Operación rescate: “Texas flood”, de Stevie Ray Vaughan

Autor:

“Más allá de reconocimientos, es un disco de esos a los que se necesita volver irremisiblemente cada cierto tiempo. Y eso es algo que supera cualquier premio”

 

stevie-ray-vaughan-14-06-14

 

Stevie Ray Vaughan
“Texas flood”
EPIC RECORDS, 1983

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

Un 22 de abril de 1983 una desconocida banda que responde al nombre de Stevie Ray Vaughan & Double Trouble (Tommy Shannon y Chris Layton) se suben a un pequeño escenario improvisado en el New York’s Danceteria de Nueva York para ser el grupo animador de una fiesta privada de los Rolling Stones. Una cinta con la actuación casual de la banda en el San Francisco Blues Festival unos meses antes había llegado a manos de Mick Jagger y éste se había enamorado del sonido de aquel bluesman tejano que reunía lo mejor de los clásicos con una sorprendente naturalidad, dotando su sonido de un carácter actual que lo convertía en mágico. No era el primero. David Bowie había caído rendido al sonido de Vaughan y lo había convertido en el guitarrista principal de su entonces nuevo disco, “Let’s dance”. A partir de ahí los hechos se precipitan. El grupo borda su actuación en el Festival de Montreaux, cinta que se publicará años después y que muestra a la perfección su explosivo directo, y John Hammond, descubridor de Bob Dylan o Bruce Springsteen ofrece a la banda publicar a través de Epic el disco que habían grabado un año antes en los estudios de Jackson Browne: “Texas flood”.

Nacido en Dallas pero trasladado a Austin, Vaughan muestra, cómo si no, todas sus influencias en este disco. Su pasión por los clásicos encabezados por Albert King, Otis Rush y, sobre todo, Lonnie Mack está presente en un trabajo que, a pesar de eso, contiene una personalidad arrolladora que estalla en diversos momentos. Se rompe el hielo con dos temas propios, dejando claro que Stevie Ray es un espléndido compositor. ‘Love struck baby’ y su vertiginoso ritmo es un inicio de disco simplemente perfecto. Rock and roll y blues cogidos de la mano. Después, ‘Pride and joy’, un clásico. Una canción insuperable (busquen la versión que Vaughan hizo en el “Unplugged” de la MTV) en la que la guitarra del bluesman empieza a brillar con luz propia. Algo que adquirirá su máxima expresión en ‘Texas flood’, un blues 12/8 popularizado por Larry Davis que Vaughan hace totalmente suyo, en una fórmula interpretativa que repetirá después en discos y temas posteriores como ‘The sky is crying’. ‘Tell me’ es otra maravilla, porque si parecía imposible superar la interpretación de su autor, Howlin’Wolf, Vaughan, si no lo consigue, al menos da nuevos bríos a la canción. Tras ella llega el ‘Testify’ de los Isley Brothers con un músico dejándose llevar y demostrando que la manera en que sus dedos corren por el mástil de su Fender en esta pieza instrumental es casi un milagro. La cara B se abre de la misma forma, con otra instrumental, ‘Rude mood’, mucho más acelerada e intensa. ‘Mary had a little lamb’ parece un homenaje. Es como si Vaughan no quisiera tocar ni una nota de lo que ya hizo su autor, Buddy Guy y plasma la canción sin demasiada experimentación, a pesar de lo que sigue manteniéndose espléndida. ‘Dirty pool’ contiene una de las mejores interpretaciones vocales del disco y ‘I’m cryin’, por su parte, se me antoja casi insuperable. Se cierra la cara con un ‘Lenny’, a medio camino entre la improvisación y el blues clásico, en una pieza que se convertirá en una habitual de sus directos.

Considerado por la revista “Guitar World” el octavo mejor guitarrista de la historia, “Texas flood” fue el disco que puso a Vaughan en el mapa. Y de qué forma. Incluso, a pesar de tratarse de un disco esencialmente de blues, ‘Pride and joy’ se coló entre los veinte primeros puestos de las listas de rock tradicional. Fue álbum del año en los Austin Music Awards y nominado en dos categorías de los prestigiosos Grammy. Pero más allá de reconocimientos, es un disco de esos a los que se necesita volver irremisiblemente cada cierto tiempo. Y eso es algo que supera cualquier premio.

Anterior entrega de Operación rescate: “La Frontera”, de La Frontera.

Artículos relacionados