La cara oculta del rock: Desmaquillando a los guitarristas de Kiss

Autor:

kiss-16-05-13

“Vinnie Vincent y Mark St. John salieron de Kiss con la lección bien aprendida: nadie intenta hacer sombra a los jefes Gene Simmons y Paul Stanley”

 

Desde la partida de Ace Frehley, los guitarristas que le sustituyeron en Kiss no pudieron librarse de los bulos y la rumorología habitual que rodeaba a la banda. Las estancias de Vinnie Vincent y Mark St. John dentro del grupo fueron cortas, pero suficientes como para generar sus propias leyendas urbanas.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Aunque su rostro aparecía en la portada y su nombre en los créditos del disco, Ace Frehley no movió un dedo en el álbum de Kiss “Creatures of the night” (1982). Solo habían pasado dos años desde que Peter Criss hiciera lo mismo en “Unmasked” (1980), y que el Gato hubiera comenzado una nueva vida lejos de la banda hizo que el Hombre del Espacio se sintiera solo. “Aquí estoy yo en uno de los grupos más grandes del mundo y me siento como si me hubieran cortado las pelotas porque ellos [Stanley y Simmons] podían anular todas mis opiniones porque eran dos contra uno. Ya sin Peter para equilibrar las cosas, Paul y Gene podían manejar el grupo y cuando me di cuenta de eso creció mi descontento y comencé a abusar de las drogas y el alcohol aún más porque estaba realmente frustrado”, recordó Frehley. El guitarrista no estaba contento con el rumbo que Kiss estaba tomando y el álbum conceptual “Music from ‘The elder’” (1981) que pretendía ser la banda sonora de un proyecto frustrado fue la gota que colmó el vaso. Ace Frehley se convirtió en un suicida en potencia y entró en una espiral de adicción, consumo desorbitado y accidentes de tráfico. El resultado fue el abandono del grupo por su propia voluntad: “Quiero dejar muy claro que yo dejé Kiss, no me echaron como dijo Gene. Llevó meses de negociaciones legales para poder dejar la banda y poseo los testimonios de los abogados para probarlo”.

Vinnie-Vincent-16-05-13

En diciembre de 1982, Kiss comenzó la gira de celebración de su décimo aniversario y presentó al sustituto de Frehley, quien había tocado la guitarra sin figurar en los créditos de “Creatures of the night”: Vincent Cusano. O mejor dicho, Vinnie Vincent. Gene Simmons no quería que el nuevo guitarrista usara su nombre real ya que Cusano parecía muy étnico y “sonaba como si fuera un vendedor de frutas” y a pesar de que Vincent quería llamarse Mick Fury, Simmons le bautizó como Vinnie Vincent y así se quedó. Si Ace Frehley interpretó al Hombre del Espacio, Vinnie Vincent desempeñó un nuevo rol en la banda como el Guerrero Egipcio. El rostro de Vincent estaba maquillado con un “Ankh”, el jeroglífico egipcio con forma y cruz y óvalo y que significa “vida”. Pero el recién incorporado guitarrista no tuvo la oportunidad de lucir su pintura de guerra durante mucho tiempo ya que en el siguiente álbum de Kiss, “Lick it up” (1983), la banda decidió desmaquillarse y mostrar sus rostros reales como estrategia comercial. Vinnie Vincent resultó ser un héroe de la guitarra, con dedos veloces capaces de construir solos enrevesados, y su ego fue demasiado grande como para que pudiera convivir con los ya desmesurados egos de Simmons y Stanley. En 1984, Vincent fue despedido y comenzó su andadura en su propio grupo, Vinnie Vincent Invasion, con el que sacaría dos álbumes, el homónimo “Vinnie Vincent Invasion” (1986) y “All systems go” (1988). Esta nueva banda adoptaría una estética glam tan exagerada que fomentó que se extendiera la leyenda urbana que decía que Vinnie Vincent se había cambiado de sexo y se había convertido en una mujer. Aunque el guitarrista no se sometió a una operación así, con tanta laca y tanto maquillaje no era complicado confundirlo con una fémina.

Pero si el paso de Vinnie Vincent por Kiss fue corto, el de su sustituto duró lo mismo que un abrir y cerrar de ojos. Mark St. John ocupó el puesto de guitarrista en abril de 1984 y a finales de ese mismo año ya había abandonado el grupo. A pesar de su breve estancia en el grupo, el guitarrista participó en el álbum “Animalize” (1984); pero no tuvo la suerte de ver su cara en la portada del disco ya que la cubierta estuvo decorada con diferentes pieles de animales. Mark St. John también fue un virtuoso de las seis cuerdas, pero en medio de la gira de presentación del álbum, empezó a sentir que sus manos le estaban fallando. Inmediatamente fue sustituido por Bruce Kulick, quien permaneció en Kiss, y sin maquillaje, hasta 1996. Aunque lo que Mark sufrió fue una artritis (síndrome de Reiter), los miembros de Kiss afirmaron que el músico tuvo que abandonar el grupo debido a una enfermedad degenerativa. Pero eso no era cierto y el mal de Mark fue pasajero. Uno de los principales responsables de fomentar este chisme fue Paul Stanley que, celoso por el virtuosismo de Mark St. John, vio al guitarrista más como una amenaza que como un buen fichaje dentro del grupo.

No hay nada peor que sean tus propios compañeros quienes te tiren piedras. Más allá de los bulos y los rumores, Vinnie Vincent y Mark St. John salieron de Kiss con la lección bien aprendida: nadie intenta hacer sombra a los jefes Gene Simmons y Paul Stanley.

Anterior entrega de La cara oculta del rock: El espíritu de Janis Joplin sigue vivo.

Artículos relacionados