Gigantes y Molinos (4): La simplicidad del maestro

Autor:

«¿Qué tiene de especial Geraint Watkins? La simplicidad de los maestros. En sus álbumes las etiquetas como blues, jazz, rock, pop, country, etc. se diluyen para dejar paso al puro goce de tocar y cantar»

Sergio Makaroff comparte con nosotros a Geraint Watkins, un ilustre músico de sesión admirado por gentes como McCartney, Clapton, Wyman, Edmunds, Knopfler o Lowe.


Una sección de SERGIO MAKAROFF.


Si abres los listines telefónicos de Paul McCartney, Van Morrison, Tom Jones, Dave Edmunds, Bill Wyman, Eric Clapton, Mark Knopfler y Nick Lowe por la letra «ge» verás que todos tienen a Geraint Watkins entre sus contactos.

¿Quién es este ilustre desconocido que figura en la agendas de las más rancias luminarias del rock británico?

Geraint Meurig Vaughan Watkins –un galés que rebosa personalidad y talento– es uno de los músicos de sesión más prestigiosos del Reino Unido. Pianista, acordeonista, cantante, guitarrista… y compositor de raro mérito.

Los tres álbumes a su nombre que pude conseguir están entre mis más preciadas posesiones.

Hace poco lo disfruté en vivo como miembro de Bill Wyman y sus Rythm Kings. Él en el piano y Georgie Fame en el órgano Hammond. Ambos cantando, claro. ¡Guau! Me olvidé de la crisis y de todo. Cuando llegó el turno de su tema solista mostró sus dotes de showman e histrión con una parrafada que no entendí muy bien, aunque a juzgar por las reacciones de los Reyes del Ritmo tenía mucha gracia. Luego se despachó con una versión personalísima de ‘Johnny B. Goode’ que puedes escuchar ya mismo en su rincón de MySpace.

¿Qué tiene de especial Geraint Watkins? Te lo digo sin hesitar: la simplicidad de los maestros. En sus álbumes las etiquetas como blues, jazz, rock, pop, country, etc. se diluyen para dejar paso al puro goce de tocar y cantar. Temas propios y ajenos fluyen… ¿podré describirlo con objetividad?… como un río sagrado de agua bendita. Te lo digo fríamente, pero si quieres me dejo ir y exagero. Vale: el Ganges a su lado es un escuálido arroyuelo.

En los discos de Geraint encontrarás –por ejemplo– a Nick Lowe tocando el bajo, la guitarra y cantando. Nick describe a su colaborador y colega como “el eslabón perdido entre Paolo Conte y Howling Wolf”.

Como no puedo mejorar eso lo dejamos aquí.

Ahora ya sabes que Geraint Watkins existe.

Hasta la semana que viene.



Anterior entrega de Gigantes y Molinos: El bueno de Tim.

Artículos relacionados