Elefantes: A pecho descubierto

Autor:

elefantes-09-02-16-a



“Quizá es el disco más a pecho descubierto a nivel de letras y a nivel de emoción. Quizá es el disco más emocional que hemos hecho nunca”

Elefantes continúan en su senda: la de trabajar juntos en canciones melódicas a través del pop y el rock. Dos años después de su regreso discográfico publican “Nueve canciones de amor y una de esperanza”, un disco del que hablan con Chema Domínguez.



 

 

 

Texto: CHEMA DOMÍNGUEZ.
Fotos: NOEMÍ SÁNCHEZ.

 

 

Dejando atrás el polvo levantado por “El rinoceronte” (2014), llega la claridad más encendida gracias a “Nueve canciones de amor y una de esperanza”. Diez canciones para recuperar la fe en la alianza del rock, el pop y la canción melódica. Una tarea casi imposible; casi, porque Elefantes salen airosos del envite y se suman a esos maravillosos instantes que nos han dejado Ángel Stanich versionando ‘El río’ o Bunbury con ‘Frente a frente’ en estos últimos años. Elefantes abordan con descaro el éxito de José Luis Perales, ‘Te quiero’, al lado de Love of Lesbian y Sidonie, oír para creer que no todo está cantado y que el sol es un estado de ánimo. Y hablar con Shuarma, Jordi Ramiro, Julio Cascán y Hugo Toscano siempre es un placer, sobre todo cuando acaban de publicar uno de los mejores discos del año.

 

Un título que no engaña y un inicio realmente enamorado: ‘Que todo el mundo sepa que…’. ¿A qué se debe tanto entusiasmo?
Shuarma: Es un disco escrito a raíz de un encuentro sentimental, una necesidad de compartir un momento concreto por el que hemos pasado todos, y sí, es muy directo, muy transparente, no hemos querido esconderlo ni ponerle capas encima para disimularlo. La primera canción define absolutamente el disco: ‘Que todo el mundo sepa que te quiero’ es la necesidad de gritar un sentimiento que para ti es muy importante.

 

‘Lo más pequeño’, el segundo tema, insiste en esa línea. ¿Es el disco más exhibicionista de Elefantes?
Shuarma: Podría serlo, siempre hemos escrito desde nuestra experiencia y desde lo que hemos sentido. Siempre lo hemos intentado, bueno, siempre lo hemos conseguido, pero sí, quizá es el disco más a pecho descubierto a nivel de letras y a nivel de emoción. Quizá es el disco más emocional que hemos hecho nunca.

 

El contraste llega con Bunbury y ‘Duele’.
Jordi: Mientras estábamos grabando esta canción en el estudio nos venía Enrique a la cabeza, y de una manera natural salió: “¡Qué bien le sentaría a esta canción que Enrique pudiera colaborar!”. Nos pusimos en contacto con él, le pasamos esta canción y a él le pareció muy buena. Se ofreció a cantar y lo hizo maravillosamente bien, creo que entendió muy bien el concepto que nosotros buscábamos y el tono que queríamos darle a la canción. Cuando recibimos las pistas de voz nos quedamos maravillados, estamos muy contentos con el resultado y muy agradecidos a Enrique por su generosidad y su talento.

 

Enseguida recuperáis terreno con ‘Te quiero’, en el que colaboran con vosotros José Luis Perales, Sidonie al completo, Santi y Julián de Love of Lesbian. ¿Esta idea surgió de algún encuentro muy desinhibido?
Hugo: En Barcelona ensayamos en un edificio en el que ensayan muchos artistas, incluso compartimos también el estudio de grabación donde producen Santos y Fluren, y allí coincidimos y compartimos también muchos aspectos y muchos otros lugares. Shuarma coincidió con ellos en un concierto en el que le invitaron a cantar y él les dijo: “Mira, estamos grabando esta canción de Perales porque nos apetece mucho hacerla, nos encaja muy bien con el discurso y el concepto del disco”. Y parece ser que terminaron a las tantas de la madrugada cantando todo el repertorio de Perales. Eso les hizo acercarse al estudio, poner sus voces, y estamos encantados porque ha quedado una preciosidad de canción. A Perales le encantó, hasta el punto de que quiso participar en el videoclip, cuando él no suele participar en proyectos así. Le apeteció muchísimo, vino a Barcelona, participó en el rodaje y la verdad es que fue una experencia maravillosa.

 

Santos y Fluren produjeron “El rinoceronte”, y ahora habéis vuelto a confiar en ellos. ¿Se puede hablar de equipo definitivo con ellos, estáis satisfechos?
Julio: Mucho, estamos muy satisfechos con ellos. De hecho esta es la única vez que repetimos productores. Y el motivo es muy sencillo, con Santos y Fluren formamos equipo, equipo de verdad, somos gente muy similar, que salimos del mismo sitio, de la misma manera, tenemos mucho, mucho en común. Tenemos una misma forma de entender la música. Se nos hacía muy difícil, casi imposible, pensar en otros productores que no fueran ellos, porque mejoran mucho nuestra música: participan, se involucran mucho, forman parte de la banda durante el periodo de producción… y realmente creemos que hemos dado con la tecla: un equipo de gente que hace que la música de Elefantes sea mejor.

