Discos: “Caustic love”, de Paolo Nutini

Autor:

“Tiene talento, pero quizá su mejor arma es una voz que parece envejecer más rápido que él, ganando un poso extra que suena verdadero”

paolo-nutini-caustic-love-09-07-14

Paolo Nutini
“Caustic love”
WARNER

 

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

 

Paolo Nutini siempre ha estado en lucha, la portada de “Caustic love” plantea un grito tribal de liberación, algo que encaja bastante con lo que ha sido la hasta ahora corta carrera del músico. Ha tenido que luchar por demostrar a la industria que no era un rostro bonio, sino un tipo que escribía su propia música y que dirigía su carrera. De cara al público, su duelo ha sido el mismo, contar pasos, darse la vuelta y disparar para dejar claro que su nombre era el de un caballero que se tomaba muy en serio su trabajo, su negocio y sus canciones. Pero lo cierto es que eso ha terminado, ya se sabe que Nutini no es un ídolo pop, ya se sabe que no va a tomar el camino fácil. Ahora vamos a escuchar lo que tiene que proponer.

“Caustic love” es un disco de trazos funk, soul, muy negro. De hecho, canciones como ‘One day’o el single ‘Scream (Funk my life up)’ deberían colocarle en los hogares de chavales de ciudad, chicas enamoradas y amas de casa por igual. Obviamente, Nutini tiene talento, pero quizá su mejor arma es una voz que parece envejecer más rápido que él, ganando un poso extra que suena verdadero, y eso es lo más importante. Uno se imagina “Caustic love” habiendo sido grabado en los sesenta por Motown o Stax. Por concepto, por exquisita producción, por la manera en la que desprende sensualidad urbana. Ahí está ‘Numpty’, con unos vientos deliciosos y una pausada manera de cantar que acaba siendo un groove en sí misma. No es un álbum tan “uptempo” como ‘Scream (Funk my life up)’ avanzó, aquí el medio tiempo domina, pero con variedad, como los iniciales mimbres acústicos de ‘Better man’, enseguida poseída por el grueso bajo que articula todo el disco y que en el epílogo de ‘Someone like you’ se reparte el protagonismo con la voz y unos coros espirituales hermosos.

Lo tienes fácil, “Caustic love” es perfecto para que se lo regales a tu chica, a tu padre, a tu madre y a tu abuela. Y claro, también para ti.

Anterior crítica de discos: “Brass tacks”, de NRBQ.

Artículos relacionados