Sidecars: Desnudo acústico en “Contra las cuerdas”

Autor:

sidecars-29-03-16-a

 “No creemos que hayamos llegado al punto de poder permitirnos hacer un disco en directo como tal. Nos hace falta carrera, nos hacen falta discos”

 

Sidecars se han desmarcado con una versión acústica de su repertorio en su último disco, “Contra las cuerdas”. Un trabajo grabado en directo con las colaboraciones de M Clan, Leiva, Dani Martín e Iván Ferreiro. Arancha Moreno habla con ellos.

 

 

Texto: ARANCHA MORENO.
Fotos: JUAN PÉREZ-FAJARDO.

 

 

Con diez años de carrera como banda, cualquiera hubiera esperado de Sidecars un nuevo disco de estudio antes que un trabajo como “Contra las cuerdas”. Pero Juancho, Ruly y Gerbass estaban cansados de la rutina viral que supone hacer lo que toca: disco, promoción, gira. Por eso se plantearon llevar su repertorio a un nuevo paraje, explorar las otras vidas que tenían sus canciones más allá de las altas revoluciones del directo. Así han confeccionado su particular “Unplugged”, un disco desenchufado en el que han trabajado largos meses antes de registrarlo en vivo al productor Nigel Walker. En este viaje les han acompañado Matías Sorokin (guitarras, pedal steel y mandolina), Mauro Mietta (piano y órgano), Ramiro Nieto (percusión) y Martín Laude (guitarra eléctrica), y varios invitados de excepción: M Clan, Iván Ferreiro, César Pop, Dani Martín y Leiva. Una grabación que conciben como un punto de inflexión que marcará el camino en futuros discos. Satisfechos de esquivar la comodidad de repetir fórmulas, ahora desean saltar a la carretera para defenderlo en directo. Antes de hacerlo, el trío nos recibe en uno de los despachos de las oficinas centrales de Warner.

En “Contra las cuerdas” hay sonoridades que no habíais trabajado antes, hay un nuevo sonido Sidecars, más cálido, más reposado. ¿A qué se debe?
Juancho: La verdad es que escuchamos mucha música así, mucha música americana: Lucinda Williams, Ryan Adams… Íbamos a hacer un disco de estudio, era el momento, y alguien dijo: ¿Y si hacemos otra cosa? ¿Por qué no reinventamos las canciones, nos damos un regalo, bajamos las revoluciones, aprendemos todos un poco y enseñamos a la gente que son buenas canciones? Que una buena canción se mantiene quitándole la distorsión, vistiéndola un poquito menos. Hicimos ese ejercicio y hemos aprendido musicalmente. Hemos conseguido hacer el disco que nos gusta escuchar a nosotros.

¿Teníais una idea vosotros, y otra idea vuestro productor, Nigel Walker, o confluían?
Gerbass: No, fue una puesta en común. Como nos entendemos bien, nos basamos en llevar todo a la esencia, bajarlo de revoluciones, que se mantuviesen de una manera reposada los temas por su propio peso como canción.
Juancho: Tanto Nigel como nosotros teníamos vagas ideas, pero hablábamos de discos y nos mandábamos mensajes todo el rato para escuchar cosas. Lo que sabíamos seguro es que hasta que no nos juntáramos a tocar la primera canción no íbamos a saber exactamente hacia donde íbamos. Podemos ponernos a imaginar, pero son las canciones las que nos van a llevar a un lugar. Nigel estaba desesperado, decía que estaba harto de hablar, quería empezar a escuchar y ver lo que iba a suceder (sonríen).
Gerbass: Fuimos construyendo y aportando, Nigel más, como profesor de todo esto. Él nos decía que empezásemos a tocar el tema, y a partir de ahí íbamos aportando todos.

Habéis llevado las canciones al extremo: las habéis desnudado del todo para volver a vestirlas. ¿Os habéis sorprendido al hacerlo? Tal vez hayáis descubierto cosas que no sabíais de los temas.
Juancho:
Sí, el ejercicio que hicimos fue sumar músicos de forma progresiva. Empezamos los ensayos con dos guitarras acústicas y dos voces. Una vez teníamos cuatro o cinco canciones perfectas, empezamos a sumar bajo, batería, percusión y teclados. Así conseguimos llegar a lo más profundo de cada canción, y darnos cuenta de que tienen muchas posibilidades. Una canción buena es aquella que aguanta muchas maneras, muchos tempos, y que no necesita de muchos medios para tener que sonar.

