Cine: “Finders keepers”, de Bryan Carberry y J. Clay Tweel

Autor:

“Hilarante, perturbadora y desoladora al mismo tiempo, la película es una montaña rusa emocional”

finders-keepers-30-10-15

 

 

“Finders keepers”
Bryan Carberry y J. Clay Tweel, 2015.

 

 

Texto: ELISA HERNÁNDEZ.

 

 

Shannon Whisnant compró una barbacoa en la subasta de un depósito cuyo alquiler no había sido pagado desde hacía varios meses. En su interior encontró nada más y nada menos que un pie humano. John Wood perdió a su padre en un accidente de avioneta en el que él mismo era el copiloto. A causa de las heridas sufridas su pierna izquierda tuvo que ser amputada, y, tras una serie de “catastróficas desdichas”, su extremidad terminó en un almacén con el resto de sus posesiones.

“Finders keepers” cuenta la cruenta batalla legal y televisiva establecida por ambos para decidir quién es el verdadero dueño del pie y cuál será el futuro del mismo. Hilarante, perturbadora y desoladora al mismo tiempo, la película es una montaña rusa emocional. Los personajes y situaciones esperpénticos y casi inverosímiles se suceden en pantalla mientras John Wood, el propietario “original” de la pierna, cae en una espiral de adicciones y desamparo económico y familiar, y Shannon Whisnant, su propietario por adquisición, entra en un bucle de fama y ansia de reconocimiento no menos desesperanzador.

Unos medios de comunicación ávidos de noticias curiosas y predispuestos a crear espectáculo de cualquier situación, sumado a la ansiedad generada por una cultura de “quince minutos de fama”, convierten a Shannon en una figura trágica que va cuesta abajo a lo largo del film. Al mismo tiempo, John Wood lucha por recuperar a su familia en la que en el fondo es una clásica historia de redención, rodeada sin embargo de tal extrañeza y curiosidad que “Finders Keepers” resulta finalmente una historia muy especial.

Sin renunciar a lo entretenido del asunto, los cineastas son también capaces de conseguir la empatía de la audiencia por todas las personas involucradas. Y es que a pesar de que lo ocurrido se presta a convertir a todos los participantes (incluidos los familiares y amigos que prestan su opinión y narración al film) en ridículos guiñoles, la película es respetuosa y sabe superar lo anecdótico para acercarse a estas personas, preocuparse por ellas e incluso demostrarles cariño.

Sí, un pie amputado aparece en una barbacoa abandonada. Y, sin embargo, esto es solo el punto de partida de una red de acciones, reacciones, efectos y consecuencias que van mucho más allá de lo superficial. “Finders Keepers” es capaz de hacernos ver que lo que nos podría parecer una ridícula historieta (supuestamente digna de poco más que cinco minutos de atención) fue en realidad la vida de todos los implicados durante mucho tiempo, una inmensa experiencia que trastocó y transformó la existencia de todos ellos. Para bien o para mal.

 

https://www.youtube.com/watch?v=wvR3lE6p1nI

 

 

Anterior crítica de cine: “Black mass: Pacto criminal”, de Scott Cooper.

Artículos relacionados