Delicias a 45 RPM: Stilo Gráfico

Autor:

Delicias a 45 RPM: Stilo Gráfico

Stilo Gráfico
“Detective privado” / “Pesadilla de un abstemio”
EDICIONES MILAGROSAS, 1984


Texto: JUAN PUCHADES.


El Combo Potombo fue uno de los mejores grupos que dio el pop valenciano de los primeros años 80, ajeno a modas y sin adscribirse a ninguna escuela, eran una auténtica rareza, además de todo un espectáculo. El suyo es hoy un nombre poco recordado, quizás porque el grupo no llegó a grabar disco, aunque sí dos sensacionales cintas de casete que, a la postre, vienen a ser lo mismo. De sus cenizas surgieron otras tres formaciones: Castafiore Swing, liderada por los dibujantes Manel Gimeno y Fernando Burgos “Burguitos”, Josito y la Salsa Guay y Stilo Gráfico, éstos últimos con parte de los componentes instrumentales de los Potombo y con Burguitos como jefe de filas.

El primer disco que grabó Stilo Gráfico fue este single con genial portada ilustrada por Mique Beltrán (creador por aquellos días de la serie de historietas Cleopatra y más tarde de Marco Antonio) y dos canciones sensacionales en el interior: “Detective privado” y “Pesadilla de un abstemio”.

“Detective privado” es un tema de puro swing, algo no demasiado habitual en el pop español de aquellos días, que se abre con un intenso saxo –otra rareza– y que narra, jugando con los tópicos de la serie negra, con enorme humor la historia de, justo, un investigador privado, aunque un tanto cansado de su miserable trabajo:

Estaba en mi despacho soportando la resaca
recibí una llamada de un marido angustiado
que quería que siguiera a su esposa donde fuera
porque el tío sospechaba que con otro la engañaba.
Y yo debía ser quien la hiciera volver a su lado.

Después de aquel servicio me llamó un nuevo rico
que quería que buscara a su hijo y le obligara
a seguir con la carrera que había abandonado
por vivir feliz al lado de una guapa camarera.
Y yo iba a ser quien le iba a convencer de su error.

Espiar, indagar, perseguir y delatar
Es mi trabajo y no me gusta aunque lo hago.
Yo que quería ser de mayor detective privado.

Estaba en mi oficina engrasando la pistola
cuando entró una solterona que decía ser muy rica
y quería averiguar el pasado y la moral de una joven empleada
que sería su criada.
Y yo debía ser quien la hiciera perder el empleo.

Historias de cornudos y de esposas engañadas,
de familias angustiadas y de histéricas ancianas,
yo buscaba la aventura la emoción y los disparos,
las intrigas y misterios y una rubia a cada lado.
Yo que quería ser de mayor detective privado.

Un tema genial que aunque no trascendió la escena local, si logró que la barcelonesa Orquestra Platería le pusiera el ojo encima y un tiempo después registrara su propia toma.

En el otro lado, Stilo Gráfico incluían una versión muy funky de “Pesadilla de un abstemio”, canción que ya había grabado el Combo Potombo, y en la que destaca la sección de vientos y, de nuevo, una letra divertidísima, sobre las necesidades del sediento, no precisamente abstemio: “¡y un carajillo!”.

Tras este single, Stilo Gráfico publicó tiempo después un maxisingle y Bruguitos ha seguido en solitario, grabando y actuando con su habitual sentido del humor y ese talento innato para firmar temas de calidad –a veces humorísticos, a veces no– que sólo disfrutamos sus amigos e incondicionales.

Si quieres escuchar “Detective privado”, aquí la tienes:

Y aquí “Pesadilla de un abstemio”:

Artículos relacionados