller y Foxton habían escuchado intensamente y de manera casi obsesiva el LP de The Beatles durante su última gira americana. Además, Weller se interesaba de manera entusiasta por bandas del post punk como Joy Division, Wire o Gang of Four. Por tanto, el nuevo disco de The Jam estaba influenciado por los aires psicodélicos de “Revolver” y los sonidos atonales y claustrofóbicos de esas bandas contemporáneas del trío liderado por Weller, pero también por “Off the wall”, el disco de Michael Jackson. El Modftaher estaba obsesionado por los grooves y el prístino sonido de ese LP. Buscaba la manera de incorporar algo de todo eso a The Jam. En “Sound affects” daría algunos y tímidos pasos pero no sería hasta el lanzamiento de “The gift” (1982) y su posterior carrera con The Style Council en que aflorarían de manera definitiva esas influencias.

Weller también tenía algunas lecturas de cabecera en esa época. Una de ellas era “Camelot and the vision of Albion”, de Geoffrey Ashe, un especialista en la historia del rey Arturo y el concepto de la vida y las relaciones humanas que se expresaban en la mitología inglesa basada en las leyendas sobre la corte de Camelot. Otro de los escritores que más influenciaron a Weller fue George Orwell y más concretamente su libro “Homenaje a Cataluña”, en el que el autor británico explicaba sus experiencias como voluntario en la Guerra Civil española. Orwell combatió en el frente de Aragón con las milicias del Partido Obrero de Unificación Marxista, el POUM, una formación de línea troskista y partidaria de hacer la revolución al mismo tiempo que se luchaba contra los sublevados franquistas. El POUM y los anarquistas de la CNT se enfrentaron violentamente en las calles de Barcelona a los comunistas de tendencia estalinista del PSUC en mayo de 1937. El gobierno de la República tuvo que intervenir para controlar la situación. Los prosoviéticos ganaron parcelas de poder y represaliaron a muchos militantes del POUM. Orwell tuvo que huir de España y desde entonces se convirtió en un furibundo antistalinista y defensor del socialismo democrático. Este socialismo democrático y la posibilidad de conseguir una sociedad igualitaria inspiraron a Weller canciones como ‘Start!’, un particular homenaje sónico al ‘Taxman’ de George Harrison. También alude a la capcidad de relación instantánea y por un corto espacio de tiempo entre las personas.

Hay en “Sound affects” más temas de clara influencia política y en una órbita cercana al “socialismo humano” que propugna Orwell. ‘Pretty green’, la canción que abre el álbum, ataca directamente a los conservadores y capitalistas. El título alude a los billetes de una libra esterlina que en esos momentos todavía estaban en circulación y que eran de color verde. ‘Set the house ablaze’ es un alegato antifascista aunque hay también quien opina que la letra muestra cierto cansancio de Weller hacia los Jam y hace referencia a la falta de ambición en la vida. ‘Monday’, en cambio, es una composición que bebe directamente de la psicodelia británica de la segunda mitad de los sesenta, concretamente de las primeras canciones de Syd Barrett y habla de las dudas existenciales de Paul. ‘Scrape away’, surgida de una jam del trío, sigue en la onda “psich” pero la letra vuelve a la historia dibujada en ‘Setting sons’ de tres amigos separados por la vida y que han tomado caminos distintos. Después de varios discos en los que Weller tuvo todo el peso compositivo, «Sound affects» vuelve a recoger aportaciones del resto de la banda, aunque sea de manera testimonial: ‘Music for the last couple’ lo firman los tres miembros del grupo.

‘THAT’S ENTERTAINMENT’, LA CANCIÓN

No obstante, la gema del disco, la canción de “Sound affects” que ha pasado a la historia, es ‘That’s Entertainment’, una instántanea de la decadente vida cotidiana británica de principios de los ochenta, una composición que recuerda a los cáusticos retratos de la sociedad inglesa que hacía Ray Davies en los sesenta. Weller afirmó durante muchos años que la letra la escribió en diez minutos y tras haber ido a miccionar en un pub. Los sesudos especialistas en la obra del de Woking descubrieron que los versos de ‘That’s Entertainment’ estaban “inspirados” en un poema de Paul Drew, que publicó la editorial del propio Weller. En 2003, el ex Jam fue preguntado al respecto en su página oficial por un fan y el músico reconoció el plagio o el préstamo de ideas en esta canción. Las imágenes visuales urbanas que sugiere la letra fueron utilizadas para la portada del disco, que imita uno de los LPs de efectos sonoros que editaba la BBC. Curiosamente, ‘That’s entertainment’ no fue escogida como single de “Sound affects” en Reino Unido. Solo se lanzó en este formato en Alemania y recibió una demanda estratosférica por parte de los fans británicos. Todavía hoy es el single de importación que más ha vendido de la historia del pop inglés.

