Disqueros del mundo: cuidado con los viernes

Autor:

EL ORO Y EL FANGO

«Resulta inexplicable que se opte también por los viernes para desvelar vídeos de discos que van a editarse dentro de unas semanas»

 

Con la unificación de lanzamientos discográficos los viernes, se ha producido un fenómeno llamativo: ese es también el día principal para presentar novedades que serán editadas próximamente. La saturación es un hecho. Juan Puchades nos lo cuenta.

 

Texto: Juan Puchades.

 

Quizá a pocos le importe cómo se pone los viernes el buzón electrónico de un informador musical (a mí, sí), pero les aseguro que acaba saturado. Y justo de ello pretendo hablar hoy. Que es viernes, viene al pelo y seguramente el mail echará humo.

Todo tiene su origen a finales de febrero de 2015, cuando tras dimes, diretes y negociaciones varias, la gran industria discográfica y la Federación de Asociaciones de Músicos (todo esto en Anglosajonia, por supuesto, que es como decir el mundo mundial), llegaron al acuerdo de que los lanzamientos discográficos se agruparan los viernes. El objetivo lo contamos en EFE EME: «El día de edición varía actualmente de un país a otro, lo que provoca frustración en los consumidores cuando los fans de la música en otras partes del mundo pueden acceder a los nuevos lanzamientos antes que ellos», decía un comunicado de la IFPI. «Además de ayudar a los fans de la música, el cambio beneficiará a los artistas que quieren aprovechar las redes sociales para promocionar su nueva música. También crea la oportunidad de reavivar el entusiasmo en torno a la publicación de nueva música». Y añadía, que era lo importante: «El establecer un día para los lanzamientos en todo el mundo también reducirá el riesgo de la piratería al solventar la distancia entre los días de salida en los diferentes países». El consenso no fue unánime: en noviembre de 2014 (tres meses antes del acuerdo final), tiendas de discos y sellos independientes declaraban que estaban de acuerdo en unificar el día de los lanzamientos, pero apostaban por los lunes. Sin embargo, como suele ser norma, los grandes decidieron: viernes.

Técnicamente, a un informador le da lo mismo viernes que lunes. Quizá los medios prefieran el viernes, por aquello de que si publican críticas que coincidan con el lanzamiento, mejor tener por delante días laborables para trabajar en ellas y no el fin de semana (que aunque no lo parezca, los periodistas también descansan). Desconozco si el invento ha resultado beneficioso, lo que sí observo desde hace meses es que el viernes no es que sea el día de «los lanzamientos», que era la idea, es que casi todo el mundo (discográficas grandes, pequeñas y autoeditados) han decidido que el viernes sea el día de «presentar novedades». Que no era exactamente el planteamiento original.

Parece lógico (o no), que si el viernes se pone a la venta el disco X ese mismo día se difunda, pongamos por caso, un videoclip que apoye el lanzamiento. Nada que objetar. Aunque eso provoque que si son muchos los lanzamientos que optan el mismo viernes por esa fórmula, haya un atasco de clips a difundir, provocando que los medios especializados tengan que seleccionar los más interesantes, congelar algunos para días posteriores y descartar otros para siempre. Quizá sería más inteligente ir difundiendo esos vídeos en los días previos de la misma semana, apoyando el lanzamiento del viernes. Pero no seré yo quien le diga a nadie lo que tiene que hacer.

Si hasta ahí estamos en los márgenes de lo comprensible (pese a la congestión que se puede generar), lo que resulta completamente inexplicable es que se opte también por los viernes como el día para desvelar canciones o vídeos (que al final son lo mismo) de discos que van a editarse dentro de unas semanas. ¡¿De verdad es necesario?! Pensemos un poco, que es gratis: ¿no parece más lógico apoyar el viernes únicamente los lanzamientos que ese mismo día se ponen a la venta? ¿Nadie se da cuenta que ahora mismo hay viernes en los que coinciden tropecientos estrenos al unir unos (los que se lanzan ese día) y otros (los avances de lo que se editará próximamente)? ¿No es esto un absurdo promocional?

Además, les cuento un secreto: en las redacciones los viernes suelen ser jornadas de mucho trabajo, intentando dejar preparado el mayor número posible de contenidos para el fin de semana, y tener que andar pendientes ese mismo día de una actualidad impuesta de manera tan tonta (y prácticamente en directo a lo largo de la mañana), eligiendo si este vídeo o el otro debe ser el elegido para dar noticia al instante puede provocar el efecto contrario al deseado: que muchos queden en el camino y tengan que ser los propios artistas quienes espabilen y se encarguen de difundirlos en sus redes. Aparte, como sabe cualquiera que trabaje en medios digitales: los viernes el tráfico empieza a caer en internet, redes sociales incluidas, iniciando esa hondonada que son los fines de semana, para volver a remontar de lunes a jueves: un ignorado martes, por ejemplo, vas a lograr más atención de medios y público. Vamos, un absurdo se mire por donde se mire.

 

Artículos relacionados