Discos: “The imagined savior is far easier to paint”, de Ambrose Akinmusire

Autor:

“El jovencísimo trompetista californiano reevalúa las dimensiones de ese espacio-tiempo en el que parecía estar confinado un instrumento como la trompeta”

ambrose-akinmusire-10-07-14

Ambrose Akinmusire
“The imagined savior is far easier to paint”
BLUE NOTE/UNIVERSAL

 

 

Texto: GERNOT DUDDA.

 

 

Es extraordinaria la capacidad de expansión que tienen algunos creadores de jazz en pos de nuevos espacios ganados al vacío. Este segundo trabajo para Blue Note del jovencísimo trompetista californiano Ambrose Akinmusire reevalúa las dimensiones de ese espacio-tiempo en el que parecía estar confinado un instrumento como la trompeta. Y rebelándose a ese dictado, Akinmusire alcanza a dar con nuevos parajes que equivalen a nuevas sensaciones. Algunos difíciles, está claro (no es música para grandes públicos), pero también hay otros de plácida y confortable navegación, para lo que cuenta con la maternal voz de Becca Stevens en ‘Our basement (ed)’ o de la extraordinaria guitarra de Charles Altura, que se sale con el solo que hace en ‘Vartha’, posiblemente el mejor tema del álbum. Son las más sonadas incorporaciones a su cuarteto original, entre las que también figuran los vocalistas Theo Bleckmann y Cold Speaks.

Luego el contenido mantiene difíciles equilibrios entre dos polos. Mientras que piezas como ‘Bubbles’ y ‘As we fight’ serían otros logrados números melódicos, en el otro extremo de la balanza tendremos que citar ‘Marie Christie’, ‘J.E. Nilmah (Ecclesiastes 6:10)’ o la larga ‘Richard (conduit)’, que cierra el disco y cuyos 16 minutos largos y su tortuosa y complicada condición no la convierten ni mucho menos en primer plato de elección. Pero esto es algo que no debe importarle a quien ha llegado tan lejos. Esta bipolaridad entre temas asequibles y complicados reemplaza con gusto aquella otra vieja y clásica bipolaridad entre piezas “uptempo” y baladas. Otra muestra de ingenio.

Y además, Akinmusire reivindica un rol preeminente como compositor por encima de todo, aparcando por un momento la trompeta en piezas como ‘Inflatedbyspinning’ (solo conducida por un cuarteto de cuerda) y ‘Rollcall for those absent’, en la que una voz infantil recita uno a uno los nombres propios de menores asesinados con arma de fuego en EE.UU. mientras Akinmusire acompaña tenuemente al teclado.

Anterior crítica de discos: “Caustic love”, de Paolo Nutini.

Artículos relacionados