La cara oculta de las canciones: ‘Sex and drugs and rock and roll’, himno eterno de Ian Dury

Autor:

Ian-Dury-11-02-a

“Sex and drugs and rock and roll’ comenzó como una pequeña reprimenda y terminó como un agradable himno. Hubo un tiempo en que llegué a cansarme de él, pero fue un nuevo aliciente en mi vida”

 

Un cliché, un eslogan y un modo de vida. Ian Dury resumió en tres conceptos toda una filosofía. ‘Sex and drugs and rock and roll’ se convirtió en el himno de la vida todoterreno, pero su autor tenía otra cosa en mente cuando escribió esa letra.

 

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

 

En el piso de Ian Dury había una pila de hojas de papel, formada por páginas con posibles letras de canciones escritas a mano. Así trabajaba con su colega el guitarrista y pianista Chaz Jankel, a quien enseñaba sus esbozos para debatir la posibilidad de sacar una canción de aquellos textos. Una de esas letras era el motivo de discusión entre Dury y Jankel en aquel momento. Para Chaz, la canción que le acababa de presentar tenía un título banal, lleno de lugares comunes, y se negó en rotundo a trabajar en aquel tema. ¿Podía haber pensado Dury en mayores clichés que los que estaban escritos en esa página? ‘Sex and drugs and rock and roll’. Decidió devolver la hoja de nuevo al montón.

Poco después, el guitarrista cambió de idea al escuchar a Dury cantar la letra y tararear el riff de ‘Sex and drugs and rock and roll’. Tenía algo que le gustó. Más adelante, el autor confesó que el ritmo no le vino de la nada: “Robamos el riff del bajo de Charlie Haden de un álbum de Ornette Coleman de 1960 titulado ‘Change of the century’”. El tema del que habían “tomado prestado” el riff era ‘Ramblin’, aunque no fueron los primeros en robarlo: “Charlie Haden me dijo que también se había apropiado del riff, lo había sacado de un tema de folk cajún”. La canción original de donde provenía era el tema tradicional ‘Old Joe Clark’.

ian-dury-new-boots-and-panties-11-02-b

Cuando Ian Dury grabó ‘Sex and drugs and rock and roll’ todavía no tenía una banda propiamente dicha, pero ya se había curtido de pub en pub actuando con su grupo Kilburn and The High Roads, con quienes grabó el álbum “Handsome” (1975). ‘Sex and drugs and rock and roll’ salió a la venta como single en agosto de 1977 y un mes después le siguió el álbum “New boots and panties!!”, el debut de Ian Dury en su nueva andadura para el sello Stiff Records. El título respondía a una gracia personal: el músico estaba acostumbrado a comprar ropa en tiendas de segunda mano, y las dos prendas del título eran las únicas que estaba dispuesto a comprar nuevas.

El single y el disco salieron en un espacio de tiempo muy corto, pero Ian Dury decidió que ‘Sex and drugs and rock and roll’ no se incluyera en el larga duración. Tenía su propia política y se negaba a que los singles también estuvieran dentro de sus álbumes. Varios miembros de su siguiente banda, los Blockheads, participaron en la grabación del disco, pero el grupo no estaría oficialmente formado hasta el lanzamiento del álbum “Live Stiffs live” (1978), un disco de directo de los principales representantes de Stiff, como Elvis Costello and The Attractions o Nick Lowe.

ian-dury-Sex-and-drugs-and-rock-and-roll-11-02-c

La canción que nos ocupa coincidió con la explosión punk y la nueva ola, movimientos que pillaron al músico con treinta y cinco años, un poco mayor si se compara con otros músicos coetáneos. En un momento en el que se gritaba que no había futuro y se apostaba por la anarquía en el Reino Unido, una canción como ‘Sex and drugs and rock and roll’ no dejó a nadie indiferente. La BBC se negó a emitirla porque un tema con ese título sólo podía defender una mala vida plagada de excesos. Nada más lejos de lo que imaginaba su autor al escribirla: “Estaba diciendo: ‘Si lo único en lo que piensas es sexo, drogas y rock and roll, algo va mal’”. Pero no sólo criticaba las obsesiones con su peculiar ironía, también pretendía hacer una reflexión sobre la esclavitud del trabajo: “Con esta canción intenté sugerir que la vida era más que esas tres cosas, sexo, drogas y rock and roll, o que estar todo el día tirando de una palanca en una fábrica”. Inmediatamente, el tema se convirtió en una de las canciones más representativas del músico: “’Sex and drugs and rock and roll’ comenzó como una pequeña reprimenda y terminó como un agradable himno. Hubo un tiempo en que llegué a cansarme de él, pero fue un nuevo aliciente en mi vida”.

Persiste la duda de qué fue primero, si la canción o el dicho, pero se ha acabado convirtiendo en una de las expresiones más empleadas a la hora de describir la vida de cualquier estrella de rock o, simplemente, para ejemplificar cómo es una vida todoterreno. Ian Dury forjó un himno y un eslogan y estas tres palabras comenzaron a verse escritas juntas en todas partes o a emplearse como una expresión popular, algo de lo que el músico se pudo sentir orgulloso, pero hasta cierto punto: “Se utilizó en titulares de todo el mundo. Ojalá me hubieran dado una libra por cada vez que se ha utilizado el título”.

 

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Everybody needs somebody to love’, predicando con Solomon Burke.

 

 

Artículos relacionados