Rockola, Discos. 2 de octubre de 2009

Autor:

muse-foto-02-10-09

CD DE LA SEMANA: «The resistance», de Muse.
«Orquestaciones, grandes melodías y un hilo común que parece basarse en parte en 1984 de Orwell, es decir, un futuro controlado sin espacio para el libre pensamiento»

Muse-Cd-02-10-09Muse
«The resistance»

WARNER

Muse no son un hype inglés, sino una banda sólida y real. Quizá por ello han grabado uno de los mejores discos del año. En principio cabría pensar en el trío como en un nombre más que añadir a la más o menos afortunada lista de músicos pop influidos por Jeff Buckley. Es innegable que los deconstructivos Radiohead, los multiventas Coldplay o los propios Muse han escuchado al difunto y genial autor hasta la saciedad, destilando sus enseñanzas a través del lánguido filtro del pop británico moderno. Partiendo de ahí, cada uno toma su sendero y el del grupo que nos ocupa sin duda resulta mucho más interesante que el de las bandas comandadas por Thom Yorke y Chris Martin.

«The resistance» gana la batalla desde el principio gracias a la inspirada tríada de temas con los que abre fuego. ‘Uprising’, la épica ‘Resistance’ y el pop electrónico de ‘Undisclosed Desires’ son tres singles rompelistas que dejan el campo abierto al titánico tour de force de ‘The United States of Eurasia’ (una canción de corte arábigo-oriental de pomposos coros a lo Queen) y al resto del trabajo, menos comercial pero realmente interesante, con grandes momentos (‘Guiding Light ‘, ‘Unnatural Selection’) que desembocan en una minisuite dividida en tres partes y denominada ‘Exogenesis’.

Orquestaciones, grandes melodías y un hilo común que parece basarse en parte en «1984» de Orwell, es decir, un futuro controlado sin espacio para el libre pensamiento. Sí, suena a ciencia ficción pero no dista mucho de nuestra actualidad.
JUANJO ORDÁS.



Brendan-Benson-02-10-09Brendan Benson
«My Old Familiar Friend»

V2-NUEVOS MEDIOS

Brendan Benson fue un artista de culto hasta que acarició con la punta de los dedos el mainstream al convertirse en el lugarteniente de Jack White en The Racounteurs. Hasta ese momento, había editado tres preciosistas discos de pop de influencias setenteras, que iban de los Wings de Paul McCartney a la Electric Light Orchestra. Su presencia en la banda paralela de White le ha dado una nueva oportunidad de mostrar su trabajo.

Benson escogió su mejor material entre cuarenta composiciones y el resultado es «My Old Familiar Friend», en el que aflora de manera esplendorosa la retrofantasía que tanto le gusta al artista de Michigan. Así, encontramos el brillo Motown en ‘Garbage day’ mientras que ‘Gonowhere’ nos acerca a los mejores Wings. El resto de canciones son melódicas y con un brillo especial. Es pop de primerísimo división. En este contexto, destacamos la pausada ‘You make a fool out of me’, un tema que, afortunadamente, descartaron The Racounters, o ‘Eyes on the horizon’, que puede recordar por momentos a los majaretos They Might Be Giants.

Se nota que Brendan Benson ha tenido más presupuesto que en ocasiones anteriores para grabar este «My Old Familiar Friend» e incluso ha contado con los servicios de un productor: Gil Norton, que anteriormente había trabajado con Pixies y Foo Fighters. Este disco supera los anteriores trabajos de Benson, que también fueron excelentes. Esperemos que pueda mantener esta línea ascendente.
ÀLEX ORÓ.



Yeamin-Levy-02-10-09Yasmin Levy
«Sentir»

HARMONIA MUNDI

Yasmin Levy alcanza su definitiva mayoría de edad con este trabajo que le ha producido Javier Limón. Esto es siempre sinónimo de producción impecable, artesanal, realizada con mucho tiento y sensibilidad, y garante de un máximo de respeto por la pureza y la belleza, dos cualidades que en Limón van de la mano. A pesar de los más de diez años de carrera de esta cantante israelí y de contar con dos trabajos publicados con anterioridad, ella misma reconoce sentirse ante el comienzo ‘real’ de su carrera.

«Sentir» contiene un buen número de canciones tradicionales sefardíes que llevan impecables arreglos nuevos que aseguran una mayor amplitud de miras. En una de ellas, ‘La pastora’, la propia Yasmin canta a dúo con su padre, un eminente musicólogo sefardí fallecido cuando ella contaba con un año de vida. Hace también una versión muy espiritual del célebre ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen. Se atreve con ‘La hija de Juan Simón’, una historia muy triste que cantaba Antonio Molina, cuya privilegiada laringe ella rememora con sobresaliente. Yasmin Levy sabe disfrutar mucho con el flamenco porque le permite cantar con una pasión que no encaja con el repertorio sefardí (tan serio y tradicional). Y Javier Limón está como un niño con zapatos nuevos con la presencia de tanto arsenal oriental (ney, bouzouki, clarinete, percusión). Lo más novedoso del álbum: la posibilidad de enfrentar a Yasmin Levy con un pianista cubano tan contundente como Iván Lewis ‘Melón’. ¿Música sefardí con piano afrocubano? O Limón está loco o es un genio. Y valen las dos cosas.
GERNOT DUDDA.



