Las Odio: Activismo “femme” que suena a punk yeyé

Autor:

las-odio-07-02-17-a

“Nuestra intención es integrar la perspectiva feminista en las cosas pero haciéndolas, no teniendo una actitud pasiva de quejarse, sino organizándose bien montando una banda, un fanzine, sacando un disco…”

 

Las Odio se formaron hace apenas año y medio, pero ya venían de otras bandas, y con esta han despertado una expectación muy llamativa. Días antes de estrenarse con el debut “Futuras esposas”, Sara Morales se reúne con ellas.

 

Texto: SARA MORALES.
Fotos: SARA CONDADO.

 

Vienen del subterráneo madrileño y, aunque llevan en la música mucho más tiempo del que ellas mismas pueden recordar, irrumpen ahora en esta escena para dejar claros unos cuantos asuntos. Están dispuestas a poner patas arriba la solidez de ciertos clichés, a reinventar el orden y, por encima de todo, retar a la hegemonía masculina en el mundo de la música. Para ello vienen muy bien armadas: un bagaje cultural que las avala, un perfecto dominio del lenguaje, simpatía, actitud y un primer disco llamado “Futuras Esposas” –en la calle el 10 de febrero–producido por Carlangas de Novedades Carminha y trabajado en los Estudios Reno junto a Luca Petricca. Diez temas como diez disparos, directos a la psique y al análisis social.

Paula (voz y teclados) aporta a la banda la ironía hilada fina y la agilidad mental; Ágata (guitarra y voces) la reflexión; Sonsoles (bajo y voces) la constancia, la diplomacia… y Alicia (batería y voces) el sentido común y el humor. Un póker de ases que ha encontrado en la música el canal perfecto para expresar su disconformidad, que no es poca, y hacer estallar por el camino unas cuantas conciencias. Sus letras, entre lo dulce y lo tétrico, nos recuerdan al universo de Baby Horror y otros emblemas electroclash, la dulcificación de sus coros nos acercan a aquellas Nosoträsh de ‘Lloran tus muñecas’ y su sonido pasa del pop sixtie (‘Puede ser divertido’) al punk pop acelerado (‘Vitaminas’) y el noise (‘Mantis religiosa’), para terminar pisando fuerte por aquel mosaico que un día crearon los Cramps.
Así son Las Odio, pura combustión a cuatro voces que nos cae en pleno invierno, pero lista para caldear cada día del 2017.

 

¿De dónde salís y qué habéis hecho para haceros oír?
Paula: Llevamos juntas como Las Odio desde septiembre de 2015 y nuestro primer concierto fue dos meses después, en noviembre.  Ali y yo tocábamos juntas en nuestro grupo anterior, Dúo Divergente, a Ágata la conocíamos de Sisterhood, un colectivo feminista con el que nos dedicábamos a promover la cultura de mujeres underground, y a Sonsoles la conocimos del Matadero, también a raíz de currar en Sisterhood, y éramos muy fans de su grupo anterior, Las Cruces. Era todo como muy afín.

 

Se echaba en falta un grupo de chicas cantándole rápido y claro al mundo, así que bienvenidas. ¿Veíais la necesidad de aportar a esta escena dominada por hombres y boy bands cierto alegato feminista que sonase de forma contundente?
Paula: Totalmente. Teníamos clarísimo qué queríamos hacer y por eso todas nos fuimos sumando a este proyecto a tope. Nos apetecía tener un grupo de música de amigas, que funcionase de forma horizontal y con ganas y fuerza a la hora de transmitir las cosas. Pero hay muchísimos grupos de chicas de este rollo: Caliza, Pelícana, Juana Chicharro, Ruiseñora, Las Potras, Las Jennys de Arroyoculebro… Con nosotras es que se han dado una serie de circunstancias que hacen que tengamos más atención que otros, pero eso no significa que no existan. Quizás signifique más bien que los medios podrían mirar más hacia esos grupos.

 

De hecho abrís vuestro disco con una declaración de intenciones en este sentido, a través de los temas ‘Yo lo vi primero’ y ‘A tu ritmo’. Una crítica simpática, pero feroz, a los medios que marcan lo que tiene que estar de moda y a esos que se creen gurús de la tendencia.
Sonsoles: La crítica es más generalizada todavía. Estamos viviendo en una sociedad patriarcal que no dejar de ser machista, por lo que hay muchos frentes a los que dirigir la crítica. Los medios solo son un frente más como participantes de esta dinámica.

