“Electric trim”, de Lee Ranaldo

Autor:

DISCOS

“El Lee Ranaldo más pop, el más democrático, el que alimenta a todos los paladares y no desencanta”

 

lee-renaldo-02-11-17

Lee Ranaldo
“Electric trim”
MUTE/PIAS

 

Texto: SARA MORALES.

 

Aquí tenemos al Lee Ranaldo más pop, al más democrático, al que alimenta a todos los paladares y no desencanta. Al que engancha, al que hace que te detengas a escuchar, al que no te enreda en vertiginosas —y a veces tediosas— sesiones de experimentalismo loco.

Hemos tenido que esperar hasta 2017, y a la publicación de este nuevo álbum en solitario, “Electric trim”, para que el guitarrista de Sonic Youth nos ofrezca su cara más amable y accesible. Y no es que haya apartado de su paleta el gusto por los engranajes complejos y los desarrollos progresivos, es sencillamente que a todo esto le ha aportado esta vez algo de luz, de color, de alegría… y el resultado ha sido grandioso.

Mucho ha influido la mano de Raül “Refree” Fernández en la producción. También la presencia de músicos en vivo, como los miembros de The Dust, la banda que Ranaldo comparte actualmente con su ex compañero de Sonic Youth, Steve Shelley, el guitarrista Alan Licht y el bajista Tim Luntzel. La colaboración especial del guitarra de Wilco, Nels Cline, en el tema ‘Purloined'; o la voz de Sharon Van Etten en media docena de canciones. Pero es que, además, el propio Ranaldo sabe que con este disco ha abierto varias puertas y, entre ellas, una que nos lleva a todos los receptores hasta él de una manera clara, directa y concisa. “Estoy muy entusiasmado con este disco, representa nuevos avances para mí y estoy deseando salir a la carretera con él”, dice.

Grabado entre Nueva York y Barcelona, se trata de un álbum fresco y dinámico donde, sin apartar la vista del ámbito experimental que tanto practica, ha jugado con tramas digitales, con lo acústico y lo eléctrico. Se ha atrevido con varios “spoken word” que cambian positivamente el ritmo del tema, como ocurre en ‘Uncle skeleton’. También acierta con las reminiscencias folk, con las psicodélicas (‘Thrown over the wall’ y ‘New thing’) y con las poperas. Tanto, que en ocasiones algunos fragmentos nos podrían recordar a los Beatles (‘Let’s star again’ y ‘Circular’).

En realidad no ha abandonado, ni por un momento, la oscuridad que caracteriza a sus composiciones, pero ahora lo frío y lo gélido se vuelve apacible. Así ocurre en la intimista ‘Lats looks’ —a dúo con Sharon Van Etten—, en la inquietante ‘Moroccan mountains’ o en la propia ‘Electric trim’ donde un riff de cuerdas nos deja sin palabras, para recordarnos de dónde viene Lee Ranaldo: de ser uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, envuelto en ese noise hechicero que nos enloqueció hace años con Sonic Youth.

Anterior crítica de discos: “El sueño del mamut”, de Santos.

novedades-octubre-2

Artículos relacionados