 

sidecars-29-03-16-b

“Muchos de los grupos extranjeros que nos gustan juegan, aquí hay muchas fronteras invisibles”

 

Parece casi un examen propio. Quizá al hacerlo hayáis descubierto cosas de vuestra forma de trabajar, de qué os gusta hablar, cómo lo hacéis… ¿Ha hecho que os descubráis de otra forma como músicos?
Ruly:
Aparte de descubrir que podemos tocar de una manera muy diferente, hemos aprendido a tocar de manera muy distinta. Esto nos da la posibilidad de hacer lo que nos de la gana con el repertorio, hasta cierto punto. Son canciones que originalmente no tienen nada que ver con estas versiones, pero eso no quiere decir que no se puedan tocar así en los eléctricos. Nos va a permitir hacer encaje de bolillos a la hora de organizar repertorios, hacer sets diferentes, sin tener que estar únicamente subidos al escenario con la distorsión al once, como dicen en “Spinal Tap”. También nos conocemos mucho, nosotros tres tenemos una rutina de trabajar que a lo mejor con otras personas no funcionaban, y también tienes que adaptarte a trabajar con otra gente. Ha sido un proceso de aprendizaje que nos ha permitido crecer mucho como músicos, sobre todo como banda.


Vamos con la autocrítica: al bucear en vuestro repertorio, ¿qué os habéis encontrado que no funcionaba, y que habéis tenido que desechar?
Gerbass: Ha sido al contrario. Teníamos miedo de que a algún tema le pasara esto que estás diciendo, montamos temas de más pensando que íbamos a sacar menos temas. Al ver que al transformarlos todos sonaban como queríamos, y habían encontrado un nexo común de sonoridad, sonaban todos bien, al final se han quedado los quince.

 

Llama la atención este enfoque acústico, porque podríais haberos decantado por grabar uno de vuestros conciertos en directo, aprovechando la energía del rock and roll. No sé si llegasteis a plantearos hacerlo de esa manera.
Juancho:
No queríamos hacer un concierto en directo, sino un disco en directo. Queríamos grabar un disco con la tranquilidad de que si algo sale mal se repite, de poder darle dos vueltas a los temas si queríamos… Sumamos gente para tener el aliciente de la tensión que se crea en los conciertos, pero esa gente sabía que venía a grabar un disco, que no podía hacer mucho ruido, esas normas. La intención era hacer una cosa especial. No creemos que hayamos llegado al punto de poder permitirnos hacer un disco en directo como tal, eso más adelante, nos hace falta carrera, nos hacen falta discos. Esto era otro ejercicio, darle una segunda oportunidad a las canciones.

 

Ahí veo un punto de humildad.
Juancho:
No nos lo hemos ganado todavía.
Gerbass: Queríamos ofrecer algo nuevo. Si lo que haces es mostrar un disco en directo en el cuarto disco… poco te queda por hacer. Somos un grupo con los pies en la tierra, dar ese paso sería saltar muchos entre medias.
Juancho: Y nos gusta jugar. Muchos de los grupos extranjeros que nos gustan juegan, aquí hay muchas fronteras invisibles. Ryan Adams ha sacado el disco entero de versiones de Taylor Swift, y nadie le ha criticado. Tú imagínate que –salvando las distancias– alguien sacase aquí un disco entero de David Bisbal, le fundirían, no le entenderían. Allí los músicos juegan, se divierten y disfrutan con su oficio. Aquí entras en una rutina de disco, promo y gira que a veces mola romper. Teníamos repertorio para entrar en el estudio pero dijimos: “Bah, vamos a disfrutar, salgámonos de la norma”.

