J. Teixi Band: Frescura, potencia, compromiso y diversión

Autor:

j-teixi-band-14-01-19-a

«Todos los proyectos tienen un final, y hay que ser conscientes de saber cuándo es el momento para no repetirse o empezar a perder frescura o intensidad»

 

Las dos bandas de Javier Teixidor, la extinta Mermelada y la actual J. Teixi Band, han regresado a las estanterías con un recopilatorio de antiguos hits y una actualización de su presente en clave rythm and blues. Arancha Moreno habla con Teixi.

 

Texto: ARANCHA MORENO.
Fotos: JULIO MOYA.

 

En 2019 se cumplen cuarenta años del nacimiento de Mermelada, pero meses antes de la efeméride ya han regresado a las tiendas de discos a través del recopilatorio Memorias de un tren 1979-1995, un trabajo impulsado por el incombustible Javier Teixidor. A finales del año pasado, también ha visto la luz Letra y música, el último trabajo de su banda actual, la J. Teixi Band, gestada tras la disolución de Mermelada y en plena forma desde hace ya dos décadas. Aniversarios aparte, la cosa queda clara: sin hacer excesivo ruido mediático, pero sin mermar su calidad, las bandas de Teixidor aglutinan ya una intensa colección de canciones que merecen estas revisiones, actualizadas con temas nuevos de la banda que permanece activa. Un ejercicio de energía y calidad a golpe de rythm and blues y rock and roll. Y en castellano, ya saben.

 

En 2018 se han publicado dos recopilatorios de tus dos bandas. Hace unos meses salió Memorias de un tren 1979-1995, un recorrido por la carrera de Mermelada, y hace unas semanas, Letra y música, de tu proyecto actual, la J. Teixi Band. Suponiendo que seas el impulsor de ambos, ¿Qué te ha llevado a esta doble (y sucesiva) revisión?
Son dos proyectos que, aunque no surgieron de forma paralela, han sido la base de mi trabajo de los últimos años. El nuevo de J. Teixi Band, Letra y música, nació de la necesidad de recuperar algunas canciones y ofrecer al mismo tiempo unos cuantos temas nuevos para lograr una foto fija real y actual de la banda. El periodo abarca desde el inicio del proyecto. En cuanto al recopilatorio de Mermelada, fue un proyecto que inicié hace unos años y he estado involucrado al máximo con él hasta este año, que ha salido al mercado.

 

No sé si ha tenido algo que ver la reciente muerte de Antonio Yenes, batería original de la banda. ¿Su fallecimiento originó reencuentros e hizo que desempolvaseis recuerdos y ganas de volver a revisar el material de antaño?
No, no ha tenido nada que ver.

 

Uno de vuestros grandes clásicos, “Coge el tren”, forma parte de una de las películas más interesantes del año, Campeones. ¿Cómo se ha gestado vuestra participación en su banda sonora, y qué os ha parecido la combinación visual y musical?
Nos llamó la productora de Javier Fesser para autorizar la utilización del tema “Coge el tren” dentro de la película, y tanto la forma como el contenido de la participación nos pareció genial. Es un honor estar presentes en esta película, que como dice Javier es una película de la gente y que ha hecho famosa la gente.

 

La cinta puede arrasar en los próximos Goya, pues acumula once nominaciones. ¿Hasta qué punto Campeones ha generado visibilidad a Mermelada?
Ha sido clave para la edición del recopilatorio, ya que evidentemente nos ha aportado una visibilidad que de otro modo no hubiéramos tenido.

 

 

Mirar hacia atrás siempre conlleva cierto balance, o al menos despierta una reflexión sobre la obra pasada. ¿Qué sensaciones te ha generado subirte al tren de la memoria y revisar la carrera de Mermelada?
Una cierta sensación de vértigo, porque en realidad estás viendo tu vida reflejada en muchas canciones, y no puedes abstraerte de pensar lo que hacías, pensabas o cómo era tu vida en esos momentos.

 

La historia discográfica de Mermelada duró quince años que están reflejados en este doble vinilo. ¿Responde a la intención que os movió en cada disco, o a una selección de los temas más incontestables de la banda, sean del álbum que sean?
Antes de nada, quería que fuese una narración cronológica de la música de Mermelada desde sus inicios, donde se puede ver las diversas etapas del grupo, escogiendo las que considero las mejores canciones.

 

Incluís también una pequeña joya inédita: un cedé con varios temas que grabasteis entre 1991 y 1992. ¿A qué responde? ¿Solíais grabar los conciertos habitualmente, sin más, o teníais pensado publicar un disco de directo que no llegó a ver la luz en su momento?
Sí que grabamos muchos conciertos, éramos unos obsesos con el sonido y buscábamos mejorar en cada concierto. Muchas de estas grabaciones las hicimos en diferentes giras y actuaciones. Aquí están las que más nos gustan.

 

Es un buen acercamiento a los últimos Mermelada, que aparecen con una energía intacta, como si hubiese estado guardada más de dos décadas en formol. ¿Quién la tenía en su laboratorio, o en su desván?
Bueno, es el sello que he querido imprimir siempre a mi música. Tanto en el proyecto anterior como en J. Teixi Band hay cuatro palabras que son muy importantes para mí: frescura, potencia, compromiso y diversión.