Jack-Peñate-02-0-09Jack Peñate
Everything Is New

XL RECORDINGS/POPSTOCK

Desde que este modesto cronista tiene uso de razón musical ha asistido a la maldición del segundo disco. Y la primera ocasión fue con el «Regatta de blanc» de Police, así que imagínense los que he tragado. Se trata, en sus líneas fundamentales de negar pan y sal al segundo LP de un artista que en el primero ha deslumbrado. Si se reafirma en su estética, por falto de empuje; si la cambia, por dar bandazos. Jack Peñate, que al fin y al cabo en «Matinée» consiguió más devoción popular que sanción de la crítica, en «Everything Is New» sigue tirando de la audiencia para ganarse los elogios porque las revistas especializadas lo siguen mandando a la segunda división. Y es injusto.

No deja de ser cierto que ha dado bandazos, que en las nueve canciones que ofrece no recrea ya ese toque nervioso de guitarras que hace dos años lo asoció a la new wave como enésimo epílogo. Ahora, junto al productor de moda, Paul Epworth, sienta bases de la otra vertiente de esa new wave, el estilo que entonces la complementaba, tan hedonista y tan excitante: desde la disco music a Lloyd Cole. Un oído avezado entiende que ‘Be The One’ ofrece en los coros que patinan sobre guitarras funkys el mismo espíritu de terciopelo que animaba la esencia del baile a finales de los setenta. O divisa en ‘Pull My Heart Away’ una voz a medio camino en entre The Cure y Mink de Ville, suplicante y chulesca a la vez.

La cumbre es ‘Everything Is New’, una fantasía tribal a los Graceland –o a lo Vampire Weekend también– que por ese camino se acerca a la visión del pop que tenían unos Talking Heads más estándar y bailables. Pero las canciones que cierran el disco, a partir de ‘Tonithg’s Today’ –un prodigio soul que bebe también de Chic y de los Gibson Brothers– toman otra consistencia más erizada, casi pendenciera y gritona en ‘Give Yourself Away’, plagada de alegría de feria inglesa en ‘So Near’.

Argumento incontestable: en apenas media hora larga, parece haber más canciones de las que realmente hay. Variedad y disfraces, porque una canción no viene a ser más que un disfraz y aquí se nos presentan bien cortados, los que han desfilado, la melancolía de ‘Every Glance’, el empuje gospel de ‘Body Down’… Colorido y sentimiento, poco más hace falta para enamorarse de unas canciones.
CÉSAR PRIETO.



Brand-New-02-10-09Brand New Sinclairs
«Ten Blue Pills»

BIP BIP

No se dejen engañar por la portada. No son una reencarnación de Parchís, aunque sus coloridos trajes podrían confundir a más de uno. Son Brand New Sinclairs, una banda de Vizcaya con cantante femenina y vocación sixtie. «Ten blue pills» es su LP de debut, una primera entrega en la que este cuarteto pretende enseñarnos toda su paleta de sonidos sesenteros que va del R&B al soul, pasando por el pop, el beat y la psicodelia. Son divertidos y la voz y la presencia de Ana, la cantante, les diferencia de otros grupos españoles del género. No obstante el resultado final del disco es algo desigual. ‘For long’, por ejemplo, es un tema con una endiablada línea de bajo que merece la pena destacar así como ‘You run’ o ‘Bongo time’. En cambio, en otras composiciones, como ‘Magic man’, las guitarras adolecen de falta de pegada y rugosidad, defectos que, con toda probabilidad, son consecuencia de cierta bisoñez a la hora de grabar en un estudio y que se pueden subsanar en el futuro. Materia prima, hay, y suponemos que ganas, también.
ÀLEX ORÓ.



Gallina-02-10-09Gallina
«Gallina»

LA PRODUKTIVA

Tan curioso nombre alberga a un dúo de pop surrealista más que recomendable. Gallina vienen a ser una suerte de Roxy Music tarraconenses, orgánicos y vanguardistas, electrónicos según que momento aunque siempre inspirados.

Líricamente irónicos, un tanto cercanos a Tachenko y a La Costa Brava (pero mucho más anglófilos), la propuesta resulta brillante a todos los niveles, aunque para comprenderla haya que conectar con su particular sentido del humor, y eso es algo que no todos los oyentes conseguirán. Se basan mucho en la melodía vocal y en una instrumentación rica, cuidada y realmente bien grabada teniendo en cuenta lo modesto de sus intenciones (perfecta definición y muy buena producción).

‘Tuercas y tornillos’, ‘Una convención de tíos lentos’ o ‘Las modelos hinduistas’ ejercen de buen sumario, con sus teclados vintage y divertido descaro. Pop de excelente factura, valiente y perfectamente ejecutado, incluso recargado por momentos, recordando que a pesar de su humor se toman muy en serio el oficio.
JUANJO ORDÁS.


Anterior entrega de Rockola.

Artículos relacionados