Los Hermanos Dalton: Los latidos de siempre

Autor:

hermanos-dalton-25-12-09

“Mucha gente piensa que el directo fue un álbum de despedida, pero seguimos tocando varios años, hasta que la cosa se fue desvaneciendo poco a poco. Las actuaciones fueron cada vez menos frecuentes, y a partir del 2005 solo hemos hecho un par de conciertos en homenajes o actos concretos”

La banda gaditana, que vivió su gran momento en la década de los noventa, publica “Esperando una señal”, un disco grabado originalmente en el año 2002, pero que permanecía inédito desde entonces.


Texto: EDUARDO GUILLOT.


Salieron de San Fernando (Cádiz) arrollando todo lo que se ponía en su camino. En la década de los noventa, power pop en castellano era sinónimo de Los Hermanos Dalton, trío fraternal (Josema, Jesús y Carlos Gómez Oneto) que con discos como “Ya están aquí” (1992), “Nada suena igual” (1994) o “Vitamina D” (1996) inyectaron guitarreos efervescentes y entusiasmo juvenil a toda una generación. Con el cambio de siglo, el directo “Una noche más” dio carpetazo a su carrera, o al menos eso es lo que decía hasta ahora la historia oficial, porque las cosas no son tan sencillas, tal como atestigua el recién aparecido “Esperando una señal”. “Es un disco en el que empezamos a trabajar incluso antes de que saliera el directo”, asegura Josema. “Cuando grabamos las primeras maquetas, nos llamaron desde DRO, nuestro sello, diciéndonos que estaban muy ilusionados con el proyecto y que enviáramos más canciones. Pero el tiempo fue pasando, y no veían el momento de sacarlo, ya que la primera temporada de ‘Operación Triunfo’ arrasaba por entonces en las radios y las tiendas”.

Pero el tiempo iba pasando y la situación no cambiaba. “Cuando habíamos presentado casi veinticinco canciones, pensamos que había de sobra para grabar el disco. Así que después de recibir varias negativas, decidimos romper el contrato con ellos. Habíamos sido un grupo mimado por la compañía, pero por entonces habían despedido a parte del equipo. Había cambiado tanto, que cuando llegábamos a las oficinas no conocíamos a casi nadie. No se trabajaba igual que antes y no estábamos a gusto. No sacaron el disco y nos fuimos”.

Ese disco se edita finalmente ahora, demostrando, una vez más, la miopía de los ejecutivos discográficos, que condenó al grupo a un periodo de silencio en el que se llegó a rumorear que se habían disuelto. “Mucha gente piensa que el directo fue un álbum de despedida, pero seguimos tocando varios años, hasta que la cosa se fue desvaneciendo poco a poco. Las actuaciones fueron cada vez menos frecuentes, y a partir del 2005 solo hemos hecho un par de conciertos en homenajes o actos concretos”. Pero, ojo, eso no quiere decir que hayan estado parados. “Nos hemos dedicado a nuestras vidas familiares y a nuestros trabajos. Yo sigo con mi estudio de grabación. En algún momento hemos hecho música por encargo para algún programa de televisión, alguna serie o algún artista, pero sin obtener ningún éxito rotundo. Y también tenemos bocetos para nuevas canciones, pero todavía sin forma definida”.

Una de las novedades de “Esperando una señal” es que presenta oficialmente en disco a Los Hermanos Dalton como quinteto, aunque la formación ya había girado en 2001. “Desde el principio, le habíamos dado toda la prioridad al directo, y lo que más nos preocupaba era que las canciones sonaran potentes y vivas, pero sólo con los tres hermanos”, explica Josema. “En este disco, en cambio, nuestra preocupación era que sonaran como las teníamos en la cabeza, y eso suponía introducir nuevos instrumentos y efectos que fueron tomando protagonismo. Tanto, que decidimos aumentar la familia para que las canciones sonaran en el escenario igual que en el disco”. Esas novedades se notan en la canción que da título al álbum, que tiene un teclado y un ritmo con aires disco. “Si hubiera salido en su momento, hubiera estado bien, porque aunque no fuera innovador, resultaba original. Ahora, ha pasado tanto tiempo que se va a quedar en mera anécdota. De hecho, el tipo de música y los arreglos que haríamos actualmente irían por otros caminos”. Lo que no cambia es la fidelidad a sus referentes habituales, como demuestra el guiño a ‘The Guns of Brixton’ (The Clash) que incluye el tema ‘Qué hice mal’. “Nuestras raíces siempre están presentes en nuestros corazones, pero seguimos escuchando música, nos da miedo quedarnos atrás. En estos años hemos conocido a muchos grupos que nos han tocado la fibra, como MGMT, Super Furry Animals, Ok Go, Glasvegas, Fountains of Waine, Weezer, Phoenix… Hay que tener en cuenta que empezamos a trabajar en este disco hace ya diez años”.

Así pues, el presente de Los Hermanos Dalton es, en esencia, su pasado, las canciones que incluye un disco que, sobra decirlo, han tenido que autoeditarse. “Tuvimos ofertas de varias compañías, e incluso llegamos a firmar un contrato, pero el proyecto nunca llegó a buen puerto, porque nos pedían como requisito indispensable hacer una gira, y no podíamos comprometernos. Nos habíamos relajado tanto, que estábamos metidos de lleno en asuntos personales”. Por eso ahora se van a tomar las cosas con calma. La aparición de “Esperando una señal” hace justicia a unas canciones que merecían ver la luz, pero los desengaños y la situación actual de la industria obligan a pensárselo antes de volver a lanzarse a la carretera. “Los compromisos familiares pesan, aunque hoy en día, con un solo clic, miles de personas se enteran de un concierto o de la salida de un disco”, concluye Josema.


Puedes escuchar a Los Hermanos Dalton en su Myspace.

Artículos relacionados