Libros: “El puño y la letra. Creación literaria y rock & roll underground”, de Luis Boullosa

Autor:

“Una defensa no tanto de los subterráneos como de los que manejan coordenadas estéticas que la gran mayoría de los seguidores del rock no ha oído ni de refilón”

luis-boullosa-04-09-13

Luis Boullosa
“El puño y la letra. Creación literaria y rock & roll underground”
66 RPM

 

 

Texto: CÉSAR PRIETO.

 

 

Este es un libro difícil porque la materia de la que trata es de por sí abstrusa, y al mismo tiempo es un libro que provoca una irresistible atracción porque la prosa de Luis Boullosa utiliza vida en forma de anécdotas, de conversaciones con amigos, de escucha tras escucha tras escucha de unas canciones que no van a entrar en los cánones del pop más comercial, pero que entiende como ese extremo en que la lírica de factura más personal encaja en moldes guitarreros, crudos. Así el libro recoge un amplio espectro –en forma de entrevista– que recorre desde Arab Strap hasta Julian Cope, en sus letras y su actitud hacia el hecho artístico.

Nunca un título fue tan bien apuntalado, puesto que lo que aquí se describe son palabras como puños, básicamente textos que escupen a la estúpida complacencia de la sociedad occidental o que arañan y ahondan en los sentimientos. Así, tras una inteligente introducción en la que se establecen lúcidas visiones de la relación entre el arte y el público, Boullosa avisa que su libro va a ser una defensa no tanto de los subterráneos como de los que manejan coordenadas estéticas que la gran mayoría de los seguidores del rock no ha oído ni de refilón. Un ensayo especial, pues, para los que quieran que entre un poco de aire en sus percepciones musicales.

El capítulo inicial y la devoción principal del autor es Gareth Liddiard, de The Drones, con sus técnicas novedosas y su afinidad con Celine; pero tras él aparecen una decena más de creadores que forjan con sus canciones el misterio o el grito. Ahí está el laconismo de “enfant terrible” del jovencísimo Ryan Sambol, la actitud de juglar ambulante y las enseñanzas de Robert Graves en Grant Hart de Hüsker Dü, la revelación del embrutecimiento social a lo Bertol Brecht de Kim Warsen en Ginferno y la desesperación romántica, chulesca y pedregosa de Brendon Humphries. Mi preferido, sin embargo es Matt Corvette, que canta sobre la pérdida de pulsión espiritual, sobre esos “obreros sobrecualificados pero faltos de cojones” y el sinsentido que los rodea sin evadir la autocrítica.

Hay también breves y atinadas reflexiones sobre los chamanes y los sufíes, conexiones con Foucault, con Pulp y los Smiths –los retratos del libro vienen a contar la radicalización de esta línea de textos–. Es un extremo inquietante y luminoso que no cuesta leer. Y a partir de aquí, el lector decida si quiere asumir e indagar en estos nuevos horizontes.

Anterior crítica de libros: “Todo sobre los Beatles. La historia de cada una de sus 211 canciones”, de Jean-Michel Guesdon y Philippe Margotin.

Artículos relacionados