Corriente alterna: El prodigio de The Prodigy

Autor:

the-prodigy-15-02

Quizá lo que más me gusta de The Prodigy y Liam Howlett es ver cómo se las apañan para romper lo predecible o al menos el sitio donde se supone que deberían estar

 

Dice que viene del rock and roll, pero Juanjo Ordás encuentra cierto aliciente en la evolución de los nunca previsibles The Prodigy, protagonistas esta semana de su sección.

 

 

Una sección de JUANJO ORDÁS.

 

 

The Prodigy no son un grupo de contenido especialmente relevante. Si alguien quiere atisbar la revolución en su canción pro rave ‘Their law’, que pruebe también con alguna de Georgie Dann. De hecho, podría entenderse a The Prodigy como un mero entretenimiento, y llegados a cierta edad, el mero entretenimiento no es más que una pérdida de tiempo a veces necesaria. Pero a mí me siguen gustando, tal vez porque aunque la electrónica me interese mucho, vengo del rock and roll y es fácil para mí seguir encontrando alicientes en un tipo como Liam Howlett -cabeza pensante y líder real-, que en su momento supo crear un punto de encuentro muy comercial entre baile y rock. Quizá sea por puro cariño, quizá porque en la mayor parte de los discos de The Prodigy sigue habiendo una mezcolanza sonora que nunca dejará de resultarme fantástica.

Su último trabajo, “Invaders must die”, me gustó mucho, por lo que seguía interesado en saber qué harían en el futuro. Cuando anunciaron hace poco que se acercaba un nuevo disco llamado “The day is my enemy” mi interés se renovó, algo que parcialmente decayó con el single adelanto ‘Nasty’, un tema que me hizo pensar si había que dedicarles más tiempo o bien dejarles vivir tranquilamente fuera de tiempo y lugar. Sin embargo, todo cambió con la presentación del tema que da título al disco. Un buen vacile, un salto a un terreno de tempos nuevos. Quizá sea eso lo que más me gusta de The Prodigy y Liam Howlett, ver cómo se las apañan para romper lo predecible o al menos el sitio donde se supone que deberían estar.

Anterior entrega de Corriente alterna: Dylan en la noche.

 

Artículos relacionados