La cara oculta de las canciones: ‘Hold on I’m coming’, de Sam & Dave, improvisando en el WC

Autor:

sam-dave-21-01-15-a

“Yo le pregunté algo así como ‘David, ¿dónde estás?’. Y él me dijo: ‘Espera, ya voy’. Y salió la canción”

 

El dúo explosivo formado por Sam & Dave comenzó dando tumbos hasta que se asociaron con Atlantic Records y Stax. Junto a los mejores músicos, compositores y productores consiguieron dar forma a temas imprescindibles de la música negra, entre los que destacaron ‘Hold on I’m coming’, un clásico del soul cuyo origen se encuentra en un cuarto de baño.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Una noche del año 1961, en el escenario del club King of Hearts de Miami, se forjó una alianza. Sam Moore y Dave Prater habían hecho, por separado, sus pinitos en la música gospel, pero desde el momento que se conocieron, la música soul incorporaría una pareja explosiva. El primer contrato que Sam & Dave firmaron fue con Marlin Records después de que el productor Steve Alaimo les viera actuar por primera vez. Tras un par de singles, Sam & Dave entraron en la discográfica Roulette Records, aunque sus canciones lanzadas en estos sellos pasaron desapercibidas.

La historia cambió para el dúo en 1964 con la entrada en escena de Jerry Wexler, el propietario de Atlantic Records, que reconoció el filón que tenía delante al momento: “Sus actuaciones en vivo estaban repletas de animación, armonía y buena voluntad. Hice a Sam seguir los dulces pasos de Sam Cooke o Solomon Burke, mientras que Dave tenía una voz temerosa a lo Levi Stubbs de los Four Tops, un predicador prometiendo las llamas del infierno”. A continuación, la pareja artística pasó a formar parte de Stax, sello distribuido por Atlantic, donde el talento interpretativo de Moore y Prater se vio respaldado por un equipo de músicos sin igual: Booker T & the MGs, con Booker T. Jones a los teclados, Steve Crooper a la guitarra, Donald “Duck” Dunn al bajo y Al Jackson Jr. a la batería, y The Mar-Keys Horns encargándose de la vibrante y característica sección de vientos que identificarían al sonido Stax. De la composición de los clásicos que interpretarían Sam & Dave se encargaron el tándem formado por Isaac Hayes y Dave Porter. Hayes y Porter firmaron y produjeron los temas más representativos del dúo. ‘You don’t know like I know’ (1966) fue una de las primeras canciones de Hayes-Porter que tuvo éxito. El siguiente tema surgió de forma espontánea.

En 1966, Isaac Hayes y Dave Porter estaban reunidos en el estudio de Stax buscando una nueva canción. Porter se levantó y se ausentó un momento, ya que necesitaba ir al servicio. Ante la tardanza, Hayes se quedó extrañado y acudió al baño a continuación para asegurarse de que su compañero estaba bien: “Yo le pregunté algo así como ‘David, ¿dónde estás?’. Y él me dijo: ‘Espera, ya voy’. Y salió la canción”. En tan solo diez minutos, los dos músicos ya tenían escrita ‘Hold on, I’m coming’ (‘Espera, ya voy’). A pesar de ser un dúo, en esta canción era Sam Moore quien llevaba la voz cantante, mientras que Dave Prater se encargaba de los versos secundarios. La decisión la tomaron Hayes y Porter, al considerar la voz de Sam mucho más profunda que la de Dave. El guitarrista Steve Cropper también estaba de acuerdo en que existía una notable diferencia entre los dos intérpretes: “Había una gran zanja entre Sam y Dave como cantantes y creo que Sam tuvo que controlarse un poco”.

sam-dave-21-01-15-b

‘Hold on, I’m coming’ se convirtió en el primer single de Sam & Dave que entró en el Top 40 y se incluyó en su primer álbum para Stax y Atlantic, titulado de la misma forma y publicado en 1966. Como el título dio lugar a malentendidos en las emisoras de radio de Estados Unidos por considerarlo demasiado sugerente, el propietario de Stax, Jim Stewart decidió hacer una nueva edición y una grabación rápida con el título ‘Hold on, I’m a-comin’’ para el mercado estadounidense. Con motivo del éxito de Sam & Dave, la discográfica Roulette reeditó los anteriores trabajos del dúo.

 

 

Las actuaciones en directo de Sam & Dave eran de lo más intensas dentro del mundo del soul y sirvieron para inspirar las coreografías de los Blues Brothers en el revival que Dan Aykroyd y John Belushi hicieron a finales de los 70 para recuperar la música negra. Entre los siguientes éxitos de Sam & Dave destacó ‘Soul man’, cuyo origen no fue tan trivial como el de ‘Hold on, I’m coming’. “Saqué la idea viendo en televisión las revueltas en Detroit. Se decía que si ponías la palabra ‘Soul’ sobre la puerta de tu establecimiento comercial, no te lo quemaban”, confesó Isaac Hayes. “Entonces, la palabra ‘Soul’ era emocionante para los afroamericanos y tenía un efecto de unidad, se decía con mucho orgullo. Así que pensé: ‘¿Por qué no escribo una canción titulada ‘Soul man’? Y lo único que hice fue escribir sobre experiencias personales, porque todos los afroamericanos del país en ese momento tenían experiencias parecidas. Pero nos dimos cuenta de que, además de ser una experiencia afroamericana, era una experiencia humana, por lo que ambas se cruzaron y se hizo muy comercial”.

Tanto ‘Soul man’ como ‘Hold on, I’m coming’ se convirtieron en temas imprescindibles de la música soul y clásicos para Sam & Dave, pero el peso de la fama acabó destrozando al dúo. Durante su carrera como pareja artística, casi pasaron trece años sin dirigirse la palabra. Sam echaba la culpa a la adicción a las drogas de Dave y Dave acusaba a Sam de querer tener más protagonismo. En 1981, la alianza de estos dos soulmen se rompió.

 

 

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Crazy’, la canción de Willie Nelson que Patsy Cline odiaba.

Artículos relacionados