LA EDICIÓN DELUXE

Con motivo del 30 aniversario de “Sound affects”, Universal ha reeditado el LP con numeroso material extra, concretamente un segundo CD con las maquetas de los temas que forman parte del disco, caras B y demos de algunas versiones, ya que en el momento en que Weller y los Jam entraron en el estudio no tenían composiciones propias suficientes para un álbum entero. Así, podemos encontrar revisiones de dos temas de los Beatles: ‘And your bird can sing”, que formaba parte del cancionero de “Revolver”, y ‘Rain’, una canción de esta misma etapa que fue cara B del single ‘Paperback writer’. Ambas versiones ya habían sido incluidas en recopilatorios del trío. La primera en “Extras” y la segunda en la caja “Direction, reaction, creation”. También fue incluida en “Extras” una reelectura de ‘Get yourself togehther’, de los Small Faces, otra de las influencias básicas de Paul Weller. Además, este CD de material extra incluye también una versión inédita de ‘Waterloo Sunset’ de The Kinks y otra ya conocida de ‘Dead End Street’. El resto es material difícil de conseguir como la versión single de ‘Start!’, ‘Liza Radley’ (la canción que ocupó la cara B de este sencillo), ‘Dreams of children’ (cara B de ‘Going underground’) y versiones alternativas incluidas en los recopilatorios ya citados como la de ‘Boy about town’ o ‘That’s entertainment’.

En un primer momento, Weller no quedó satisfecho con el resultado de la grabación de “Sound affects” por los desencuentros que tuvo con el productor Vic Coppersmith-Heaven, el hombre responsable de todos los anteriores trabajos de The Jam. No obstante, treinta años después, este es el disco del trío perferido por el Modftaher, hasta el punto que cuando inició las sesiones de “Wake up the nation”, exigió al productor Simon Dine que consiguiera el sonido duro, metálico y rabioso de “Sound affects».

LIVE AT THE ROYAL ALBERT HALL

Quizá por eso, ‘Start!’ y ‘That’s Entertainment’ son dos de los temas de The Jam que Weller y su banda han tocado en la gira de presentación de “Wake up the nation”. Para dejar testimonio de estos conciertos, el Modfather ha lanzado “Live at the Royal Albert Hall 2010”, un CD/DVD que incluye este concierto, grabaciones en vivo para la BBC, el documental “Find the torch, burn the plans”, fimado por Julien Temple, y el vídeo de ‘7&3 is the striker’s name’. Una vez más, el ex líder de The Jam no falta a su cita con el mercado navideño. En temporadas anteriores, lanzó un producto similar basado en “22 Dreams” o el triple y DVD “At the BBC”.

En esta ocasión, tenía el reto de llevar al escenario el rugoso y visceral sonido “mod de vanguardia” de “Wake up the nation” a los escenarios. Lo consigue añadiendo a su banda un segundo teclista para los samples que se utilizan en el directo, responsabilidad que recáe an Andrew Daviit. El resto de la formación la integran Steve Cradock (guitarras), Andy Lewis (bajo), Steve Pilgrim (batería) y Andy Crofts (teclados). Además, Weller cuenta con el apoyo de una sección de cuerda que consigue un sonido espectacular en temas como ‘Shout to the top’, el viejo éxito de Style Council. Y si Weller ha dado la oportunidad de acompañarle en alguno de sus conciertos del 2010 a sus hijos (sí, el modfather tiene un punto Pantoja), también hace lo propio en este bolo con Hannah Andrews, su actual compañera, que comparte el papel protagonista en ‘Light nights’. Kelly Jones, de los Stereophonics, es otro de los invitados en el concierto del Royal Albert Hall. Kelly canta y toca la guitarra en ‘Eton rifles’ y ‘That’s entertainment’. Con este concierto se demuestra el dulce momento por el que pasa Weller (aunque no se atreva con el falsete de ‘Aim high’) y como cada vez más se reconcilia con su pasado con los Jam. Además de las canciones ya citadas, la banda interpreta también ‘Butterfly collector’, ‘Art school’ y ‘Strange town’.

El DVD se completa con el documental ‘Find the torch, burn the plans’, dirigido por Julien Temple, y en el que podemos ver a Weller paseando por las calles de Londres y hablando del ‘Wake up the nation’ y su visión del mundo actual, aunque no podemos concretar mucho más ya que el filme no está subtitulado a ningún idioma y aunque el que firma se defiende dignamente con el inglés, le resulta harto difícil comprender el “slang” “coockney” del modfather que, además, algunas veces coloca la mano sobre su mejilla mientras habla, lo que dificulta su vocalización. No obstante, este es un defecto que no sorprende a los fans de Weller, acostumbrados al extremo anglocentrismo del músico. Otra pequeña deficiencia de este producto es que el libreto no incluye el tracklist del concierto del DVD pero sí el del CD. El disco compacto incluye los temas más destacados del concierto del Albert Hall, canciones grabadas en el BBC Theatre, entre las que destacan ‘Start!’, ‘Broken stones’ o una preciosa versión de ‘How sweet it is (to be loved by you), que popularizó Marvin Gaye.

Artículos relacionados