“A northern soul” (1995), de The Verve

Autor:

OPERACIÓN RESCATE

the-verve-a-nothern-soul-28-07-18-a

“Nació en mitad de una espiral de excesos y un cúmulo de problemas entre los miembros que desembocó en la más precisa autodestrucción constructiva”

 

Estallaron mediáticamente con el célebre “Urban hymns” y aquel ‘Bittersweet simphony’, pero su disco anterior ya era pura dinamita. Sara Morales retrocede hasta 1995 para recuperar el segundo álbum de The Verve, “A northern soul”.

 

the-verve-a-nothern-soul-28-07-18-b

The Verve
A northern soul
HUT / VIRGIN, 1995

 

Texto: SARA MORALES.

 

Ruge, “A northern soul” ruge. No todos, pero algunos discos lo hacen, y este es uno de ellos. La energía se desata a medida que avanza las doce canciones con las que The Verve dejaron plantada a la neo psicodelia de su primer trabajo (“A storm in heaven”, 1993), para centrarse en un rock alternativo pausado, y también violento, con esta segunda entrega dos años después.

Richard Ashcroft —voz y capo de The Verve— y el guitarrista Nick McCabe asistían a sus propios desencuentros personales y estilísticos durante las sesiones de grabación del álbum. Lejos de ensombrecer cualquier resultado, aquello lo elevó a la máxima potencia. Una furia domesticada, aunque solo en su justa medida. Una fiera liberada y astuta que campa a sus anchas por los prolegómenos del indie noventero con dosis de shoegaze, y el suficiente atino espacial como para amplificar un sonido que ya, de forma innata, había nacido bravo.

 

 

Por eso, sumergidos en las aguas de este mar inglés —tan gélido como furioso— nos empapamos de un epicismo ilustrado con ‘History’, uno de los singles que, inspirado en un poema de William Blake llamado ‘London’, aborda asuntos como la soledad, el declive y los temores. Permite zambullirse en un estado lisérgico, pero real, rudo y fuerte con el tema que da nombre al disco y que Ashcroft le dedicó a Noel Gallagher, y también nos calamos hasta lo más profundo de una adrenalina asfixiante, aunque perfecta para respirar, con ‘This is music’. Las guitarras de los de Wigan nunca dispararon con tanta puntería.

 

 

Espiral de excesos

“A northern soul”, producido por Owen Morris y el propio grupo, nació en mitad de una espiral de drogas, alcohol, adicciones, excesos y un cúmulo de problemas personales entre los miembros que, a pesar de lo que se podía prever, desembocó en la más precisa autodestrucción constructiva. La banda todavía recuerda aquellos días de composición y grabación como un período anárquico y loco por el estado en el que se encontraban, pero también feliz y altamente creativo por la sobrecarga de emociones exorcizadas que formaron el esqueleto y la piel de un disco capital en el rock. Un proceso catártico a nivel personal por parte del cuarteto que les llevó a recorrer sus propias sombras, pero con una luz como guía al final de un camino que terminó en unas ventas no muy halagüeñas en su momento, pero sí un reconocimiento mundial con el paso del tiempo.

No caduca la deslumbrante línea de bajo que marca la senda de ‘Life’s an ocean’ a manos de Simon Jones, ni el latido incesante de la batería de Peter Salisbury vistiendo todo el disco, ni el rugido de las cuerdas—metralleta de McCabe, ni por supuesto la imponente voz de Ashcroft. No se agota esa trova conceptual al desorden, al sufrimiento y a los dolores del alma que se esconde tras las letras de estas canciones. “Todo lo que quiero es que alguien llene mi vacío en esta existencia que conozco; entre la vida y la muerte, cuando ya no queda nada más”, se escucha en ‘On your own’.

 

 

A nadie le sorprendió que, tres meses después de la publicación de este álbum, The Verve terminaran separándose para volver unos meses más tarde. Ni que a su vuelta, con tales antecedentes, facturaran algunos de sus discos más superventas. Sin embargo, nunca está de más pararse a devolverles algo de lo que nos dejaron con esta joya llamada “A northern soul”, aunque solo sea porque con ella fueron capaces de encontrar la belleza entre el caos y la entropía para ponerla en nuestras manos.

Anterior entrega de Operación rescate: “Gas” (1996), de Los Enemigos.

 

novedades-junio-18

 

Artículos relacionados