 

sidecars-29-03-16-c

 

Hablas de las fronteras invisibles en la música española. ¿Crees que necesitamos más libertad?
Juancho:
Se necesitan menos prejuicios. Aquí estamos limitados.
Gerbass:
La gente cierra su criterio en su forma de ser y su estilo de vida.
Juancho:
Y no solo la gente, los propios grupos, los medios y muchos festivales. Unos son talibanes de un lado y otros de otro. El año pasado estuvimos en el Lollapalooza, y vi que no hay paranoias: toca Molotov y después una especie de Björk inglesa, medio moderna, con ruidos, después un grupo de rock, luego Robert Plant… Hay cabida para quien quiera. Aquí hay mucha paranoia con los estilos. Nosotros llevamos tiempo luchando para tirar esas barreras, nos gusta tocar en un festival indie y en un evento de una radio, hacemos música para que llegue al mayor número de personas posibles. Estamos hartos de las fronteras.
Ruly:
A nosotros nos afecta un poco más porque estamos en medio de una frontera: no estamos en el límite del pop ni en el del rock, estamos en tierra de nadie. Que los festivales sean tan cerrados supone que no haya sitio para ubicarnos. Hay algunos que se van abriendo poco a poco, como el Arenal, el Sonorama, en el que han metido a Quique (González) y nos han metido a nosotros… El futuro es ir abriéndolo poco a poco.

 

Además del propio planteamiento del disco, hay algo que le aporta un punto especial, y son las colaboraciones escogidas. La de Dani Martín creo que nace de forma natural, tras acompañarle en muchos conciertos. ¿Por qué está en este disco, y qué puntos en común tenéis con él?
Juancho: Principalmente amistad y respeto. Nos hemos encontrado y cruzado a lo largo de los años y nos hemos hecho amigos. Él nos ha ayudado muchísimo, ha mostrado una admiración por Sidecars y lo ha dicho en sus redes de forma altruista, le estamos muy agradecidos. Nos llamó para que fuéramos los teloneros de sus dos conciertos el año pasado. De manera natural le preguntamos si le apetecía, y dijo que por supuesto, nos dijo que quería cantar una canción (‘Todos mis males’), le dijimos que claro. Lo cantó precioso y nos dio una lección a todos de tablas y de saber estar.

 

En el disco colabora Leiva, que desde el principio ha sido un apoyo fundamental para vosotros como productor, pero siempre se ha mantenido muy en la sombra. Una postura muy acertada, porque en los comienzos eso podría haberos eclipsado de alguna forma, pero habéis gestionado muy bien vuestro vínculo.
Juancho: Nosotros siempre hemos trabajado con Leiva, pero no le hemos pedido de más, ni que haga movimientos, ni que cante en los discos. Nos ha ayudado como amigo y productor, pero nunca lo hemos querido utilizar, sino todo lo contrario. Ya se ha encargado el mundo de airearlo todo lo que nosotros quizá no habríamos querido.


También invitásteis a M Clan, comentando que son una banda referente para vosotros. De hecho, su “Sin enchufe” tiene un aire parecido a vuestro “Contra las cuerdas”.
Juancho: Claro, este es el mítico “Unplugged”, en España el más importante ha sido “Sin enchufe”. Es un disco que hemos escuchado muchísimo, nos gusta mucho. Llamar a M Clan era darnos el lujo de invitar a uno de nuestros referentes más grandes. Escuchar la canción cantada por Carlos y Ricardo fue realmente emocionante.

 

 

 

 

Otro de los momentos más emocionantes fue cuando Iván Ferreiro cantó con vosotros ‘Los amantes’, se desató una energía especial. En la grabación lo percibí así. ¿Lo vivisteis con la misma intensidad?
Juancho:
Absolutamente.
Ruly: Todas las colaboraciones fueron la leche, pero estábamos muy tensos, y en ese momento quitamos la bisagra de la tensión y empezamos a disfrutar.
Juancho: Me alegra mucho de que se perciba. Ocurrió algo, ese cabrón tiene un carisma impresionante.

 

Es un buen ladrón de canciones…
Juancho: Es abrir la boca y es suya.


Eso puede ser un peligro a la hora de invitar a compañeros con mucha personalidad. ¿Hay que trabajar mucho para que la canción siga siendo vuestra?

