La cara oculta de las canciones: ‘September’, de Earth, Wind & Fire, clásico de la disco music

Autor:

Earth-Wind-Fire-03-09-14-a

“La letra comenzó ocupando unas 25 o 30 páginas mientras intentaba entenderlo todo. Leer todo aquello me cambió para siempre”

 

Allee Willis empezó haciendo sus pinitos como compositora hasta que recibió una invitación de Earth, Wind & Fire. Trabajar junto a la banda le abrió la mente y gracias al misticismo del líder, Maurice White, compuso ‘September’, el primer éxito de esta colaboración y todo un clásico de la música disco.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Cuando sonó el teléfono de Allee Willis no podía imaginarse quién estaba al otro lado de la línea. Willis descolgó, preguntaron por ella y le ofrecieron una oferta que no podía rechazar: “Soy Maurice White. Quiero que vengas a escribir el siguiente álbum de Earth, Wind & Fire”. ¿Cómo había conseguido su número de teléfono el líder de Earth, Wind & Fire? Allee Willis tenía una teoría: “A principios de 1978, Patti LaBelle escuchó algunas de mis canciones y me llevó hasta San Francisco, que era donde estaba grabando las demos, porque yo no tenía dinero para grabarlas en cintas. Ella me presentó a Herbie Hancock, que también estaba grabando en ese estudio de San Francisco. Y creo que entre Patti, Herbie, con quien acabé escribiendo mucho, y un amigo mío con el que salía Verdine White, que era el bajista de Earth, Wind & Fire, Maurice White oyó hablar de mí a alguno de ellos y un día me llamó”.

Después de haber estudiado Periodismo en la Universidad de Wisconsin, Willis se mudó a Nueva York, donde trabajó como redactora para los sellos discográficos Columbia y Epic. Allí escribía textos para anuncios impresos y radiofónicos. Allee aprovechó y grabó un disco para Epic con las primeras canciones que había escrito, “Childstar” (1974). Bonnie Raitt y Patti LaBelle la descubrieron y empezaron a grabar sus temas. El siguiente paso para lanzar su carrera pendía de un hilo, el hilo telefónico. Al otro lado de la línea, Maurice White esperaba una respuesta a su proposición.

 

Earth-Wind-Fire-03-09-14-b

 

Por supuesto, fue afirmativa. En cuando Willis y White [ambos aparecen en la foto] se conocieron en persona, Allee descubrió el interés que el líder de Earth, Wind & Fire sentía por la metafísica y cómo este la incorporaba a la banda: “Su material estaba muy influido por las filosofías orientales, una actitud increíblemente positiva en la vida; el contenido de la letra de sus canciones no era el típico que podías encontrar en la música soul de aquel momento”. La nueva incorporación no tardaría en integrarse en el ambiente: “Cuando me fui del estudio el primer día, Maurice me dio el nombre de un libro que se titulaba ‘El vendedor más grande del mundo’, y me envió a Bodhi Tree, que es una librería espiritual de Los Ángeles. Me compré ese y otros tantos que la dependienta me dijo que iban de filosofía”. Para la compositora, aquel descubrimiento fue trascendental: “Lo que iba a ser una sencilla experiencia, para mí se convirtió en una experiencia increíblemente completa porque me zambullí en esos libros e incluso en la forma en la que habían sido escritos, en el lenguaje que utilizaban, aunque no entendía nada. Pero Maurice me dijo que desde el principio pensaba que yo era una persona muy espiritual y que mi misión era comunicarme. Y pensé que si Maurice me estaba diciendo eso, debía continuar. Me sumergí en esos libros durante un par de meses”.

