La embriagadora psicodelia de Rufus T. Firefly

Autor:

rufus-t-firefly-13-08-18-a

“Pensábamos que ‘Magnolia’ sería una despedida y, sin darnos cuenta, hay gente que nos considera una especie de referentes de un nuevo sonido”

 

Su pop psicodélico ha irrumpido con fuerza en el panorama español. Rufus T. Firefly se desmarcan entre la hornada de bandas de su generación con dos discos consecutivos de gran acogida, “Magnolia” y el reciente “Loto”.  David Pérez Marín habla con ellos.

 

 

Texto: DAVID PÉREZ MARÍN. Fotos: IRIS BANEGAS.

 

El 1 de junio se abrieron los pétalos de “Loto”, completándose el viaje lisérgico que iniciaron Rufus T. Firefly con “Magnolia” el año anterior. Ocho nuevas canciones del grupo de Víctor Cabezuelo, Julia Martín-Maestro, Carlos Campos, Miguel De Lucas y Rodrigo Cominero. Charlamos con Víctor, que deshoja el universo psicodélico que envuelve su obra.

 

Esa defensa de la naturaleza, del arte y del amor que palpitaba y resplandecía en “Magnolia” (2017), continúa y se desborda hasta cegarnos en “Loto” (2018). ¿Cómo ha sido el proceso creativo de esta “secuela”?
La verdad es que “Loto” ha ido surgiendo de manera natural a lo largo de la gira de “Magnolia”. En las pruebas de sonido nos poníamos a improvisar y de ahí salieron todas las ideas que finalmente han formado el disco. Sentíamos que tocando en directo nos quedábamos cortos, queríamos llegar más allá. “Loto” es una continuación de la esencia de “Magnolia”, llega hasta sitios a los que el anterior no llegaba y lo completa. De alguna manera, da sentido a toda esta etapa.

 

“Estoy a mil jodidas millas de estar bien”. Si miráis por el retrovisor, ¿en qué punto del trayecto os encontráis? Tras sortear baches como la marcha de Alberto y Sara, me gustaría saber de dónde sacasteis tanta energía para poder transformar lo que a priori iba a ser un disco de despedida en un nuevo despegue.
Aún estamos intentado asimilar todo lo que pasó con “Magnolia”, toda la repercusión que ha tenido y cómo nos ha posicionado dentro del circuito. No entendemos nada, no sabemos por qué ha funcionado de esta manera. Lo sacamos pensando que sería una despedida y sin darnos cuenta ya hay gente que nos considera una especie de referentes de un nuevo sonido. Es difícil de asimilar. Se siente un agradecimiento extremo y a la vez una gran responsabilidad por tener que estar a la altura en cada concierto, sobre todo por los cientos de compañeros que tienen el mismo talento o mucho más y no están teniendo nuestra suerte.

 

En ese viaje anterior destapásteis ya un mundo lleno de luz y psicodelia, pero en este nuevo disco parece que voláis aún más libres, quemáis hasta la última nave. ¿En qué momento anímico y personal os encontráis?
En un momento de absoluto agradecimiento. Estamos aquí porque la gente lo ha querido. No dependía de nosotros y lo que queremos es seguir haciendo música para darles las gracias. “Loto” es exactamente eso. Es muy bonito que esto pase después de tantos años, creo que lo estamos sabiendo valorar como se merece. Hemos llegado más lejos de lo que pensábamos, así que estamos muy emocionados, aprendiendo, escuchando muchísima música nueva y con muchas ganas de acabar esta gira para encerrarnos a pensar en un nuevo sonido que vuelva a sorprender a nuestros seguidores.

