Historias de Festivales: El museo de Wilco

Autor:

«La idea original fue mutando cuando Tweedy y compañía empezaron a ver las posibilidades que ofrecía el inmenso museo de arte. Al final, el proyecto fue creciendo y el pueblo se llenó de conciertos, exposiciones, proyecciones de películas y espectáculos de cómicos»

 

En 2010 la banda de Chicago inauguró la primera edición de su festival, un peculiar evento que se celebra en las inmensas instalaciones del Massachusetts Museum of Contemporary Art. El Solid Sound Festival llena el museo de exposiciones, galerías, cómicos y las actuaciones de Wilco, los otros grupos de sus integrantes y amigos como Levon Helm o Mavis Staples. La banda de Jeff Tweedy quería un lugar en el que pudiese mostrar las múltiples caras de Wilco y ha encontrado un museo para ello. Este verano se celebrará la tercera edición de su festival.

 

 

Una sección de ALFONSO CARDENAL.

 

 

North Adams, en el condado de Berkshire, Massachusetts, fue durante mucho tiempo un pueblo industrial en el que gran parte de sus 8.000 habitantes trabajaba en las fábricas de la Sprague Electric Company. Cuando la empresa cerró en los años ochenta, medio pueblo perdió su empleo. La población se deprimió al ver como el principal motor económico se iba y con el tiempo acabó mudándose a otros pueblos. Qué hacer con todas aquellas instalaciones abandonadas se convirtió en un marrón político. Cuando el alcalde de North Adams ofreció a Thomas Kren, que era el director del Williams College Museum of Art, aquellas instalaciones, Kren vio un mundo de posibilidades para las exposiciones de arte moderno que estaba preparando. La idea de utilizar aquellas fábricas para exponer arte comenzó a tomar forma. En 1999, y tras más de una década de complicaciones, el Massachusetts Museum of Contemporary Art abría sus puertas. Un museo de 26 edificios del siglo XIX que revitalizaría el pueblo, ampliaría su población, y convertiría a North Adams en una localidad para artistas. Se abrieron bares y restaurantes nuevos, se instalaron nuevas familias y North Adams resurgió como una urbe moderna y atractiva.

Veinte años después de que Thomas Kren quedase prendado del lugar, a Jeff Tweedy le ocurrió lo mismo. “Llevábamos tiempo buscando un lugar en el que pudiésemos estar todos juntos, tocar como Wilco pero también con nuestras otras bandas. De eso salió la idea de hacer nuestro propio festival y nos inspiramos al ver las posibilidades de usar todo este espacio. Wilco es una banda que contiene muchas cosas distintas que la gente nos espera encontrar en un mismo grupo”, explicaba Jeff Tweedy en un reportaje sobre el festival que se rodó durante la edición de 2011. “Esta es la mejor oportunidad de enseñar a la gente todo lo que es Wilco”, añadía.

El Solid Sound Festival nació en 2010 con cuatro escenarios, diez bandas y dos decenas de galerías de arte instaladas en los antiguos barracones de la Sprague Electric Company. “El lugar es perfecto para un festival que incluya arte, comedia, música y cine”, declaraba Tweedy a la CNN. El concepto inicial del Solid Sound pasaba por crear un espacio para que los músicos de Wilco presentasen su música y pasasen un fin de semana junto a los amigos. La idea original fue mutando cuando Tweedy y compañía empezaron a ver todas las posibilidades que ofrecía el inmenso museo de arte contemporáneo. Al final, el proyecto fue creciendo y el pueblo se llenó de conciertos, exposiciones, proyecciones de películas y espectáculos de cómicos. La primera edición, que contó con Mavis Staples y Avi Buffalo como invitados, fue un pequeño pero redondo éxito. Además de Staples, a quien Tweedy estaba produciendo aquel verano, Solid Sound mostró las otras caras de Wilco. En aquel primer Solid Sound actuó The Autumn Defense, la banda que John Stirratt, bajista de Wilco, fundó junto a Pat Sansone a finales de los noventa y con la que ha editado cuatro álbumes. Pat Sansone acabó incorporándose a Wilco después de la edición de «Circles» (2003), el disco con mejor recepción del dúo. Nels Cline, el guitarrista y músico de más edad de Wilco, se incorporó a la banda hace diez años y todavía mantiene su pasión jazzera con The Nels Cline Singers. Jeff Tweedy también en actuó en solitario en aquella primera edición. El Solind Sound 2010 resultó una fiesta entre amigos, el sábado acudieron 5.000 personas y el domingo se superaron las 3.000. Jeff Tweedy cerró aquella primera cita con una actuación en solitario. “Espero que el año que viene podamos volver. Volver y traer amigos, o mejor no. Hay suficiente gente ya, no necesitamos a más. Mantener el secreto”, sugirió el cantante.

El grupo volvió en 2011 a North Adams con nuevos amigos y artistas como Levon Helm (The Band) o Thurston Moore (Sonic Youth). El pueblo se vistió de gala para celebrar un evento que revitaliza la zona al usar parques y plazas como escenarios. La comida que se sirve es local y los restaurantes de North Adams ofrecen cenas hasta las dos de la mañana. Los hoteles del pueblo y de pueblos próximos están reservados meses antes del festival y ese año se superó el número de asistentes sin llegar a masificarse. En 2011 ya eran veinte bandas, seis cómicos y dos docenas de artistas de distintas disciplinas exponiendo sus trabajos. El museo se convertía en un espacio donde la música adquiría igualdad de trato con otras disciplinas artísticas. Muchos músicos estadounidenses se sorprenden al ver que en Europa actúan en teatros mientras que en su país ese espacio les suele quedar vetado. Tweedy, Stirratt, Cline, Kotche, Sansone y Jorgensen no solamente habían llevado la música al museo, habían organizado un festival en el Massachusetts Museum of Contemporary Art, un lugar inmenso que antaño empleó a gran parte de la población y que ahora revive dando una nueva imagen de North Adams.

Tras un 2012 de descanso, este mes se ha anunciado el cartel para la edición de 2013. Un cartel que cuenta con amigos como Low, a quien Tweedy ha producido su último álbum, Yo La Tengo, Os Mutantes, White Denim, Neko Case, Foxygen, Marc Ribot, o Sam Amidon, además de los dos pases de Wilco y de los grupos de sus integrantes. Todo esto al margen de las exposiciones y proyecciones que llenarán North Adams de músicos, pintores, escultores, cómicos, cineastas, artistas callejeros… Una nueva vida para el pueblo de Massachusetts, un lugar en el que Wilco esconde su mejor secreto.

 

Anterior entrega de Historias de festivales: El último tren de Janis Joplin.

Artículos relacionados