 

 

A Allee Willis aquellas lecturas no solo le cambiaron la forma de ver la vida, sino que además le sirvieron de material para encontrar inspiración a la hora de escribir ‘September’, la primera canción que iba a componer para Earth, Wind and Fire, algo que se le fue de las manos: “La letra comenzó ocupando unas 25 o 30 páginas mientras intentaba entenderlo todo. Leer todo aquello me cambió para siempre. Él (Maurice White) me guió por un camino en el que me he quedado”. Una vez solucionado el problema de la letra, Willis se llevó una sorpresa cuando escuchó por primera vez cómo iba a sonar su canción: “‘September’ era fantástica y emocionante, y ellos ya habían empezado la intro cuando yo entré en el estudio para conocer a todo el mundo. Al abrir la puerta y escuchar la pequeña introducción de la guitarra, pensé: ‘¡Oh, Dios! Por favor, que sea esto en lo que quieren que trabaje’. Porque estaba claro que sería un éxito”.

A pesar de que ahora la compositora veía la vida desde otra perspectiva, su parte racional chocaba con la de Maurice White. Al comienzo de la canción hay una fecha, la noche del 21 de septiembre, una decisión de White a la que Allee quiso buscarle un significado: “Le pregunté: ‘¿Por qué el 21?’ Porque soy alguien a quien le gusta atar todos los cabos, así que si estoy diciendo el 21, quiero saber qué significa en la canción. Pero me dijo que no tenía un significado real”. ¿Le convenció la respuesta? “No puedo decir si es verdad o no. Pero por lo que sé, es algo que sonaba muy bien. Y diría que la principal lección que aprendí de Earth, Wind & Fire, sobre todo de Maurice White, es no dejar que la letra interfiriera en el ritmo. La sensación es lo más importante y alguien sentirá lo que dices si esas palabras encajan bien. Recuerdo haber experimentado con otras fechas, pero el 21 sonaba fonéticamente perfecto”. Pero si a Allee Willis al principio le costaba escribir cosas que no entendía, peor llevaba trabajar con palabras que no significaran nada. Aunque muchas veces se ha interpretado que durante el estribillo la banda corea “Party on”, lo que de verdad están diciendo es “Bada-ya”, algo que Willis no entendía: “De ninguna manera podía lidiar con letras sin sentido o con versos que no fueran frases completas. Y estaba tremendamente feliz por haber perdido esa actitud. Dije: ‘No puedes dejar ‘bada-ya’ en el estribillo, no significa nada’. Y Maurice me contestó: ‘No, suena genial. Es lo que la gente recordará. Vamos a dejarlo’. Probamos con otras cosas, pero, gracias a Dios, siempre sonaban mal”.

 

Earth-Wind-Fire-03-09-14-c

 

‘September’ se incluyó en el disco “The best of Earth, Wind & Fire, Vol. 1”, un álbum recopilatorio que recogía los mejores temas de la banda junto a tres canciones nuevas: una versión del tema de los Beatles ‘Got to get you into my life’, sacado de la banda sonora de la película “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (protagonizada por los Bee Gees y Peter Frampton), ‘Love music’ y la susodicha ‘September’. Es curioso que la banda se planteara sacar un álbum de grandes éxitos y que sus dos canciones más conocidas llegaran después de esta recopilación. Por un lado, ‘September’, que era la canción nueva, es mucho más recordada que cualquiera de las otras que aparecían en la colección de sus mejores canciones. Por otro lado, ‘Boogie Wonderland’ (1979) vendría después, también firmada junto a Allee Willis.

Colaborar junto a Earth, Wind & Fire le abrió las puertas a Allee Willis, y su currículum incluye la composición de temas como ‘Neutron dance’ (1984) de Pointer Sisters, incluido en la banda sonora de “Superdetective en Hollywood”, ‘You’re the best’ (1984), de Joe Esposito, utilizado en “Karate Kid”, ‘What have I done to deserve this?’ (1987), de los Pet Shop Boys con Dusty Springfield, o ‘I’ll be there for you’ (1995), la sintonía de la serie de televisión “Friends”. Un historial ecléctico, desde luego, pero ¿qué se puede esperar de una coleccionista que tiene su propio museo dedicado al “kitsch”?

 

 

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Candle in the wind’ de Elton John, un tema para dos mujeres.

 

Artículos relacionados