 

rufus-t-firefly-13-08-18-b

“Son las canciones las que nos sugieren de qué podrían hablar y no al revés”

 

Del ‘Séptimo continente’ de Haneke (‘Ø’, 2012), a ‘Metrópolis’ de Fritz Lang (‘Nueve’, 2014) o la ‘Última noche en la tierra’ de Jarmush (‘Magnolia’, 2016). El cine es un claro referente. ¿Cómo es el proceso de composición de esos temas?
Siempre hacemos la música entre todos primero. Son las canciones las que nos sugieren de qué podrían hablar y no al revés. La música nos lleva a escribir textos. Nunca lo hemos hecho al revés, no sé que pasaría. Para contar nuestras historias, nos gusta tirar de estos referentes para hacerlos más visuales. Si te digo “una chica que lucha” puedes pensar muchas cosas, pero si te digo “Arya Stark”, sabes perfectamente lo que te quiero decir. Es una manera de hacerte entender. Como cuando vas al extranjero y no conoces el idioma, pero te acabas entendiendo con cualquiera. Para mí es un poco así.

¿Qué películas de las que habéis visto últimamente os han calado y piden a gritos una posible canción?
No es una película, pero “Ricky & Morty” nos ha cambiado la vida a mejor.

Siguiendo la estela de “Ricky & Morty”, parece que en “Loto” las series le han ganado la batalla a las películas. ¿Qué otras series os tienen o han tenido ocupados?
Efectivamente, las series han comido mucho terreno. Hay producciones increíbles hoy en día y cada uno tiene sus favoritas. Las referencias claras en “Loto” son “Cosmos”, “Stranger things”, “The end of the fucking world” y “Black mirror”.

Personalmente, creo que “Loto” es vuestro mejor trabajo hasta la fecha. Se me ocurren pocos discos a nivel nacional más luminosos y lisérgicos. Me atrapó desde el arranque fulgurante de ‘Druyan & Sagan’ y cuando llegué a ‘San Junipero’, no pude evitar entrar en bucle. Es una maravilla de principio a fin, a la altura del episodio de “Black mirror”. ¿Cómo nació y se fue completando la canción?
Qué alegría que lo veas así. Lo de ‘San Junipero’ fue increíble. La idea original surgió de una jam que Julia y yo hicimos un día con Ambre, un grupo de Aranjuez, amigos nuestros. Esa idea se la pasé a Martí Perarnau y él empezó a coger las pistas y transformarlas por completo en el estudio. Lo mezcló todo con samplers del ‘Tomorrow never knows’ de The Beatles, y de todo eso la canción se dividió en dos y nació ‘Cristal oscuro’.

¿Es cierto que, si no paráis entre todos a Julián Maeso, aún seguiría exprimiendo el Hammond?
Queríamos que Julián apareciese en el disco de alguna manera, pero que fuera totalmente libre, así que decidimos dejar en ‘San Junipero’ dos minutos para él, para que hiciera lo que quisiera…y lo hizo. Fue increíble. Julián es música en mayúscula. Tiene el alma llena de música, no puedo explicar lo que fue verle sacar ese solo tan flipante con tanta facilidad. Yo tardaría meses en hacer algo así. Está contando una historia con su Hammond y hace que la canción llegue a un sitio que para nosotros sería imposible.

Decís que no sabéis hacer hits, que os gusta hacer conceptos, crear sensaciones que dejen marca… De ahí también el espectacular y cuidadísimo diseño artístico de “Magnolia” y “Loto”. ¿Cómo surge la fusión de esa fiesta para los sentidos?
Esto fue una idea de Julia e Iris Banegas. Querían hacer un disco completo, que no solo entrara por los oídos sino también por la vista, el tacto y el olfato. Se les ocurrió que se abriera como una flor y encontraron la manera de hacerlo. Creo que es alucinante el trabajo que han hecho y que estos discos no podrían haber tenido un diseño mejor.

¿Qué artistas diríais que siguen esa línea de “despertar sensaciones” por encima de todo? Cítame una obra conceptual de la que no os canséis.
Evidentemente, “Dark side of the moon”, es las más emblemática. Nosotros también metemos discos como “Mellon Collie and the infinite sadness”, o “Kid A” y “Amnesiac” en este saco. Los discos de Tool o todo lo que hizo King Wizard el año pasado por ejemplo también son una pasada conceptualmente hablando.

