Diez canciones para entender el punk

Autor:

 

Desde New York Dolls hasta The Stooges, pasando por los Ramones o los Clash, Sara Morales propone un decálogo de temas para entender el movimiento musical más irreverente.

 

 

Selección y texto: SARA MORALES.

 

 

El punk fue mucho más que la insurrección de un sonido abrasivo e impertinente. Aquellas guitarras frenéticas y vertiginosas, que con tres simples acordes entonaban inconformismo y rebelión a gritos, fueron el medio de expresión de todo un movimiento ético, cultural y filosófico de gran trasfondo. Y aunque para comprender en profundidad este estilo y su concepto habría que pararse a analizar cada una de sus escenas, tanto cronológicas como geográficas, estos grupos y su obra nos acercan de manera global a lo que fue aquel sonido que desafió al orden y sembró historia. Diez canciones, patrimonio internacional de los 70 y primeros 80; diez temas imperecederos, supervivientes del tiempo y de la modas. Diez disparos de auténtico punk rock.

 

1. ‘Personality crisis’, de New York Dolls
Incombustible tándem creativo formado por el cantante David Johansen y el guitarrista Johnny Thunders que, con sus dotes y sobre todo sus excentricidades, llevaron a lo más alto a su banda de muñecas. Juntos escribieron este tema que daría nombre al álbum debut en 1973, pero que como single de presentación vio la luz unos meses antes. Con él alteraron al mundo, indignaron credos y, ataviados con tacones, cardados y pintalabios, abrieron la puerta al glam rock.

 

 

2.  ‘Nervous breakdown’, de Black Flag
«Si no te gusta el sistema créate uno propio». Bajo esta premisa y una acentuada propensión al hardcore,  la banda del sur de California –conocida en un principio como Panic– se abría paso en la escena. Este fue el tema homónimo de su primer EP publicado en 1978 junto a SST Records, el sello discográfico creado por el propio Gren Ginn, fundador y guitarrista de Black Flag. Cuatro canciones insurgentes, groseras y excitantes con las, en cinco minutos escasos, demostraron que había punk más allá de Nueva York.

 

 

3.  ‘The KKK took my baby away’, de los Ramones
Canción que Joey Ramone escribió cuando Linda Danielle le abandonó para comenzar una relación con su compañero de banda y eterno rival Johnny Ramone. A los numerosos encontronazos y desavenencias políticas que ambos protagonizaron durante años, se sumaba ahora el despecho amoroso. A Joey, reconocido demócrata liberal, no se le ocurrió mejor forma de echarle todo en cara a su compi que escribiendo esta letra donde le adjudica la figura del Ku Klux Klan (KKK) por su tendencia conservadora. Forma parte de «Pleasant dreams», el sexto álbum de la banda publicado en 1981.

 

 

4. ‘Lexicon devil’, de The Germs
El grupo liderado por el heterodoxo Darby Crash nunca había sido consistente. Las idas y venidas por parte sus baterías conducían a la banda a una inestabilidad profunda que comenzaron a superar, en 1978, tras la publicación de un segundo EP de siete pulgadas que dio vida y nombre a esta canción. The Germs parecían por fin arrancar hacia el éxito merecido; pero los sueños se vieron truncados demasiado pronto con el suicidio de Crash en diciembre de 1980. El guitarrista Pat Smear alcanzaría la fama años más tarde junto a Nirvana y Foo Fighters.

 

 

5. ‘London calling’, de The Clash
Incunable del punk. Mítica canción que abre el histórico tercer disco de la banda de Joe Strummer, escrita por él mismo junto a Mick Jones y perfecta para dar nombre al álbum (CBS Records, 1979) que presentaba ciertos cambios de sonido en la formación. Con ella plasmaron su preocupación acerca del mal uso nuclear y el dominio de las grandes potencias mundiales a costa de esta amenaza. ¿Su manera de hacerlo? Recordando las palabras que el Servicio Mundial de la BBC utilizó para identificarse en las comunicaciones  durante la Segunda Guerra Mundial: «This is London calling…» («Londres al habla»).

