Punto de partida: Josele Santiago y Dr. Feelgood

Autor:

«Por este disco llegué al rock primigenio, al blues, al rhythm and blues, ¡a todo!»

 

«Stupidity», de los furiosos Dr. Feelgood, es el disco que le cambió la vida al ex Enemigos Josele Santiago, un álbum que le hizo descubrir los sonidos clásicos del rock and roll y le hizo mirar hacia atrás en la historia.


Dr. Feelgood
«Stupidity»
GRAND, 1976


«Stupidity» me cambió la vida eso es seguro, segurísimo. Me descubrió el rock clásico, que en los años setenta ni tenía buena prensa ni se le tenía en cuenta, el rock que había era el del pelo largo, Deep Purple, Pink Floyd y su puta madre. Y aquí en España tenías eso o, directamente, Travolta y la música disco. Yo estaba con los rockeros, pero me aburría bastante; sí, con unos porros aquello funcionaba, pero salió «Stupidity» y era aquello de «¡joder, esto qué es!». Leyendo los créditos iba viendo a Leiber y Stoller y me preguntaba quiénes serían esos tíos, así que me iba a la tienda de Tony Martin, que era donde iba a comprar todo, a preguntarle al encargado —que allí sigue, por cierto— y aquel te decía «mira, estos son los que compusieron tal», y empecé a descubrir un mundo, el de las raíces primigenias del rock. Es un disco que me marcó mucho, pero no solo a mí, marcó a un montón de gente.

Luego, en los cajones de ofertas de Tony Martin tenían muchas cosas de Charly Records, de Alligator, pero fue gracias a «Stupidity» que empecé a bucear en esos cajones. Por este disco llegué al rock primigenio, al blues, al rhythm and blues, ¡a todo!

Entre las canciones que más me impactaron de «Stupidity» están ‘Walking the dog’; el single, ‘Roxette’, por supuesto; el mismo ‘Stupidity’; ‘I’m a hog for you baby’, que era de los Coasters, compuesta por Leiber y Stoller; un montón de canciones… Además descubrí a un grupo, y empecé a ver qué más habían sacado los Dr. Feelgood, que tenían dos discos fabulosos, y luego me siguieron gustando, pero a «Stupidity» es el disco de ellos que más cariño le tengo; está un poco destrozado, porque todavía conservo el vinilo.

Anterior entrega de Punto de Partida: Daniel Merino y John Cougar Mellencamp.

Artículos relacionados