Discos: “Demasiado tonto en la corteza”, de El Drogas

Autor:

“El Drogas canta como nunca, la edad le sienta muy bien a su timbre y su banda es impresionante, puro rock and roll listo para adaptarse a cualquier sonoridad. A este hombre hay que hacerle un monumento”

 

el-drogas-12-11-13

El Drogas
“Demasiado tonto en la corteza”
MALDITO RECORDS

 

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

 

Artísticamente El Drogas se encuentra en su mejor momento: la madurez. Controla su talento mejor que nunca, le respalda una banda que se ocupa de cuidar y, lo más importante, la inspiración le desborda a tenor de este nuevo trabajo triple. Es interesante que definitivamente haya dejado de lado el nombre de Txarrena para relanzarse con el suyo propio, porque así engloba toda su carrera en cada uno de sus conciertos y lo cierto es que por leyenda y buen hacer bien merece que sea su nombre el que aglutine su obra a partir de ahora.

Lo mejor de El Drogas es que nunca ha caído en el alcantarillado del rock urbano o del rock combativo, siendo más que urbano y más que combativo, entendiendo los sonidos clásicos y barriales pero también el glamour y la teatralidad. Por eso es único, por eso se puede permitir editar este triple “Demasiado tonto en la corteza” compuesto por tres discos de distinto concepto pero unidos por su personalidad, dedicando el bautizado “Alzheimer” a la melenacolía y el recuerdo, “Matxinada” a lo sociopolítico e “Y glam” a su vertiente más festiva. No se pueden intercambiar canciones, pero su voz, estilo y su banda los unifican, aunque cada uno tenga un sonido y carácter distinto.

Demasiado tonto en la corteza” es en su conjunto tan emotivo como visceral y divertido, con una producción cuidada y ajustada. No es complicado abarcarlo como una sola obra pero sí descansar sus escuchas para entrar en la climatología de cada uno de los cedés. Puede ser brusco saltar del dolor emocional de “Alzheimer” a la crítica a la derecha de “Matxinada” y de esta al descoque de “Y glam”, pero es que se tratan de tres discos para tres momentos distintos. Sin llegar a ser un “do it yourself” como era “El salmón” de Calamaro, hay que pensar qué apetece en cada momento.

Tampoco es adecuado situar uno por encima de otro porque todos rayan a gran nivel, es cierto que puede que de aquí a unas cuantas décadas la temática de “Matxinada” suene pasada y se descontextualice sola, pero también lo es que es el momento necesario de lanzar ciertas proclamas. Además,  El Drogas cuenta con recursos literarios que le alejan de cualquier rock panfletista de segunda. Quizá “Matxinada” es para ahora y “Alzheimer” e “Y glam” para siempre, pero vivimos en tiempo presente y los tres conforman una obra de gran calibre. El Drogas canta como nunca, la edad le sienta muy bien a su timbre y su banda es impresionante, puro rock and roll listo para adaptarse a cualquier sonoridad. A este hombre hay que hacerle un monumento.

Anterior crítica de discos: “On the backs off…”, de The Puzzles.

Artículos relacionados