 

rufus-t-firefly-banda-13-08-18-c

“Sería increíble poder sentir lo que pasa en el escenario mientras está tocando Radiohead”

 

¿Qué discos de cabecera habéis tenido durante el proceso de creación y grabación de este nuevo trabajo?
Siempre escuchamos mucha música así que es difícil de decir. Toda la sonoridad de “Magnolia” surgió por querer mezclar una base rítmica muy setentera con sintetizadores y electrónica moderna. Ahí tienen mucho que ver, por la parte clásica Pink Floyd, Led Zeppelin, King Crimson… Y por la más actual Apparat, Tame Impala, The Hollydrug Couple… Todo esto sumado a un millón de grupos más, claro.

¿Qué le aporta Manuel Cabezalí a la banda?
Manuel nos aporta siempre una objetividad que es muy importante a la hora de sacar un disco. Muchas veces al componer nos vamos demasiado por las ramas, hacemos canciones que duran doce minutos y cosas así. Él se encarga de decirnos qué es lo que está funcionando y qué es lo que sobra. Aprendemos mucho de su forma de ver la música. Además, es un mezclador increíble.

¿Qué queda de aquellos chicos que querían ser los Smashing Pumpkins?
Fue una época muy bonita e inocente. No teníamos ni idea de nada. Teníamos muchas ideas increíbles en la cabeza pero no sabíamos cómo llegar a ellas. En ese momento nos hubiera venido muy bien el apoyo de algún productor que nos ayudara a sonar. Eso tardó cinco años en llegar, más que nada porque no teníamos ni un duro y casi ni sabíamos lo que era un productor. Aprendimos muy despacio, pero de manera muy firme y afortunadamente nos dimos cuenta de que solo puede haber unos Smashing Pumpkins.

Tocásteis en el O Son do Camiño después de Franz Ferdinand y justo antes que The Killers. ¿Qué banda internacional y nacional os han sorprendido más en directo durante estos años?
Que yo recuerde, el concierto que más me ha sorprendido de una banda internacional fue el de Other Lives en Moby Dick. Sonó increíble. Trajeron todo su equipo, sus mesas, sus monitores y sonorizaron de una manera muy peculiar. Ese día aprendí mucho, la verdad.

¿Con quién os gustaría compartir escenario?
Hay mil bandas con las que nos encantaría coincidir. Somos muy frikis del sonido y nos gusta mucho ver cómo lo hace cada banda. Pero por encima de todo sería increíble poder sentir lo que pasa en el escenario mientras está tocando Radiohead.

 

rufus-t-firefly-13-08-18-d

“Vamos a partir de cero. Queremos aprender a tocar nuevos instrumentos, leer y estudiar mucho de sonido”

 

¿Cómo veis la movida musical madrileña actual? ¿Qué bandas poco conocidas nos recomendaríais?
Me parece que hay una calidad increíble y que nadie se entera. En el underground madrileño hay mucha más calidad que en cualquier festival de este país. Ambre, Mow, Solo Astra, Bum Motion Club, Lázaro, Penny Necklace, Fuckaine, Melange…

Con “Loto” cerráis una etapa. Aunque no sepáis aún el destino del próximo viaje, ¿os atrae algún estilo en el que aún no os hayáis adentrado? Tal vez podáis darnos una pista sobre vuestro próximo salto al vacío.
La verdad es que no lo sabemos, vamos a partir de cero. Queremos aprender a tocar nuevos instrumentos, leer y estudiar mucho de sonido. Solo puedo adelantar que vamos a tomárnoslo con calma y que nos volveremos a sacar nada hasta que sintamos que hemos avanzado.

Puede que el Rufus T Firefly de ‘Sopa de ganso’ fuera el mejor ministro de cultura posible o el renovador que necesita RTVE… Si Groucho levantara la cabeza, ¿qué creéis que diría del panorama político-social nacional?
Creo que estaría muy feliz de ver que todo funciona exactamente igual que en su Freedonia.

 

novedades-junio-18

 

Artículos relacionados