Punto de Partida: Gecko Turner y Lou Reed

Autor:

«La producción de ‘Transformer’ me parece muy cuidada y especial, me impactó muchísimo. Me gusta la forma de cantar de Lou, muy elegante, y sin gritar. Todavía hay gente que no sabe que el productor, el responsable de este disco es el maestro David Bowie»

Quizá pueda sorprender que a Gecko Turner (con disco recién editado, el imponente «Gone down south»), nuestro soulman más destacado, el disco que le cambió la vida fuera el «Transformer» de Lou Reed. Pero es que Gecko tiene mucha y muy variada música pegada a los oídos.


 

Lou Reed
«Transformer»
RCA, 1972


Conocí «Transformer» a través de algunos amigos. Nos reuníamos en casa de alguno con un buen equipo y nos poníamos a escucharlo mientras nos metíamos lo que podíamos… Pensar en Lou Reed en esa época era de lo más transgresor, su nombre iba inmediatamente ligado a la heroína –eran los años del boom en nuestro país– y demás drogas ilegales…

El vinilo lo compré a mediados de los años 80, cuando aún no existían los CDs, en una tienda de discos que había en Badajoz que se llamaba «Itaca», creo que me costó 600 o 625 pesetas. No era el primer disco que compraba, para entonces ya tenía una buena colección con todo lo de los Beatles, casi todo de Rolling Stones –llegué a tener veintitantos LPs de ellos, incluidas recopilaciones–, alguno de los Doors, de Jimi Hendrix, de Ray Charles y mucho blues.

La producción de «Transformer» me parece muy cuidada y especial, me impactó muchísimo. Me gusta la forma de cantar de Lou, muy elegante, y sin gritar. Todavía hay gente que no sabe que el productor, el responsable de este disco, es el maestro David Bowie. Hizo un trabajo increíble, relanzando la carrera de un Lou Reed que estaba a punto de dedicarse a otra cosa tras la disolución de The Velvet Underground. Se puede escuchar el particular timbre del productor en los coros finales de ‘Satelite of love’… Me gustan todas las canciones pero, evidentemente, las que más han transcendido han sido ‘Perfect day’ y ‘Walk on the wild side’, con ese bajo doble, contrabajo más Fender Bass, ambos grabados por Herbie Flowers. No sé si se puede considerar el mejor disco de Lou Reed, porque ha hecho muchos y muy buenos, pero sin duda es el álbum que lo convirtió en una estrella del rock.

Todavía lo sigo escuchando, ¡y con mucho gusto! Para mí es una obra maestra que trasciende en el tiempo, cortesía de Bowie y Reed.


Anterior entrega de Punto de Partida: Jaime Urrutia y The Doors.

Artículos relacionados