Corriente alterna: El set list, esencial en los directos

Autor:

corriente-alterna-15-06-14

“Preparar un set list es estrategia pura. El buen músico sabe que no basta con tirar los dados y que el repertorio de un show se ordene solo”

 

Juanjo Ordás comenta el valor del set list: los temas que un artista tocará cada noche. Un arte que requiere de su propia perfecta dinámica.

 

 

Una sección de JUANJO ORDÁS.

 

 

Preparar un set list es estrategia pura. El buen músico sabe que no basta con tirar los dados y que el repertorio de un show se ordene solo. No. Hay que preparar un orden que consiga que el mensaje del músico llegue a la audiencia y ese mensaje incluye no solo ideas, sino también emociones. Es más, este último componente –el de las emociones– prima más en un espectáculo en vivo que el de la filosofía del artista. Hay que dejar parte de los libros y manifiestos en casa, coger las ediciones de bolsillo de estos y ponerse la chaqueta de domador para saltar a la pista y entretener al público. Eso es así hasta en el caso de los artistas más íntimos y políticos: cuando pisan el escenario el circo es más importante que sus ideas o al menos tan importante como ellas.

Y es ahí donde entra el set list, el repertorio de la noche, aquel con el que cual atracción de parque de atracciones el artista hará que el público se estremezca. No vale empezar con una canción cualquiera, no vale terminar con una cualquiera, tienen que ocurrir cosas entre ellas. A veces, acudiendo a giras o escuchando álbumes en directo, sorprende lo poco cuidada que está la dinámica. El ritmo se rompe al alternar temas lentos con otros movidos, llegan solos instrumentales sin sentido… También hay fórmulas manidas, como colocar los hits en la recta final, un interludio acústico, pero siempre será mejor que un set list mal ordenado.

Anterior entrega de Corriente alterna: ¿Ha muerto el rock?

Artículos relacionados