Operación rescate: Orquestra Mirasol

Autor:

«En el ya legendario ‘Salsa catalana’, la Mirasol brilla a su máximo nivel con formidables descargas de fusión eléctrica»



Orquestra Mirasol
«Salsa catalana»
ZELESTE/EDIGSA, 1974


Texto: LUIS LAPUENTE.


A mediados de los años setenta la escena musical catalana se concentraba en torno a la sala Zeleste, bajo los auspicios de Víctor Jou, Rafael Moll y un puñado de supervivientes de la progresía freak (Jaume Sisa, Jordi Sabatés, Toti Soler, Pau Riba). Por Zeleste pasaron todos los nombres importantes de la época, desde Gato Pérez, María del Mar Bonet y la Orquestra Platería hasta la Companyia Elèctrica Dharma, Secta Sónica y Blay Tritono. Y en Zeleste se forjó la leyenda de la Orquestra Mirasol, una banda singular, de trayectoria corta e intensa, capaz de emular a Weather Report y de fusionar el funk con el jazz y la música latina en un único estilo inédito entonces en el famélico panorama del pop español; salvo honrosas excepciones subterráneas.

La Orquestra Mirasol nació de manera casi milagrosa, a partir de la afortunada conjunción de intereses de tres músicos profesionales, habituales de las bandas que animaban los clubes y boites de la noche barcelonesa –el percusionista cubano Pedrito Díaz, el baterista Miquel Lizandra y el saxofonista, clarinetista y flautista Ricard Roda– y dos viejos francotiradores de la música progresiva –el bajista Xavier Batllés y el pianista Víctor Ammán–, a los que circunstancialmente se unirían el percusionista de origen brasileño César Vieira y  el guitarrista Lluís «Luigi» Cabanach, ex miembro de los legendarios Máquina!. El mes de noviembre de 1973 debutaron en Zeleste y once meses después alumbraron su primer álbum en la recién inaugurada etiqueta homónima, distribuida por Edigsa (la primera referencia del sello fue «El senyor dels anells», de Jordi Sabatés).

En el ya legendario «Salsa catalana», la Mirasol brilla a su máximo nivel con formidables descargas de fusión eléctrica como ‘Reprise’, ‘Hancock’, ‘Molt trist’, ‘To de ‘Re’ per a mandolina i clarinet’ o el clásico de Chick Corea ‘Circ de l’espai’, que reproducen la estela de Weather Report y del Herbie Hancock de «Headhunters» y «Sextant», pero que también se inspiran en Ray Barretto y en Eddie Palmieri. El experimento, sin embargo, no tuvo continuidad: en 1975 publicaron el doble elepé «D’oca a oca i tira que et toca», ya sin Díaz, Lizandra, Roda y Vieira, y un año después cambiaron su nombre por el de Mirasol-Colores y enfocaron su punto de mira hacia otros paisajes musicales.

[Texto publicado originalmente en EFE EME 31, de septiembre de 2001.]

Anterior entrega de Operación rescate: Kitchens of Distinction.

Artículos relacionados