 

Entonces, ¿qué hacemos con los medios que están apoyando a Las Odio con su primer lanzamiento?
Paula: Nosotras estamos súper agradecidas, pero siempre recordando que no somos las únicas.

 

Con vuestras letras repasáis problemáticas como el triunfo de la apariencia, la vorágine individualista en la que andamos inmersos, los problemas de la juventud con la vivienda y el futuro… ¿Abanderáis algún tipo de reivindicación concreta o se trata de poner todas las cartas sobre la mesa?
Paula: Es que es muy difícil quedarse solo con una cuando en realidad tenemos tanta disconformidad con el mundo que nos rodea. Pero es cierto que nuestra principal batalla es el feminismo, es en la que más coincidimos todas, la que más unifica todo.

 

Pero luego vais y tituláis vuestro primer disco “Futuras esposas”, muy del manual de la buena ama de casa y tal… ¿es el cinismo un buen arma para vosotras?
(Risas) Sonsoles: Así es, y más adelante se verá el diseño del disco, que también hace esa lectura irónica del título.
Paula: Pero somos más de la ironía y el sarcasmo que del cinismo, porque no somos descreídas. Creo que hay una diferencia. Somos románticas, porque si fuéramos cínicas no tendríamos un grupo, no estaríamos entusiasmadas con todo esto. Creemos además que sí se puede ir a mejor, que tiene sentido hacer canciones con discurso que abran debate; no somos derrotistas.

 

Por vuestro estilo, actitud y sonido, ¿os está costando haceros un hueco a este lado de la música? En los últimos años ha proliferado el rol de mujer folky, pero no el de mujer punk…
Ágata: A mí me parece que tiene mucho valor que haya mujeres haciendo música en cualquier ámbito, ya sea folk, pop, rock… Pero a lo mejor es más complicado cuando quieres hacer ruido, ser un poco más incómoda o romper con los cánones armónicos más complacientes, más dulces que se nos atribuyen a las mujeres. Quizás los cánones en los que nos movemos nosotras no se asocian tanto a lo femenino y todavía cuesta más que tenga un espacio fuera del underground. Tampoco nos sentimos abanderadas de eso, porque pensamos que hay muchas más tías haciéndolo, pero sí nos gustaría que hubiese todavía más; y si podemos contribuir a extenderlo sería estupendo.
Paula: Estaría muy bien que sirviéramos para abrir brecha y que a partir de nosotras la gente se fijara más en esto y hubiera más oportunidades. No veo tanto ser abanderadas de nada, como de servir un poco de ruptura con esos modelos tan clásicos de mujer en la música.

 

El colofón de “Futuras esposas” se encuentra escondido entre la letra de ‘Indie español’, la canción que cierra el disco. Por si vuestro leitmotiv no nos había quedado claro a lo largo de los nueve temas previos, aquí rematáis.
Paula: Sí, es verdad. Es la que resume un poco todo. También por sonido nos iba mejor ponerla al final, pues la compusimos mientras estábamos grabando el disco. Tiene un rollo diferente y nos parecía que no tenía mucho sentido en medio del tracklist, pero sí al final como coleo, como guinda.
Alicia: Sí, fue como un añadido final pero de otra manera.
Ágata: Es verdad que resume bastante el gran alegato de Las Odio: romper con la hegemonía masculina en la música, introducir otro tipo de identidades, de narrativas… Y en esta canción esta intención está muy clara.

 

 

¿Os sentís cercanas al movimiento Riot grrrl?
Todas: Sí.
Alicia: Fue la idea inicial, nuestra inspiración.
Paula: Dentro de las posibles cosas a las que adscribirse es la que más nos representa.
Ágata: Yo no sé si en el sonido, pero sí en el espíritu. El movimiento Riot Grrrl en realidad no es un sonido concreto, ni tampoco es solo lo que se hizo en Estados Unidos en los noventa. Nosotras lo entendemos como un espíritu, una actitud que queremos integrar en la escena musical en la que todas nos movemos, porque además somos muy melómanas desde muy pequeñas. Nuestra intención es integrar la perspectiva feminista en las cosas pero haciéndolas, no teniendo una actitud pasiva de quejarse, sino organizándose bien montando una banda, un fanzine, sacando un disco…

 

También os aproximáis bastante a ciertos preceptos punk.
Alicia: Como actitud ante la vida, sí.
Sonsoles: Yo diría que no. Para mí el punk significa otro tipo de cosas que según mi punto de vista no tenemos, o no vinimos de esa manera.
Paula: Hombre, si ser punk es estar en Picadilly Circus con una jeringuilla clavada, pues no, no somos punk. Este debate ya lo hemos tenido entre nosotras, porque nos da cosa definirnos a nosotras mismas como un grupo de punk cuando es un tema tan delicado y que cabrea mucho a la gente que se considera muy muy punk. Por lo tanto, yo considero que es mucho más punk seguir diciendo que somos punk para tocar los cojones (risas).

