Discos: “Higher truth”, de Chris Cornell

Autor:

‘Higher truth’ impacta, especialmente por el amplio espectro emocional que abarca, muestra de la madurez de un tipo que supera los cincuenta”

chris-cornell-18-11-15

Chris Cornell
“Higher truth”
UNIVERSAL

 

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

 

Con el grunge pasó como con todo, que de todo hubo. No es un juego de palabras. Nirvana se extinguieron hace muchos años y su batería se volvió una megaestrella, Pearl Jam no sabemos si son una muy buena banda o unos tipos prematuramente envejecidos, Alice In Chains se reagruparon sin miembros originales fundamentales y todos se llevaron su porción de excesos. Al final, el rock and roll posee unas normas de las que nadie escapa. Y hay una cruz a toda cara. Dave Grohl mantiene vivo él solo el rock masivo impidiendo que se extinga, Pearl Jam siguen grabando discazos y el retorno de Alice In Chains nos ha dejado como poco un muy buen disco de los dos que han editado.

Con Chris Cornell pasa exactamente lo mismo. Formó parte de unos Soundgarden fundamentales para el rock alternativo noventero y que tras separarse volvieron a reunirse como manda el negocio, grabó discos en solitario mejores y peores, formó parte de un supergrupo sin pies ni cabeza y trató de adaptar al mercado forzosamente disco de urban comercial con Timbaland de por medio. A todo hay que sumar adicciones variadas y una vida personal que se le derrumbaba.

Pero todo le ha salido bien. El retorno de Soundgarden fue aclamado popularmente y acaba de poner a la venta este “Higher truth” que suena tremendo, a rumor de las entrañas. Es para alegrarse, Cornell fue la mejor voz del grunge (¡qué chorro, qué feeling!), un tipo carismático, un artista a tener en cuenta que ha encontrado su hueco en la actualidad.

Sinceramente, no esperaba nada de “Higher truth”. Pasar de ídolo grunge a songwriter no sonaba estimulante y aunque Cornell llevaba trabajando en esta metamorfosis bastante tiempo eso tampoco significaba que acabara funcionando. Pero lo ha hecho. Y no solo funciona bien, es que “Higher truth” impacta, especialmente por el amplio espectro emocional que abarca, muestra de la madurez de un tipo que supera los cincuenta. Algo lógico, pero tampoco implica que se sepa llevar bien. Lo que ocurre es que Cornell lo ha llevado bien y su disco suena natural. Y sobresaliente. El lamento grunge va con él, pero también la belleza sobrecogedora de ‘Murderer of blue skies’ y el tema que da nombre al disco. Madera de pequeño clásico, amigos.

 

 

Anterior crítica de discos: “Hollywood Vampires”, de Hollywood Vampires.

Artículos relacionados