El futuro de Marty McFly ya está aquí

Autor:

marty-mcfly-21-10-15


“En 2015, U2 lo petan cuatro noches en Barcelona sin despeinarse y más o menos son la banda más grande (P&L en mano) del planeta…pero en 1985 la banda aún estaba en pleno proceso de conquista mundial (faltaban dos años para su explosión comercial con ‘The Joshua tree’)”

 

En 1985, “Regreso al futuro” viajaba en el tiempo y se asomaba al 21 de octubre de 2015. Óscar García Blesa rebusca en su memoria el mundo que dejaba atrás Marty McFly y el que se encontraría si desembarcase tal día como hoy, en el mundo real al que viajó imaginariamente en el cine.

 

 

 

Texto: ÓSCAR GARCÍA BLESA.

 

 

 

Hoy es un día histórico. Hoy en realidad no es hoy, ¡hoy es el futuro!

Manejemos la siguiente hipótesis. Nunca has visto la saga cinematográfica de “Regreso al futuro” y no tienes la menor idea qué demonios es eso de “la paradoja temporal”. No importa. Marty McFly aterrizó un día como hoy desde el año 1985 (aunque la fecha oficial del estreno de la segunda parte de la trilogía no llegaría a las pantallas hasta 1989). Un día como hoy, Michael J. Fox se presentaba montado en su Delorean tan pancho, flipando con lo moderno que era todo: hologramas de tiburones en 3D, coches que se conducían solos, gasolineras automatizadas, zapatillas “naiki” con robot cordones que te abrochaban y patinetes voladores eran solo una pequeña parte de este mundo nuestro tan moderno. Pero… ¿imaginábamos entonces cómo serían las cosas por aquí hoy en día? Un pequeño repaso a los iconos pop de ayer y de hoy nos permite jugar con la máquina del tiempo, llevarnos alguna sorpresa y más de un berrinche. A saber.

En 2015, U2 lo petan cuatro noches en Barcelona sin despeinarse y más o menos son la banda más grande (P&L en mano) del planeta… pero en 1985 la banda aún estaba en pleno proceso de conquista mundial (faltaban dos años para su explosión comercial con “The Joshua tree”). No obstante, fue en julio de 1985 cuando Bono robó el show del Live Aid con aquella épica e interminable versión de ‘Bad’, uno de esos momentos que cambiaron la historia del rock. U2 no sería U2 sin aquella boutade de su líder.

Hoy Bruce Springsteen sigue ofreciendo conciertos kilométricos y despacha discos con desigual acierto cada cierto tiempo. Pero allá por 1985 se merendó a todos los roqueros de la galaxia publicando el monumental “Born in the USA”. Después de ‘Glory days’, ‘Dancing in the dark’ o ‘Cover me’, el rock mainstream ya nunca sería lo mismo.

En febrero de 1985 el icono de la modernidad patria arrasa con el sencillo ‘Ni tú ni nadie’. Alaska y Dinarama son el fenómeno más original y divertido del momento. Suponemos que por entonces la buena de Olvido no tenía aún noticias de un tipo llamado Mario Vaquerizo. Ese año aparecen los Hombres G y lo arrasan todo. Hacen películas como los Beatles y se cagan en los muertos de un pijo con un jersey amarillo. Treinta años después siguen llenando por donde pasan. Y Ford sigue fabricando Fiestas blancos.

Si hubiera que apostar en 1985 cuál sería el grupo más guay del momento, Opus y su canción ‘Live is life’ ganaría de calle. En 2015 mucho me temo que casi nadie se acuerda de ellos, aunque ojo, a día de hoy siguen girando y tocan la canción por escenarios de Austria y Alemania por si alguien tiene un arrebato nostálgico y se lo está pensando.

En 1985 Mariano Rajoy era presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra. En 2015 sigue siendo Presidente, aunque él no lo sepa. Por entonces Pablo Iglesias jugaba a las canicas, Albert Rivera saltaba al churro media manga y un niño con cara de hombre y de nombre Iñigo Errejón tenía 2 años. Misteriosamente ese niño hoy tiene casi 32 años.

En 1985 nace Cristiano Ronaldo. Papá y mamá todavía no tienen planificado a Messi y Andrés Iniesta ya tiene un añito, ¡Dios le bendiga! El tenis de chicas molaba de verdad, Navratilova contra Chris Evert a raquetazo limpio sin piedad. Ahora las hermanas Williams se aburren jugando solas con la pelota. Además, el Tour lo ganó Bernard Hinault, un señor mayor y bastante regordete que iba en bicicleta. Lo del doping es más de ahora. Aquel año fue el de ‘We are the world’. Impagable la foto de Lionel Ritchie, Cindy Lauper y Michael Jackson cantando. A pesar del esfuerzo y de que casi todos nos aprendimos la canción, en 2015 la hambruna y pobreza en África sigue mandando y Michael Jackson ya no está.

En 1985 se estrena “Luz de luna”. Vale, la detective Becket de la serie “Castle” (la misma cosa que “Moonlighting” versión 2015) es más mona que Cibyl Shepard…pero Bruce Willis era imbatible. Ese mismo año aparece McGyver detonando edificios con un chicle y mola mogollón. Las series han mejorado mucho, imposible negarlo, pero que habilidoso era el muchacho, sí señor. En Televisión Española Jordi Hurtado presentaba “Si lo sé no vengo”. En 2015 Jordi Hurtado sigue por aquí. Y parece que tiene cuerda para rato.

Aquel año las chicas estaban de moda. Whitney Houston deslumbró con el que sería el disco de debut más vendido de la historia. En 2015, desde el más allá, maldice el día que le presentaron a Bobby Brown. En 1985 Madonna sale de gira por primera vez (“The virgin tour”). Increíblemente, treinta años después sigue recorriendo el mundo y no hay diva más grande que ella por mucho que Katy Perry o Lady Ga Ga hoy lo intenten con esmero.

En 1985 AC/DC editaba “Fly on the wall”, disco que suena idéntico al de ahora (“Rock or bust”) y que por demanda popular sonará exactamente igual que el siguiente en 2018, 2022 o 2034. Si algo funciona no lo cambies. Ese año Phil Collins partía el bacalao con “No jacket retired” y ya está jubilado. En 1985 The Waterboys publicaba el maravilloso “This is the sea” y el otro día (en el futuro de 2015, ya saben) hicieron un concierto mayúsculo en La Riviera, y cantaron por cierto ‘Purple rain’, un clásico muy de la época. Treinta años no son nada.

En 1985 pedí salir por primera y última vez a una chica. Pronuncié de carrerilla las tres palabras más patéticas de la adolescencia: “¿Quieres salir conmigo?”. Se llamaba Pilar y me dijo que no casi sin mirarme a los ojos. Reconozco que fue un momento de bochorno histórico. Allí de pie, abrazado a mi clasificador forrado con portadas de Discoplay, justo en la misma puerta del instituto donde estudiaba Primero de B.U.P. (en 2015 le llaman E.S.O.), pensé que él mundo era un lugar verdaderamente odioso. Una tarde de invierno al año siguiente la misma muchacha intentó besarme sin éxito en la discoteca Jácara. Había oído en clase que ya no me gustaba. Y era rigurosamente cierto, me gustaba Belén, su mejor amiga. Supongo que en 2015 será madre de un par de jovenzuelos y no tendrá el más mínimo recuerdo de mi insignificante existencia, mientras tanto acabo de recordar que en 1985 Miley Cyrus todavía no había nacido.

Artículos relacionados