Vintage Trouble: Los hijos eléctricos de James Brown

Autor:

vintage-trouble-06-08-18

“La banda lo invade todo, tanto que tu piel no es capaz de contener toda la excitación que llevas dentro”

 

Se formaron hace ocho años en Hollywood, y en este tiempo han publicado tres discos, teloneado a los Rolling Stones o The Who y formado parte de grandes festivales internacionales. Ignacio Reyo entrevista a su líder, Ty Taylor.

Texto: IGNACIO REYO.

¿Quién dijo que el soul y el rythm and blues habían muerto tras el fallecimiento de Amy Winehouse o Sharon Jones? Ambas representaban mejor que nadie el renacimiento de unos géneros, un ADN inherente a la mejor música afroamericana del pasado. De igual manera, cuando falleció Kurt Cobain parecía el final del rock, y ahí tenemos a The Mars Volta o Schizophrenic Spacers para llevarnos la contraria. En el soul y el rythm and blues encontramos la respuesta en los ardientes Vintage Trouble , la banda que forman Ty Taylor (vocalista), Nalle Colt (guitarra y coros), Rick Barrio Dill (bajo y coros) y Richard Danielson (batería, percusión, coros). De gira por España, su próxima parada será en el Festival Sonorama Ribera. Entrevistamos a su cantante, Ty Taylor, para saber más de ellos.

¿Cómo surgió el grupo?
Nos formamos en Hollywood, California. Me hice buen amigo de cada uno de los miembros. Los conocí de forma separada. Conocí a Nalle (Colt) porque nos habíamos encontrado en varias sesiones y bandas. A Rick (Barrio Dill), el bajista, lo conocí en una sesión, y a Richard de hacer jams en Lauren Canyon. Decidimos unirnos. La primera canción que tocamos fue ‘Blues hand me down’. No nos cuestionamos ni analizamos nada, empezamos de forma natural. Posteriormente aparecimos en un gran programa de la televisión británica, “The Jools Holland Show”. Fue nuestra primera aparición en televisión. Luego fuimos al estudio, y el disco alcanzó el puesto número cinco a nivel mundial en Itunes.

Es  extraño que tuvierais éxito antes en Inglaterra que en vuestro país.
Sí, te explico. Antes de ir a Inglaterra estuvimos un año entero tocando en Los Ángeles. Nos fijamos en Stax Records. Llevaban todos sus artistas desde Estados Unidos a Inglaterra, porque querían ofrecer rhythm and blues y soul a un lugar de donde no había surgido, con la idea de que entenderían esa música y de qué iba. Y tuvo un montón de éxito. Decidimos hacer lo mismo en 2010, llevar nuestra música a Inglaterra, y funcionó, tuvimos suerte.

Tenéis un montón de influencias, desde el soul o el funk, todo desde una perspectiva más agresiva. ¿Cómo describirías tu música a alguien que jamás os haya escuchado?
Como una combinación de rhythm and blues y soul con la energía del rock and roll. Es como recoger toda la música soul antes de que los amplificadores se inventaran y tocarla bajo las directrices de lo eléctrico.

 

Es llamativo: teloneando a AC/DC, la gente reaccionó positivamente. Generalmente sus oyentes no suelen prestar atención a los teloneros.
Creo que las bases de muchas bandas, como AC/DC, The Who o The Rolling Stones están hechas bajo un mismo patrón. Es lo que te hablé de los amplificadores. Si a AC/DC le quitas ese sonido tan poderoso, te encuentras con una banda de rhythm and blues. Eso le da sentido a que a su público le gustáramos, o eso es lo que pienso. La música que tocamos es la que inspiró a estas bandas en sus comienzos. Es cierto que cuando vas a ver un grupo no quieres ver a quienes lo abren, pero teniendo en cuenta lo que te he comentado, existe esa conexión. Cualquier aficionado de AC/DC que sepa un poco de su historia sabrá de dónde vienen sus orígenes.

