Robe Iniesta: “Bienvenidos al temporal”, la película

Autor:

robe-iniesta-25-10-18-a

Esta aventura cinematográfica es un fiel reflejo de la nueva etapa artística de Robe, de sus conciertos y de sus canciones”

 

El jueves 25 se estrena en cines la película de la última gira de Robe Iniesta, “Bienvenidos al temporal”. Horas antes, África Egido asistió al preestreno de la cinta.

 

Texto: ÁFRICA EGIDO.

 

En esta época de realities, influencers, instagramers y ese extenso repertorio de conceptos que envuelven peligrosamente la música, Robe Iniesta sigue transitando con serenidad por una senda bien distinta.

El extremeño solo es noticia cuando tiene algo musical que ofrecer. Y lo muestra sin envoltorios. Como si la misma crudeza y desnudez que destila en sus canciones se extendiese a todo cuanto rodea su carrera. Parece que su método funciona. Porque Robe ha vuelto a ser noticia por la publicación de “Bienvenidos al temporal”, una película con extractos de los conciertos que ofreció durante su gira de 2017 en tres enclaves: el WiZink Center de Madrid, el Palau de la Música de Barcelona y el Teatro Romano de Mérida.

Este miércoles fueron los céntricos Cines Callao los encargados de acoger la tormenta musical y cinematográfica de Iniesta. Cerca de las ocho de la tarde, el patio de butacas se colmó de prensa, amigos y una curiosa mezcla de músicos que demostraron (una vez más) cómo la música de Robe aglutina a artistas tan dispares como Leiva, Carlos Chaouen, los miembros de Sôber, Tonino Carotone, Luter o el ex concursante de OT, Alfred García, que viajaba a Madrid para conocer a uno de sus ídolos.

Pero lo interesante estaba en la pantalla, como insinuó la fugaz presencia del vocalista y su banda sobre las tablas: solo un minuto para agradecer la labor del director (Diego Latorre) y desear un buen rato a los asistentes. A partir de entonces, solo se escuchó música.

 

robe-iniesta-25-10-18-b

 

La película

Durante las dos horas de metraje de “Bienvenidos al temporal”, se suceden, de escenario en escenario, canciones extraídas de sus dos álbumes en solitario “Lo que aletea en nuestras cabezas” y “Destrozares, canciones para el final de los tiempos”, además de un guiño a su “Material defectuoso”, penúltimo álbum de Extremoduro. Rodeados de una escasa escenografía y una luz constantemente fría, acompañan a Robe en los conciertos Carlitos Pérez (violín), David Lerman (clarinete, saxo y bajo), Alber Fuentes (batería), Lorenzo González (voz y bajo) y Álvaro Rodríguez Barroso (teclados).

 

 

Esta aventura cinematográfica es un fiel reflejo de la nueva etapa artística de Robe, de sus conciertos y de sus canciones. Queda lejos de la invitación musical al “pogo”, a los saltos y al grito desbocado del público que envolvían sus shows antaño. En esta película, Robe apenas recita un poema, lanza un proverbio y reitera alguna llamada a la serenidad, empeñado en que el público entre en silenciosa comunión con el concierto. Y regala, eso sí, una buena colección de sonrisas al despedir el último acorde de cada canción. Lo demás es música, música y, para acabar, música.

Desde sus inicios, el exlíder de Extremoduro se ha esforzado en preservar la pureza de sus canciones. Sin declaraciones, sin adornos, sin explicaciones. Ahora concede entrevistas, sí, pero sigue obcecado en hacer que la música sea lo único relevante.

En tiempos de fugacidad, de copias piratas y móviles, su envite cinematográfico es arriesgado y no parece que con él vaya a llenarse los bolsillos. Pero esa apuesta por la pureza y la autenticidad en su carrera, guste o no, siempre es reconfortante.

novedades-septiembre-18

Artículos relacionados