Pauline en la Playa: Los pequeños detalles

Autor:

«Cualquier pequeño detalle puede servirnos como excusa para comenzar una canción. Lo que nos rodea es nuestro material de inspiración, pero siempre a través de una mirada poética»

Pauline en la Playa es un grupo de largo recorrido, aunque se prodiga poco en lo discográfico. Y es que las hermanas Alicia y Mar Álvarez se toman las cosas sin prisa. Quizás de ahí lo cuidados que resultan sus discos, como el reciente “Física del Equipaje” (Siesta), que nos invita a conversar con ellas.


Texto: ÀLEX ORÓ.


Lo primero que me ha sorprendido del disco es el sonido. ¿Por qué habéis optado por grabar en un estudio analógico y «vintage» como Circo Perroti y que, además, está especializado en bandas de rock de garaje? ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Estáis satisfechas?
Cuando elegimos grabar en analógico sabíamos que sería un trabajo mucho más exigente, más artesanal. El ultimo disco que grabamos en analógico había sido “Tormenta de ranas” (2001) en los estudios Box de Madrid, así que casi no recordábamos lo minuciosa que puede ser una grabación de este tipo. Pero la verdad es que, visto el resultado, ha merecido la pena. Sin duda es el disco de Pauline que mejor suena. Los instrumentos respiran entre sí, hay ese aire, esas dinámicas, que son difíciles de atrapar en una grabación digital. Tienes la frescura e inmediatez, porque la grabación en analógico te obliga a realizar tomas completas, sin corta y pega, y en ese sentido en mucho más fiel a la realidad del directo, pero sin serlo. Además, el estudio es como un gran museo de los 60 y nos dio la posibilidad de utilizar efectos, amplis e instrumentos que le han dado a cada canción el carácter y personalidad que pedían.

También habéis experimentado con instrumentos que no habíais utilizado hasta ahora como la zanfona, el ukelele e incluso una sección de vientos….
Sí, esa es una de las cosas que siempre han marcado la identidad del grupo. En cada trabajo nos gusta contar con instrumentos poco habituales en el pop y llevarlos a nuestro terreno, integrarlos en la música de Pauline. La idea es jugar con otras sonoridades, con otros lenguajes musicales aplicados al pop, que siempre es el punto de partida.

Habéis tardado cuatro años en grabar y editar nuevo disco. ¿Por qué?
Porque no teníamos ninguna prisa, y porque una de las grandes ventajas de la música independiente es que no estás obligado a seguir los dictámenes del mercado que exigen sacar un disco cada uno o dos años para ser siempre novedad. Y desde luego esa no es nuestra filosofía como banda. Nosotras componemos al ritmo que van marcando las propias composiciones. Este disco, por ejemplo, lo grabamos en el verano de 2009, pero el trabajo comenzó dos años antes. Primero componiendo y luego, trabajando los arreglos, buscando instrumentistas y haciendo la preproducción hasta entrar en el estudio. Fue un proceso tranquilo y meditado, y eso es algo que se nota cuando escuchas el disco.

Continuáis componiendo con delicadeza pero no se aprecian grandes cambios en vuestra manera de entender el pop. Vuestro estilo es inconfundible y lo digo en tono positivo, no como crítica. ¿Os sentís tan cómodas con él que no necesitáis evolucionarlo o, por el contrario, creéis que necesitáis macerarlo más?

Nuestra música ha evolucionado mucho en estos años. El sonido del grupo no ha dejado de crecer y definirse desde “Nada como el hogar” y ha conseguido tener una identidad reconocible, es decir, que sepas que lo que estas escuchando es Pauline en la Playa y no a otra banda. Para nosotras evolucionar no es cambiar, es enriquecer el proyecto, trabajar en el estilo del grupo, en su personalidad musical. Eirik Glambek Boe, de Kings of Convenience, lo explicó muy bien en una entrevista, dijo “Yo como fan no espero la evolución de un grupo. Espero que me den más de aquello que me gustó en su momento, que hagan un álbum que no cambie respecto al primero. Y así actuamos como banda”. Por eso tenemos todos sus discos.

Vuestras letras son una de las señas de identidad del grupo. ¿Qué os inspira a la hora de escribirlas?
Sencillamente, lo que nos rodea… el día a día, nuestra cotidianeidad, una frase en una conversación, los libros que leemos, las películas… Cualquier pequeño detalle puede servirnos como excusa para comenzar una canción. Lo que nos rodea es nuestro material de inspiración, pero siempre a través de una mirada poética.

‘Un muelle’, el tema que abre el disco, resulta arrebatador. ¿Cómo nace la idea de esta canción?

Pues un poco como todas las de Pauline, a partir de nuestro día a día, de lo que en ese momento nos ronda la cabeza. Pero este tema fue algo especial desde el principio, porque cuando terminamos de componerlo tuvimos la certeza de que habíamos comenzando a hacer un nuevo disco, de que se abría un nuevo trabajo y también un nuevo espacio que explorar en Pauline, por eso decidimos que fuera el tema que abriera “Física del Equipaje”.


‘Un gran país’ es una composición con ampulosos arreglos, una de esas canciones que elevan la moral de uno. ¿Es un tema para tiempos de crisis como los que estamos viviendo?

[Risas] Hombre, no específicamente para tiempos de crisis, pero sí es una canción sobre la conquista, sobre ese sentimiento de felicidad que te hace sentir como si pudieras abarcarlo todo. Por eso tenía que ser un tema grande y, por eso, a la hora de hacer los arreglos, decidimos que prácticamente todos los músicos que colaboraron en el disco tocaran en él.

En cambio, ‘En qué cabeza cabe’ es algo más triste…
Más que triste es un tema melancólico. Es una canción que mira más hacia dentro, quizá la más introspectiva del disco, pero aun así, llena de ironía. Una pequeña reflexión sobre el desamor a modo de cuento que hay que leer entre líneas.

Si os tuvierais que quedar con una sola canción del disco…¿Cuál sería? ¿Por qué?
Pues quizá, como composición con “Un gran país”. Es uno de esos temas redondos. Que cuando lo escuchas te deja la sensación de que no le falta ni le sobra nada.

¿Vais a presentar el disco en directo?
Si, estamos cerrando fechas, y de momento ya tenemos confirmadas: el 17 de abril en el Biribay Jazz Club de Logroño, el 24 en el Neu! Club de Madrid, el 1 de mayo en el festival Plaça Odissea de Barcelona y el 9 de mayo en la sala Camino de Londres.


Desde aquí puedes acceder a la web de Pauline en la Playa.

Artículos relacionados