Productores musicales: Nigel Walker

Autor:

nigel-walker-06-10

“George Martin quería editar el tema ‘A hard day’s night’ y tenía dos versiones. Cuando terminamos la edición, me sobraban trozos de cinta y los tiré a la basura. Al día siguiente, George quería repetir uno de mis temas editados, pero le expliqué que ya no tenía las partes descartadas. Estuvimos siete horas sacando cintas de la basura”

 

El afán del músico Javier de Torres por conocer mejor a los productores españoles –o afincados en España– impulsa esta nueva sección que arranca con el británico Nigel Walker. Su trayectoria empezó en los 70, como ingeniero de Pink Floyd, Paul McCartney, Aerosmith, Bryan Ferry, Mick Jagger, Jeff Beck, Billy Idol y Generation X, Elton John o Dire Straits, entre otros. A finales de los 80, ya como productor, acude a España para trabajar en los proyectos de Nacha Pop y Hombres G, y pocos años después se instala en nuestro país para continuar con su carrera. Desde entonces ha trabajado con varios de los grupos superventas del pop español, como Pereza, El Canto del Loco o La Oreja de Van Gogh. Walker es el primero en enfrentarse a nuestro cuestionario.

 

Texto: JAVIER DE TORRES/ARANCHA MORENO.

 

¿Cómo definirías la labor de un productor?
Es difícil definir qué es un productor. Si una canción es como una tarta de cien ingredientes, pones primero la música, la letra, los músicos, el estudio, el técnico, los arreglos, etc, y el productor tiene que poner lo que queda para llegar hasta cien. A veces mucho, y otras veces menos. Lo ideal es terminar con cien siempre.

 

¿Por qué discos te conocemos?
Con El Canto del Loco he producido “A contracorriente”, “Estados de ánimo”, “Zapatillas” y “Personas”. A Pereza, “Animales”, “Barcelona” y “Aproximaciones”. La Oreja de Van Gogh: “El viaje de Copperpot”, “Lo que te conté mientras te hacías la dormida”, “Guapa” y “A las cinco en el Astoria”. También he trabajado con Antonio Vega, Dire Straits, Los Rodríguez, Sidecars, Rubén Pozo, O’ Funk’illo, Los Secretos, Luz Casal, Gary Moore, David Summers, Hombres G, Coti…

 

¿Dónde empieza normalmente tu trabajo con un artista: en el local de ensayo, en el estudio…?
Siempre en el local antes que en el estudio. Primero escucho los temas que el artista quiere grabar, y si me gustan, busco cuatro horas con él en un local para ver cómo son, y si funciona la combinación de grabar juntos.

 

¿Intervienes en la estructura de las canciones?
Sí, casi todos los artistas aceptan cualquier idea del productor si los cambios mejoran sus temas, pero hay otros que no.

 

¿Cuáles son tus estudios de grabación preferidos y con qué ingenieros sueles trabajar?
El estudio Montepríncipe, con el técnico Boris Alarcón, el Audiomatic At Drax con José María Rosillo y 360 Global Media (antiguos estudios CATA) con Santi Quizhpe.

 

¿Prefieres trabajar en un proyecto desde cero, con las canciones desnudas, o te sientes más cómodo trabajando con grupos o artistas que llegan a ti con un sonido definido?
Depende del artista. Normalmente con los nuevos es mejor empezar de cero, pero con artistas con ego y sonido más completo es mejor empezar en el momento que ellos no pueden avanzar sin ayuda.

 

¿Tienes músicos habituales o de cabecera a los que habitualmente recurres cuando tienes la posibilidad de hacerlo? Si es así, ¿quiénes son?
Trabajo mucho con bandas, y yo toco guitarras, bajos, teclados y percusión, así que no uso muchos músicos.

 

¿Puedes destacar alguna producción en la que hayas disfrutado especialmente?
En el primer disco de O’Funk’illo. Ellos lo tenían todo preparado, solo faltaba la grabación y un productor que les ayudase. Entré sin saber mucho de ellos, pero las maquetas sonaban increíbles y cuando EMI me ofreció el proyecto dije directamente que sí. Trabajamos sin presupuesto, a veces sin micros, en el estudio a veces nos quitaban los nuestros para otras grabaciones sin avisar, sin ayuda realmente del 98% de EMI España… Pero disfruté mucho de ellos y de su música, y como decimos los ingleses: “When the going gets tough… the tough get going” (algo así como “Cuando el camino se torna difícil, los duros avanzan”).

 

¿Cuándo das por terminado un disco?
Realmente un disco está terminado cuando me da el “sí” la discográfica, o cuando no sé cómo puedo mejorarlo.

 

¿Cuál es la mejor lección que has aprendido en un estudio?
Fue en los Air Studios de Londres, en 1979, mezclando “The Beatles at the Hollywood Bowl”. El productor y mi jefe, George Martin, quería editar el tema ‘A hard day’s night’ y tenía dos versiones. Cuando terminamos la edición, me sobraban trozos de cinta y los tiré a la basura. Al día siguiente, George quería repetir uno de mis temas editados, pero le expliqué que ya no tenía las partes descartadas. Estuvimos siete horas sacando cintas de la basura, limpiándolas y escuchándolas, volví a editarlo y todo pareció quedar bien. Desde entonces siempre guardo todo, nunca sabes cuándo vas a necesitar algo. Nunca borro ninguna toma de voz, nunca.

 

A nivel nacional o internacional, ¿qué tres producciones han supuesto un referente para ti?
“Revolver” de The Beatles, “Continuum” de John Mayer y “Hunky dory” de David Bowie.

 

Tres artistas españoles a los que te gustaría producir. Solo tres.
Quique González, Lucía Scansetti y Vetusta Morla.

Artículos relacionados