Punto de Partida: Jaime Urrutia y The Doors

Autor:

«Este álbum me influyó decisivamente a la hora de hacer música, sobre todo por la voz de Morrison, así muy grave, y yo veía que la mía podía estar en esa tonalidad. De hecho, en la primera época de Gabinete íbamos de esa onda»

 

Editó disco en primavera, el excelente «Lo que no está escrito», y como nos apetece recordarlo, recuperamos el Punto de Partida de Jaime Urrutia que publicamos hace un tiempo. El disco que le cambió la vida fue el primero de los Doors.


 

The Doors
«The Doors»
ELEKTRA, 1967


Lo escuché por primera vez a mediados de los años 70, en casa de Eugenio Haro, del que yo era muy amigo. Eugenio era hermano de Eduardo Haro Ibars y ambos tenían mucha música en casa, sobre todo porque Eduardo era crítico musical en «Triunfo» y, claro, le gustaba mucho Jim Morrison, era uno de sus ídolos. Yo entonces tendría unos 17 años y, junto a Ferni [Gabinete Caligari], acompañaba a la guitarra a Eduardo en algunos recitales poéticos.

El disco me impactó mucho porque no se parecía a nada de lo que yo había escuchado, que era sobre todo a los Rollings Stones, a Lou Reed, a David Bowie y mucho pop inglés de los años 60. Me impresionó el ambiente de misterio que tenía la voz de Jim Morrison, Eugenio decía que tenía voz de muerto. Me atraía enormemente ese ambiente muy misterioso, con esa producción. Mi canción favorita es ‘The crystal ship’, era el rollo melancólico, yo estaba por una chica que no me hacía caso, era el momento de meterse en esos ambientes como de melancolía amorosa. Por esa época salió un libro de Edicones Júcar sobre los Doors que llevaba las letras y así me enteré de qué iban. ‘Light my fire’ ya la había escuchado en los años sesenta en una versión de José Feliciano, la cantaba en español: ‘Enciende mi pasión’.

Este álbum, además, me influyó decisivamente a la hora de hacer música, sobre todo por la voz de Morrison, así muy grave, y yo veía que la mía podía estar en esa tonalidad. De hecho, en la primera época de Gabinete íbamos de esa onda; Joy Division creo que es un grupo que tiene mucho que ver con los Doors, y en aquella época tenebrosa de los Gabinete intentábamos ir por ese camino y yo trataba de meter ese tono de voz a lo Morrison.

La otra canción que más me impactó de «The Doors» fue ‘Alabama song (Wiskey Bar)’, la musicalización de un poema de Bertolch Brecht por Kurt Weill, por el rollo cabaretero y circense que tenía, algo que en el rock de la época no hacía nadie. Eso se me quedó y luego, con Gabinete, intentamos hacer algo parecido, no quedarnos en el rock de siempre y abrirnos hacia otros estilos desde una óptica de banda de rock.

Por entonces yo compraba muchos discos de segunda mano en el rastro, pero éste me lo compré nuevo. Es una edicón rara, española, que lleva en formato doble el primer disco, «The doors», y el segundo; se llama «Primeras grabaciones de los Doors», con una portada como de grupo de rock sinfónico. Es una de esas rarezas del mercado español que imagino se cotizarán en el mercado anglosajón. Abres la carpeta y a la izquierda viene la portada de «The doors» y a la derecha la de «Strange days». Más tarde, en Londres, me compré una copia de la versión orginal en vinilo, y tengo tres o cuatro copias más que he ido comprando en distintas ediciones.

A partir de ahí, obviamente, me compré toda la discografía de los Doors, me enganché totalmente y, en la época en la que empezamos a ir a Londres a comprar discos y ropa o a grabar alguna cosa, compré algunos vídeos de los Doors que eran muy difíciles de conseguir en España: me hice un fanático de los Doors.

«The Doors» es un disco al que vuelvo cada cierto tiempo, es el clásico disco que lo conoces tanto que lo tienes que dejar un tiempo para que respire y te vuelva a enganchar. Cuando lo pongo me hace recordar muchas cosas de aquellos años. Me parece maravilloso, pero ése es el poder que tiene la música. Me sorprendió tanto que me marcó para siempre.

[Texto publicado originalmente en EFE EME 49, de junio de 2003]


Anterior entrega de Punto de Partida: Carlos Tarque y AC/DC.

Artículos relacionados