 

las-odio-07-02-17-b

“En Las Odio hay un componente de gozo muy importante, pero también tiene un mensaje activista de base y para todas nosotras es una vocación”

 

¿Estáis decididas a mezclar vuestra música con cierto contenido socio-político y el activismo? No sé si os asusta que se os pueda encasillar demasiado…
Todas: No.
Sonsoles: Tampoco tenemos un discurso político en el sentido estricto. No hay ninguna letra en nuestro disco que aborde alguna cuestión política.
Paula: O por lo menos ese discurso político no está tan armado o tan consensuado como el discurso feminista, porque luego cada una tenemos nuestra visión política o nuestra propia receta.
Ágata: El descontento hacia la situación general del país sí está presente. Pero no creo que los mensajes sociales sea lo único que queremos transmitir, porque también es importante disfrutar, pasarlo bien haciendo música juntas, componiendo, bailando… En Las Odio hay un componente de gozo muy importante, pero también tiene un mensaje activista de base y para todas nosotras es una vocación.

 

No sé si más de uno (masculino, sobre todo) saldrá espantado cuando escuche alguna de vuestras perlas… Pero aunque sois ácidas, no sois hirientes.
Paula: De vez en cuando, espantar a alguien no está de más, ¿sabes? (Risas)
Ágata: Creo que hacemos mucho uso del humor, de la autocrítica… Nuestras letras sí que tienen un mensaje crítico, pero a la vez es reflexivo para con nosotras mismas.

 

Imagino que el papel superficial de la mujer en la moda os irrita; sin embargo, vosotras tenéis un rollito estético al que sacáis partido, que da mucho juego y creo que lo sabéis.
Paula: Yo puedo decirte que me flipa la ropa pero odio la moda.
Sonsoles: Más que odiar el concepto de la moda, que tiene un valor artístico y cultural importante, creo que odiamos cómo funciona la industria porque según está armada tiene muchos agujeros.
Alicia: La moda es una forma de expresión.
Paula: Pero tiene muchísimos agujeros, desde la necesidad de crear tendencias para mantener el consumo, hasta la forma en que se produce la ropa. Estamos muy a favor de la ropa de segunda mano.
Ágata: Estamos en contra de la imposición de los cánones que marca la moda, por supuesto, los modelos de belleza, de género…

 

El tema instrumental del disco, ‘Batman ♥ Robin’, denota que vuestra base es ciertamente oscura con la inclusión a veces de esos órganos tipo ambiente de terror, ¿qué imaginario cinematográfico y literario habita en las mentes de Las Odio?
Sonsoles: Aunque sea un poco típico, tengo que reconocer que en literatura el autor que más me ha removido en los últimos años es Foster Wallace. Y de ensayo, “Testo Yonki” me abrió muchísimo la mente también.
Paula: De cine a mí solo me gustan las cosas que son o muy muy buenas, o muy muy malas (risas). Me flipa el free cinema inglés y Sam Reimi.
Alicia: A mí de cine me gusta mucho el folclore y Haneke.
Ágata: Literariamente a mí me explotó la cabeza con “Teoría King Kong”, que de hecho fue mi paso decisivo hacia el feminismo. Lo terminé y dije: “Vale, sí, ok, estoy dentro”.

 

Vuestro sonido se acerca al sixtie, no sois pop pero lo practicáis, y tampoco tenéis claro ser punk pero también sonáis a ello. ¿Cuáles son vuestras bandas de referencia?
Sonsoles: Cuando estábamos trabajando la producción del disco junto a Carlangas escuchamos bastante a Chain and the Gang.
Entre todas: The Make Up, Au Pairs, La luz, Vivian Girls…
Paula: Cada una tenemos nuestros gustos y somos muy diferentes. Tenemos influencias súper divergentes entre nosotras, pero juntas extrañamente funcionan.

Artículos relacionados