Gerbass: No, si se la quieren llevar, que se la lleven. Es algo que vamos a hacer conjuntamente, siempre va a quedar la original que es la nuestra, y una nueva versión. De hecho, creo que es importante que se la lleven un poco, sino quizá quedaría uno poco impersonal, de esta manera compartimos la canción. Es algo suyo y algo nuestro.
Juancho: No fue el típico rollo de: “Toma la letra, esta es tu parte”. En todos los casos nos sentamos con la acústica a cantar y encontramos el punto en el que se lo llevaban más a su terreno.

 

 

 

 

Algunas de las canciones han tomado una nueva vida muy interesante, como la versión de ‘Chavales de instituto’ a piano, tiene mucho swing.
Juancho: Sí, no podía faltar un poco de rocanrol, boogie, forma parte de nuestras raíces, queríamos encontrar la canción con la que pudiésemos hacerlo. Teníamos en mente hacer algun rocanrol… esta canción nació así. Cuando la escribimos era un rocanrol y cuando la grabamos tomó otro color. Fue una vuelta a las raíces, y contábamos con las manos de Mauro (Mietta) y su giro de cabeza de lado, ¡era imposible no aprovecharlo!


Entre los temas inéditos que se cuelan en este disco está ‘La tormenta’, que podría ser el puente perfecto hacia el próximo disco de Sidecars. ¿La idea va por ahí?
Juancho: Sí, está escrita en este momento, la hemos montado directamente en acústico, eso nos ha permitido movernos por otros caminos. Creo que es totalmente Sidecars. Aunque el próximo disco va a seguir el camino del disco anterior, “Fuego cruzado”, creo que esa canción es muy indicativa de en qué momento está Sidecars ahora mismo.

 

En nuestra última charla, Juancho me contaba que este disco era un punto de inflexión en vuestra carrera. ¿En qué sentido?
Juancho:
Por muchas cosas. Son diez años de carrera que culminan con un regalo, hemos visto que el mundo que nos rodea mucho más grande de la que hemos tenido nunca. Nos ha hecho darnos cuenta de que este disco tiene pinta de que va a ser importante para nosotros. No digo que vaya a explotar el grupo, pero nos ha dado un clic de aprendizaje, y que la gente lo ha percibido.
Gerbass: Y un reenganche para el público que ha llegado en “Fuego cruzado”. Es una manera de ofrecerles el pasado, el presente y el futuro en este disco.

 

¿Y el siguiente disco?
Ruly:
Ya está hecho (ríen).
Juancho: Desde que grabamos este hasta ahora ha seguido creciendo el repertorio. Queremos ser prudentes y dejar respirar este disco, pero estamos un poco inquietos por grabar lo nuevo. No creo que pase mucho tiempo hasta que nos metamos a grabar. Si este disco creciera y fuese bien, probablemente nos meteríamos en otra gira después de verano, que a priori no está en nuestros planes, y eso alargaría el proceso, pero estamos como locos por entrar a grabar lo nuevo. No dejan de ser las mismas canciones de siempre, tenemos ganas de renovar.

 

Tenéis programadas cuatro actuaciones: Valencia (16 de abril, Teatro Flumen), Barcelona (22 de abril, Luz de Gas), Madrid (24 de abril) y Valladolid (5 de mayo, Teatro Zorrilla). ¿Son vuestros únicos planes de directo?
Ruly: Vamos a hacer cuatro fechas con el formato con el que grabamos el disco. Serán cuatro ciudades porque es una infraestructura demasiado grande para permitirnos hacer veinte fechas.
Gerbass: Queremos cuidar mucho estos directos, vamos a llevar también luces, vamos un equipo muy amplio.
Juancho: Habrá invitados, pero no necesariamente los mismos del disco.

 

De hecho, habéis comentado que hay varios invitados que se quedaron fuera en la grabación, así que vais a ajustar cuentas…
Juancho:
Sin duda. El problema es que todo el mundo está en marcha, eso es lo bueno, que así siga, pero no va a ser fácil coincidir con los que están en el disco. Habrá invitados de los que se han quedado atrás. Quique nos ha dado mucha rabia que se haya quedado fuera, no le llamamos porque ya era demasiada gente, pero por supuesto le ofreceremos alguna fecha. También queríamos que Chino de Supersubmarina estuviera en el disco, pero no pudo porque tenía un concierto en Londres. Vamos a intentar quitarnos todas las espinas que se nos han quedado.

 

Artículos relacionados