 

Con la lucidez que suele sobrevenir cuando se produce cierta distancia temporal entre la obra y su creador, en este caso más de dos décadas largas, ¿cuál crees que fue el mayor acierto de Mermelada, a nivel compositivo y sónico?
Creo que defendimos una música y forma de hacer música que era muy difícil de escuchar en castellano a principios de los 80 , y recogimos el testigo de bandas como Los Sirex, Los Salvajes y otros muchos que hacían vigoroso rhythm and blues.

 

j-teixi-band-14-01-19-b

«Creo que defendimos una música y forma de hacer música que era muy difícil de escuchar en castellano a principios de los 80»

 

En una época tan colorista y extraña como fueron los 80, vosotros apostasteis por un estilo bastante definido y personal, poco frecuentado en nuestra escena. ¿Os sentíais unos bichos «raros» en el Madrid de la Movida?
Fuimos honestos y hacíamos la música que nos gustaba, sin modas y presiones de las discográficas. Nuestras bandas de referencia no estaban aquí, nosotros estábamos con el pub rock inglés o con las bandas americanas de rock and roll y blues.

 

Ya que volvemos la vista al pasado, ¿qué provocó que Mermelada se disolviese y naciese, pocos años después, la J. Teixi Band?
Todos los proyectos tienen un final, y hay que ser conscientes de saber cuándo es el momento para no repetirse o empezar a perder frescura o intensidad, que es letal para la creatividad de una banda. Identificar ese momento es duro, pero es mejor que seguir por inercia.

 

En cuanto al planteamiento del proyecto y en la cuestión puramente musical, ¿qué dirías que distingue ambos proyectos?
El comienzo de J.Teixi Band fue la búsqueda de un sonido más personal, más original y más complejo, buscando en las raíces de la música negra, sobre todo con letras en castellano. La unión con parte de miembros de Los Elegantes nos abrió la gama de sonidos e influencias.

 

La J. Teixi Band habéis editado a finales de este año el recopilatorio Letra y música, que repasa vuestra obra entre el 2000 y el 2018, además de varios temas nuevos. En estas casi dos décadas como banda, ¿cómo ha sido la carretera que habéis recorrido?
Letra y música es más que un repaso a nuestra discografía. Hemos aportado cinco temas nuevos, algunas nuevas ediciones y masterizaciones con el objetivo de hacerlo atractivo y, sobre todo, un reflejo fiel de lo que es la banda en estos momentos. Es tanto para aquellos que conocen la banda como para los que no.

 

Hay treinta y cuatro canciones de siete discos de estudio. Obviando los cinco temas nuevos, son una treintena de canciones que, de estar escogidas equitativamente, serían unas cuatro canciones por disco. ¿La selección es justa, o muy a vuestro pesar, obliga a dejar gran material fuera?
La selección ha sido minuciosa y compleja, espero haber acertado. Posiblemente, cualquier otra persona podría hacer diferentes repertorios, pero seguro que están un ochenta por ciento de las que hay aquí.

 

Es curioso escuchar la voz del Teixi de los ochenta y compararla después con el Teixi del siglo XXI. ¿Cómo definirías una y otra?
Tenía 18 años y ahora unos cuantos más. Y por medio, mi vida.

 

Háblanos de las canciones nuevas: “I don’t wanna go home” (versión de Southside Johnny), “Ahora y siempre”, “Blues del carbón”, “Un beso más” y “Mundo extraño”.
“I don’t wanna go home” es un regalo de canción, al hacerla hemos intentado devolver los buenos momentos que nos hizo pasar cuando escuchábamos la original. “Blues del carbón” también es una de nuestras preferidas por la mala baba que respira y por la fuerza que tiene en directo.

 

«El mundo de la música ha cambiado muy deprisa y quizás busquemos otras formas creativas más directas que el sacar un cedé cada dos años»

 

Dado que habéis adelantado material nuevo en este recopilatorio, ¿hay un disco de canciones inéditas a la vista en 2019, o de momento queda lejos?
De momento, volver a la carretera y tocar, luego ya veremos. Creo que el mundo de la música ha cambiado muy deprisa y quizás busquemos otras formas creativas más directas que el sacar un cedé cada dos años. Publicar canciones cada cierto tiempo o hacerlo vía digital tan solo, Veremos.

 

A día de hoy, ¿cuál es el espíritu de la J. Teixi? ¿Qué perseguís, o qué no perseguís?, que a veces uno sabe definir mejor los límites que el contenido.
Es una banda madura, grande y potente. Disfrutamos y nos reímos mucho, compartimos cada minuto del escenario de forma intensa y feliz.  Hemos conseguido lo que buscábamos: un sonido propio e identificable cien por cien.

 

Hace poco habéis tocado en Madrid. ¿Tenéis idea de girar con este disco, o vais a hacer conciertos puntuales?
Sí. Normalmente nuestras giras incluyen diecisiete o dieciocho conciertos, y este año también será así. El 2 de marzo estaremos en Bilbao, y estamos cerrando conciertos en Santander, León, Zaragoza, Burgos, Cáceres y otras cuantas.

 

novedades-dic-18

Artículos relacionados