De los grupos a los que habéis teloneado hasta ahora, ¿cuál es tu favorito?
Probablemente The Rolling Stones, porque… son The Rolling Stones (risas). El siguiente sería Lenny Kravitz. Es un héroe personal. Cogió mucha música negra y la tocó con la energía del rock and roll. Me quedaría con esos dos.

Habéis tocado con Booker T. Jones, y tú en concreto con Gov’t Mule. Tanto Booker como Warren Haynes son legendarios. ¿Cómo os fue con ellos?
Ahora no recuerdo la canción que grabamos con Booker. Sí recuerdo que fuimos los únicos que escribimos una canción con él, aunque había más colaboradores. Nos miramos a los ojos y enseguida empezamos a componer. Por una parte, era como una composición nuestra, pero por otro lado es como si fuéramos una extensión suya, como si fuéramos los M.G.s. (risas), al estilo del blues de Atlanta con un toque góspel. Me acabo de acordar, era ‘Your love is no love’. Por esa época estábamos en la carretera, y nuestro bajista, Rick Barrio Dill, se hirió y no podía tocar. Booker T. Jones vino con nosotros tocando el órgano como reemplazo del bajo, así que giramos con él. Fue una gran experiencia para el grupo. En cuanto a Warren Haynes, es increíble. Siempre he sido un fan de The Allman Brothers. Recibí una llamada suya. Había una canción en el disco que iban a sacar Gov’t Mule, ‘Bring on the music’. Originalmente estaba pensada para que colaborara Bobby Womack, pero no estaba disponible y me eligió a mí, todo un honor. Giramos con ellos Vintage Trouble, era nuestra primera experiencia abriendo para una jam band. Fue magnífico ya no solo ver la banda, sino su público, ver cómo era paciente para que pudiéramos extendernos en nuestras canciones. Su público es muy interligente y apasionado.

¿Qué recuerdos tienes de vuestro debut, “The bomb shelter sessions”?
Grabamos el disco entero en tres días, solo gastamos mil dólares. Lo grabamos en directo en el estudio. Fui fácil y rápido. No pensamos demasiado. Antes de eso vendíamos nuestras demos en los clubes de Los Ángeles. Peter McBe, que al final fue el productor, nos dijo que hiciéramos eso en el estudio. No había ninguna expectación, no pensamos en hacer lo mejor.

¿Y sobre el último, “1 Hopeful rd.”?
Nos fichó Don Was, que estaba en Capitol Blue Note Records. Fue una experiencia difícil, porque a pesar de que estar en Blue Note Records era un sueño hecho realidad, estábamos tan acostumbrados a hacerlo por nosotros mismos con nuestro propio sello que resultó duro hacerlo para una compañía legendaria. Ensayamos las demos de nuestras mejores canciones, como ‘Run like the rivers’ y ‘Another man’s words’. Una de mis favoritas es la última canción del disco, ‘Soul serenity’. También lo hicimos rápido, en ocho días. Fue una grabación larga para nosotros, teniendo en cuenta que lo solíamos hacer en tres días.

¿Puedes adelantar algo del próximo disco?
Va a ser muy diferente. Por primera vez nos hemos enfocado en hacer un disco, no solo en la música sin más. Estamos más influenciados por sonidos actuales, suena mucho más moderno. Dentro de lo moderno debes ser auténtico. Es como si ves una película en blanco y negro en una tele de plasma. Es como lo que hizo Amy Winehouse o Lauryn Hill. Fueron fieles a su estilo, pero de una forma que la gente de ahora las pudiera escuchar y conectar. Debemos acercarnos más a la audiencia actual. No abandonamos nuestras raíces, simplemente le vamos a dar otro cariz.