 

 

6. ‘Police truck’, de Dead Kennedys
Esta canción fue la cara B del imprescindible EP de los californianos, «Holiday in Cambodia», lanzado en 1980. Con ella pusieron de manifiesto una crítica feroz hacia la mala praxis de los servicios de seguridad del estado. Recordaban de forma satírica un incidente ocurrido aquel año en Los Ángeles, en el que dos policías cometieron numerosas ilegalidades estando de servicio, convirtiéndose en todo un debate social y mediático. Punk reivindicativo y callejero con el que Jello Biafra, iconoclasta líder de los Dead Kennedys, apretaba las tuercas a todos los estamentos de la sociedad con dosis de hardcore y psychobilly.

 

 

7. ‘Hit or miss’, de The Damned
El movimiento punk llegó al Reino Unido con cuatro años de retraso con respecto a la escena estadounidense, y The Damned fueron los encargados de iniciarlo al estilo inglés. Este tema, que ha pasado a la historia como una de sus canciones más distintivas, pertenece a su cuarto trabajo lanzado en 1980, «The black album». Un disco en el que demuestran un sonido más elaborado, más ambicioso, y con el que comienzan a bocetear cierto acercamiento al art rock. Fue el primero sin el bajista Algy Ward, sustituido por Paul Gray, ex miembro de Eddie and the Hot Rods.

 

 

8. ‘Baby let’s twist’, de The Dictators
Aunque los gritos neuróticos y el pogo parecen inherentes a la música punk, realmente no son más que dos llamativas particularidades que, aunque fueron reales y obvias, no fueron la únicas representativas. Así como los Ramones jamás peinaron crestas, también hubo una rama melódica dentro de este estilo, y The Dictators fueron los mejores embajadores. Pertenecientes a la escena protopunk (años previos al gran estallido que todos conocemos) dejaron para la posteridad este tema de su tercer disco «Bloodbrothers» (1978).

 

 

9. ‘Pay to cum’, de Bad Brains
Con unos inicios muy cercanos al reggae y practicantes de la doctrina rastafari, este cuarteto de Washington aterrizó en la escena para decorar el ska de la incendiaria personalidad punk. Tomaron su nombre de la canción ‘Bad brain’ de los Ramones y han dado vida a doce álbumes desde su formación en 1978 hasta hoy. Este “Pay to cum” fue su segundo lanzamiento en formato EP, con ‘Stay to close me’ en la cara B y la homónima como protagonista; tema que, por cierto, fue incluido por Martin Scorsese en su película «After hours».

 

 

10. «Anarchy in the UK», de Sex Pistols
La banda de Johnny Rotten, siempre envuelta en la polémica. Ante el establishment británico por sus letras y actitud provocadora, y ante los puristas del punk por su éxito desmesurado y comercialización del mismo con cierta tendencia a la prefabricación. Sin embargo, lo que es innegable es que fueron padres de esta escena en Reino Unido, no solo con su sonido sino también con su aportación estética, al ser los primeros en hacer del imperdible una insignia punki. Varios sencillos y un solo álbum publicado, «Never mind the bollocks, here’s the Sex Pistols» donde encontramos este ‘Anarchy in the UK’ y su otro himno ‘God save the queen’. No les hizo falta nada más.

 

 

Bonus track: ‘I wanna be your dog’, de The Stooges.  
Este decálogo atiende a las bandas que, en plena explosión subversiva de los 70, hicieron de sus canciones la “Carta Magna” del punk. Sin embargo, nada de esto habría tenido lugar sin la irreverente aportación de The Stooges. Ya en los 60, con su sonido y su actitud en los escenarios y fuera de ellos, sembrarían las semillas de este movimiento, convirtiéndose en el auténtico antecedente y germen de lo que hoy entendemos como punk rock. Por todo ello, no podía faltar en esta lista su ‘I wanna be your dog’.

Artículos relacionados