 

Además, han producido dos discos con muchas diferencias entre sí.
Julio: Absolutamente.

 

elefantes-09-02-16-b

 

‘No me amenaces’ es la otra versión del disco, en este caso de José Alfredo Jiménez. ¿Qué tiene la canción mexicana en general y José Alfredo Jiménez en particular para vosotros?
Shuarma: Alfredo es de los grandes, grandes, entre los grandes, también en la canción melódica. En realidad este disco es muy melódico, tiene muchos referentes a la canción melódica, nosotros siempre hemos escrito un poco en esa dirección. Y esta canción de José Alfredo Jiménez nos acabó de dar un punto que hacía falta en este disco, esa parte un poco más desgarrada, la forma de sentir mexicana tan pasional y tan dolorosa nos iba muy bien, creíamos que podíamos aportar nuestra visión y nos ayudaba a crear ese contrapunto en el disco. Nos parecía bonito tener dos versiones, una de un lado del charco y otra del otro, una de luz y otra un poco más de oscuridad. Nos ayudaba a armar un disco y sin miedo a poner dos versiones, en realidad barajábamos muchas canciones a la hora de hacer este disco, teníamos casi cuarenta y hemos ido concretando un disco corto, diez canciones con dos versiones, pero es que sentíamos que era lo que teníamos que hacer en este caso.

 

Esas dos versiones son referencias a las claras, pero hay un homenaje encubierto a Triana en ‘Oigo tus pasos’, llegan ecos de ‘En el lago’.
Shuarma: Sí, podría ser perfectamente. Es un grupo que nos ha influenciado incluso sin saberlo, siempre nos ha gustado mucho la sensibilidad de Triana, la mezcla. Esa forma de fusionar dos mundos siempre ha sido un referente para nosotros, y sí, cuando estábamos trabajando esta canción escuchábamos bastante a Triana para buscar un poco referentes. Podríamos haberla llamado ‘Triana’ en vez de ‘Oigo tus pasos’ y quedaría muy bien también.

 

El título busca señalar también a Pablo Neruda, eso sí, cambiando la canción desesperada por una de esperanza: ‘Te echo de menos’.
Jordi: Sí, es un claro guiño. También queríamos señalar la sintonía que hay entre disco y título, hemos tratado de decir cosas en todas las letras del disco, decir las cosas de manera sencilla, muy clara. Decir “te quiero” para alguien no es muy difícil, pero cantar “te quiero” con todas las de la ley sí, requiere una valentía y unas ganas de decirlo muy claras. Y el título va en ese sentido.

 

En 2013 anunciáis vuestro regreso y al año siguiente editáis “El rinoceronte”, casi una década después de “Somos nubes blancas” y catorce años después de vuestro definitivo “Azul”. A fecha de hoy, haced balance de la vuelta. ¿Costó emocionar de nuevo a vuestro público?
Hugo: Una de las cosas más bonitas que nos hemos encontrado en este regreso han sido las distintas capas generacionales que están asistiendo a los conciertos. Es fantástico, porque empezamos a ver en los conciertos gente muy joven, también de nuestra edad y más mayor, y eso nos hace pensar que disfrutando al hacer lo que hacemos, música que es lo que más amamos. Conseguimos llegar a los corazones de muchas personas de distintas edades, y eso es fabuloso.

 

En este 2016 se cumplen veinte años de vuestro primer epé, “Elefantes”. ¿Vais a celebrarlo de alguna forma especial?
Julio: Pues no lo hemos pensado, la verdad. Sí que es cierto que en 2016 se cumplen veinte años del primer epé, el grupo empezó en el 94 y va a hacer ya veintidós años. Empezaron Jordi y Shuarma, y en el 95 ya estábamos todos. Vamos celebrándolo grabando discos, haciendo conciertos e intentando hacerlo cada vez mejor, aprendiendo y disfrutando de hacerlo.
Shuarma: El otro día, precisamente, estábamos en la habitación del hotel y nos mandaron muchos discos para firmar porque se hacía una preventa en FNAC, y podías pedir tu disco firmado. Estábamos los cuatro en la habitación del hotel con las cajas, abriendo los discos, firmándolos, cerrándolos, poniéndolos… Me recordó muchísimo a cuando hicimos el primer epé del que sacamos quinientas copias, y cortábamos el cartón, lo doblábamos, le poníamos pega, le poníamos el disco… y fíjate, después de veinte años estamos igual, en realidad (ríe), haciendo las cosas nosotros mismos, con nuestras manos, con la misma ilusión de tener el disco en la mano y decir: “Joder, qué orgulloso me siento del trabajo que estamos haciendo”, y poder hacer esto durante veintidós años… Y la emoción de tener un trabajo acabado sigue in crescendo. Ahora nos va un poco mejor, los periodistas nos preguntan y el público nos viene a ver, en aquel momento no (sonríen), pero en definitiva sigue siendo lo mismo.

 

 

Artículos relacionados