Hiciste de cantante para un personaje de la serie “Vinyl”. ¿Cómo sucedió?
Soy un gran fan de Scorsese, y él es un gran aficionado a la música. Que me eligiera para representar lo que él consideraba la música real de la serie fue un honor. Tuve que cantar una música con la que nunca he estado conectado, nunca he crecido con ella, como es el blues. Estaba en los Electric Lady Studios, los estudios que creó Jimi Hendrix en Nueva York, con Mick Jagger y Scorsese en la habitación. Estaba cantando con mi micrófono y vi cómo lloraban de la emoción. Grabábamos a la vez la banda y yo, y hubo algún momento que se me olvidó cantar por escuchar lo bien que lo hacían. (risas).

Antes has citado a Amy Winehouse. Creo que fue un antes y un después en este siglo. Ha sido la voz de esta generación, aunque otros señalen a Lady Ga Ga.
Son diferentes tipos de artistas, porque creo que Madonna lo es a su manera. Amy Winehouse tiene cosas que no tiene Lady Ga Ga, como esas coreografías y bailes. Ser artista engloba muchas cosas. Amy ha sido mi artista favorita más joven que yo. Ella sentó las bases del soul actual. Supo adecuar el soul, el rhythm and blues, los sonidos de finales de los cincuenta y sesenta e incluso el hip hop en un formato novedoso. No replicaba el pasado sin más. Hay muchos artistas que lo enfocan de otra manera, como productos del pasado, para sonar como sus héroes. No se dan cuenta de que si sus héroes estuviesen todavía vivos harían música como Amy Winehouse. Incorporarían hip hop, rock and roll, las ventajas de la música de este milenio. Lo que más me gustaba de ella no era su autenticidad, sino su inteligencia. No quería excluir el legado de los cincuenta o sesenta, sino actualizarlo. Por eso es y será una de mis artistas favoritas de siempre.

¿Cómo fue vuestra aparición el programa de David Letterman?
Esa experiencia fue como la de Jimmy Holland, en este caso en Estados Unidos. En su programa no se solía sorprender ni emocionar con lo que veía. Nuestra actuación fue tan loca y liberadora que le gustó tanto que nos pidió que tocáramos otra más. Es algo que solo había pasado otra vez en la historia del programa. El interés que mostró por nosotros hizo que fuéramos más populares en nuestro país. Sus entrevistas son legendarias.

¿Qué sientes en escena?
Crecí escuchando soul, también a James Taylor. Hay veces que me dicen que me parecen como voces del pasado, James Brown, y no es así como lo siento, forma parte de mí. Da igual si es un programa de televisión, un gran estadio o un escenario pequeño, la banda lo invade todo, tanto que tu piel no es capaz de contener toda la excitación que llevas dentro. A veces sientes que tu voz no es capaz de sacar todo lo que quieres sacar.

Entre otros proyectos, has estado en Camp Freddy.
Tengo una gran relación con Dave Navarro. Tocar con Slash o Jerry Only es una oportunidad más de aprender de la historia del rock, para mí como para el público. Querían que cantara ‘Feel like makin’ love’, pero no dijeron que era de Bad Company. En el ensayo me equivoqué, porque crecí con el soul y canté la otra canción llamada igual que es un clásico del soul (risas).

Hablemos de gustos. He leído que te impactaron The Clash. ¿Por qué?
El primer álbum que me compré suyo fue “Combat rock”, el más popular si nos referimos a ventas. Me influyó su actitud punk. Me hizo sentir rebelde, querer rebelarme al sistema,  saltar encima de la cama…

¿Qué te parecen estas tres bandas de hip hop: A Tribe Called Quest, Run DMC y Public Enemy?
A Tribe Called Quest me gustan un montón, me encanta su nuevo álbum. Run DM me gustan también. Eran muy divertidos, no se tomaban muy en serio. Public Enemy me encantan. Me hicieron pensar de la misma manera que The Clash. Su música mostraba enfado en lugar de violencia.

Si tuvieras que hacer un údo con alguna figura legendaria, que ya haya fallecido, ¿a quién elegirías?
Amy Winehouse, sin lugar a dudas.

Esa respuesta es fácil (risas). ¿Quién sería tu segunda opción?
(Risas) Pues no sé qué decirte. Te diré alguien vivo: Tina Turner.

Artículos relacionados