Diez canciones para recordar a Piratas

Autor:

piratas-26-07-17-a

Coincidiendo con la segunda edición de “Iván Ferreiro. 30 canciones para el tiempo y la distancia”, Arancha Moreno repasa diez temas de Piratas que forman parte del libro editado por Efe Eme.

 

Selección y texto: ARANCHA MORENO.
Foto: ARCHIVO WARNER.

 

Cinco álbumes de estudio, dos directos y unos cuantos discos de material extra y rarezas condensan la carrera de Piratas, que irrumpieron en el pop español en 1991 y anunciaron su disolución en febrero de 2004. Trece años repletos de historias y canciones que les han sobrevivido, algunas de ellas aún vigentes en los conciertos en solitario de Iván Ferreiro. Escogemos diez temas de la banda que forman parte del libro “Iván Ferreiro. 30 canciones para el tiempo y la distancia”.

 

 

1. ‘Promesas que no valen nada’ (“Poligamia”, Warner, 1995).

Los Piratas (los primeros años usaban el artículo “Los”) debutaron en 1992 con un disco homónimo editado por Warner. Tras él llegó su primer trabajo de estudio, “Quiero hacerte gritar” (Warner, 1993), pero no fue hasta 1995 cuando Iván Ferreiro sintió algo especial con una de sus composiciones. Escribió la letra de ‘Promesas que no valen nada’ una noche, en su habitación, y sintió que había dado con la tecla: “¡Por fin hago una puta buena canción!”. Sin embargo, según reveló Iván en una extensa entrevista en el número 8 de Cuadernos Efe Eme, su éxito no fue inmediato: “Salió en el 94, pero hasta el 2004 no funcionó. Cuando salió, los 40 Principales la ponían todo el rato, pero no se vendía el disco. “Fin de la primera parte” (-un cedé recopilatorio que lanzaron en 1998-) tampoco fue un éxito. Todo el mundo empieza a hablar de ‘Promesas’ como la gran canción cuando desaparecemos”.

 

2. ‘Mi coco’ (“Manual para los fieles”, Warner, 1997).

En 1997, la banda viguesa graba “Manual para los fieles” en los estudios El Álamo de Madrid. Entre los temas de este tercer álbum de estudio se encuentra ‘Mi coco’, una letra que refleja una clara intención de huida, una sensación que estaba muy presente en los textos que firmaba Ferreiro en esa época: “Ese discurso está en casi todas las canciones de Piratas, el de escaparse. En mis años de universidad me sentía un outsider. ‘Mi coco’ habla de pedir perdón y de estar en el abismo todo el tiempo”.

 

3. ‘M’ (“Manual para los fieles”, Warner, 1997).

Otra de las joyas compositivas de la banda fue ‘M’, la historia de una pareja que se va desgastando hasta que se separa. En el libro, Iván revela cómo nació y a quién está dedicada, porque sí, ‘M’ existe. Era una canción especial para el productor del disco, Juan Luis Giménez, para quien ‘M’ tenía también nombre y apellidos, y una lectura distinta y muy emotiva. Lo revela en “Iván Ferreiro. 30 canciones para el tiempo y la distancia”.

 

4. ‘Fecha caducada’ (“Manual para los fieles”, Warner, 1997).

“Y los demonios de la noche bajaron / y nos rompieron los oídos”: ‘Fecha caducada’ no deja indiferente desde los primeros versos. Tampoco musicalmente, con ese inicio mezclando el rock con las zanfoñas del músico vigués Anxo Pintos. El ejemplo perfecto para entender que la banda estaba evolucionando hacia nuevos lugares más allá del rock clásico. El tema, además, refleja ese fatalismo que tanto les gustaba impregnar en su cancionero.

 

5. ‘El equilibrio es imposible’ (“Ultrasónica”, Warner, 2001).

Podría haber sido la carta de presentación perfecta de “Ultrasónica”, pero ni siquiera tiene videoclip. Y eso que ‘El equilibrio es imposible’ es una de las composiciones más incuestionables de la banda. Escrita al alimón entre Iván Ferreiro y Fon Román, se ha convertido en la canción ‘pirata’ favorita de Rubén Pozo, y la elegida también por Leiva, como ambos cuentan en el libro. En esas misma páginas, Santi Balmes confiesa lo que le impuso cantarla a dúo con Iván cuando este le invitó a hacerlo en el directo “Confesiones de un artista de mierda”.

 

6. ‘Años 80’ (“Ultrasónica”, Warner, 2001).

Su éxito más sonado… y el más “artificial”. ‘Años 80’ no figuraba entre las maquetas de “Ultrasónica”, y nació como respuesta a una petición de la compañía, que creía que al disco le faltaba un single. En el libro, Ferreiro y Román relatan cómo dieron forma al célebre himno, con cierto enfado y una clara intención de vengarse de alguien. Una de las más queridas fuera de la banda, aunque por un tiempo también fue de las más odiadas por el quinteto.

 

7. ‘Inevitable’  (“Ultrasónica”, Warner, 2001).

Aunque es obra de Ferreiro y Román, cuenta con unos primeros acordes de Amaro, el hermano de Iván, que ya tocaba la guitarra de forma amateur y de vez en cuando pasaba las tardes con Piratas y les daba alguna idea suelta. Es, podría decirse, la primera colaboración del pequeño de los Ferreiro en un tema de su hermano. Y una de esas canciones cuyo bucle musical logra enredar al oyente sin posibilidad de fuga.

8. ‘Inerte’ (“Relax”, Warner, 2003).

“Relax” fue el último disco de Piratas, y el primero que grabaron con Suso Saiz a los mandos técnicos. Precisamente, el productor creyó mucho en ‘Inerte’ como carta de presentación, y apoyó que saliese como single. La canción la escribió Ferreiro en Nigrán, y según cuenta en el libro, su nacimiento tiene mucho que ver con su pasión por la música de Burt Bacharach.

9. ‘Tio vivo’ (“Relax”, Warner, 2003).

‘Tío vivo’, como sucede con la mayoría de las canciones de “Relax”, habla del deseo y la infidelidad. La letra cobró forma en el jardín contiguo al estudio de grabación, y Amaro, que estaba con Iván, propuso una de las estrofas del tema. En la música trabajaron la banda y Suso, que acabó de rematarla.

10. ‘Santadrenalina’ (“Relax”, Warner, 2003).

Escondida como una de las caras b de “Relax”, ‘Santadrenalina’ no tuvo en su día el espacio que merecía. Fue obra de Iván, que la compuso en su casa y decidió abrirla con la intro de ‘Paloma’, de Andrés Calamaro. Salió en “Inerte”, uno de los tres cedés de extras que se editaron junto al último trabajo de la banda. Tiempo después, en 2011, Ferreiro decidió devolverle el espacio que merecía, terminó de pulirla y la incluyó en su álbum en directo “Confesiones de un artista de mierda”. A la letra le añadió un último verso, que fue el título de su debut en solitario (y casi de este libro): “Canciones para el tiempo y la distancia”.

Puedes adquirir el libro “Iván Ferreiro. 30 canciones para el tiempo y la distancia” en las principales librerías y en nuestra tienda online.

Artículos relacionados